EL AGUARDIENT­E GUA­YA­QUI­LE­ÑO FA­BRI­CA­CIÓN Y USO DES­DE LA CO­LO­NIA HAS­TA INI­CIOS DEL SI­GLO XX

A SU LLE­GA­DA, JUAN MAR­TÍN DE GOYONETE QUE­DÓ SOR­PREN­DI­DO AL VER QUE NO EXIS­TÍA UN ESTANCO DE AGUARDIENT­ES PE­SE A LA ABUN­DAN­TE MA­TE­RIA PRI­MA.

Memorias Porteñas - - RECUERDOS DE MIS ABUELOS - POR: MELVIN HO­YOS ho­[email protected]­na­sa.com.ec

Es no­ti­cia con­sig­na­da en an­ti­guas ac­tas, que en 1757, a la lle­ga­da de Juan Mar­tín de Goyonete a nues­tras tie­rras, es­te que­dó sor­pren­di­do al ver que en ella no exis­tía un estanco de aguardient­es pe­se a la abun­dan­cia de ma­te­ria pri­ma.

La ele­gan­te res­pues­ta del pro­cu­ra­dor ge­ne­ral es­tu­vo di­ri­gi­da a ex­pli­car que la abun­dan­cia de uvas que os­ten­ta­ba la re­gión ha­bía in­cli­na­do a los ha­cen­da­dos a la fa­bri­ca­ción de vino, sin que es­te tu­vie­ra com­pe­ten­cia de­bi­do a las prue­bas exis­ten­tes del da­ño que el aguardient­e cau­sa­ba en el or­ga­nis­mo. Es­ta con­tes­ta­ción, ele­va­da y jus­ta por par­te del Ca­bil­do, no com­pla­ce­ría al pro­cu­ra­dor, quien veía en es­te re­cur­so inex­plo­ta­do, una for­ma de lle­nar más las ar­cas reales, ra­zón por la cual ha­bla­ría con el go­ber­na­dor de Gua­ya­quil pa­ra que aus­pi­cie e im­pul­se la pro­duc­ción de aguardient­e en la ciu­dad.

ESTANCO DE AGUARDIENT­ES

No he­mos en­con­tra­do un do­cu­men­to que fe­che el mo­men­to, pe­ro cree­mos que el estanco de aguardient­es de­bió que­dar es­ta­ble­ci­do en Gua­ya­quil an­tes de 1760, ad­qui­rien­do gran im­por­tan­cia en el as­pec­to fi­nan­cie­ro, al pun­to que pa­ra 1780, el al­cal­de Luis de To­la reali­zó un in­for­me so­bre las ga­nan­cias ge­ne­ra­das por el Real Ra­mo de Aguardient­es, que da­rá ori­gen a una am­plia­ción de la fá­bri­ca que pro­vo­ca­ría in­ten­sos re­cla­mos por par­te del ve­cin­da­rio.

Más de do­ce años el ve­cin­da­rio reali­zó re­cla­mos in­fruc­tuo­sa­men­te.

Los fuer­tes olo­res y el in­mi­nen­te pe­li­gro de vi­vir cer­ca de un lu­gar tan vo­lá­til e in­fla­ma­ble man­te­nía en vi­lo a la po­bla­ción, has­ta que en 1793 el go­ber­na­dor Agui­rre Iri­sa­rri dis­pu­so que se tras­la­da­se des­de la ca­lle de la Ori­lla y ca­lle del Ti­gre (ac­tua­les Ma­le­cón y Víc­tor Ma­nuel Ren­dón), ha­cia el so­lar de la fa­mi­lia Nu­gent, en la ori­lla nor­te del es­te­ro de Ca­rrión (por la ca­lle Me­jía, en el co­ra­zón de la Bahía).

Con el tras­la­do, la fá­bri­ca de aguardient­es de­jó de dar ma­la ve­cin­dad, aun­que que­dó de ve­ci­na de la ca­sa de la fa­mi­lia de don Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te, que se ha­lla­ba fren­te a La Taho­na (fá­bri­ca de ha­ri­na de do­ña Jo­se­fa Be­ja­rano, que es­ta­ba ubi­ca­da en don­de hoy se ha­lla el an­ti­guo ho­tel Humboldt), pe­ro ellos ja­más se que­ja­ron.

GRAN DE­TE­RIO­RO

Pa­ra 1800 el ne­go­cio de los aguardient­es ha­bía pro­gre­sa­do enor­me­men­te; Die­go Mon­roy, con­ta­dor ge­ne­ral de la fá­bri­ca, que ha­bía es­ta­do die­ci­ocho años fren­te a es­ta res­pon­sa­bi­li­dad, de­ja­ba su pues­to en ma­nos de don Juan Bar­nó de Fe­rru­so­la pa­ra ha­cer­se car­go de la Ad­mi­nis­tra­ción de Es­tan­cos.

Des­gra­cia­da­men­te los di­ne­ros asig­na­dos pa­ra su man­te­ni­mien­to no fue­ron los que se re­que­rían pa­ra po­der evi­tar su de­te­rio­ro, por lo que vein­te años des­pués (pa­ra la épo­ca de nues­tra eman­ci­pa­ción de la Co­ro­na es­pa­ño­la), el edi­fi­cio te­nía ya se­rios pro­ble­mas, qui­zás pro­vo­ca­dos por la ne­ce­si­dad del Ca­bil­do co­lo­nial gua­ya­qui­le­ño de alo­jar en él a par­te del ba­ta­llón Gra­na­de­ros de Re­ser­va, que ha­bía lle­ga­do des­de el Pe­rú pa­ra evi­tar que Co­chra­ne y San Mar­tín se to­men la ciu­dad y la li­be­ren.

Diez años des­pués de nues­tra eman­ci­pa­ción ha­bían pro­li­fe­ra­do las fá­bri­cas de aguardient­e en Gua­ya­quil y co­mo es­tas ya eran con­si­de­ra­das un pe­li­gro den­tro de la ur­be, se asig­nó al con­ce­jal Jo­sé Ro­drí­guez Cue­llo pa­ra que ana­li­za­ra si de­bían o no ser tras­la­da­das fue­ra de la ciu­dad.

UN PRÓS­PE­RO NE­GO­CIO

No sa­be­mos cuál se­ría el re­sul­ta­do de las ac­cio­nes de Ro­drí­guez pe­ro lo que sí sa­be­mos es que pa­ra 1835 el ne­go­cio de fa­bri­car aguardient­e ha­bía to­ma­do ta­les bríos que el mis­mo go­bierno de­cre­ta­ría un per­mi­so de li­bre des­ti­la­ción, con lo que lo ha­ría más gran­de y prós­pe­ro aún.

Ini­cián­do­se el si­glo XX, una gran fa­bri­ca de des­ti­la­ción de al­cohol, en la que tam­bién se fa­bri­ca­ba ma­zor­ca de anís pu­ro, fue fun­da­da por el doc­tor Al­fre­do Maury, co­no­ci­do pro­fe­sio­nal que ha­bía es­ta­do vin­cu­la­do con la ca­na­li­za­ción de la ciu­dad. La fá­bri­ca, ins­ta­la­da a tres cua­dras de la fá­bri­ca de gas (cer­ca de don­de hoy se le­van­ta el edi­fi­cio de la Ca­ja del Se­gu­ro), ten­dría mu­cho éxi­to y por en­de muy lar­ga vi­da. Pa­ra 1918 la in­dus­tria se ha­lla­ba en pleno apo­geo y Maury te­nía al­gu­nos com­pe­ti­do­res, des­ta­cán­do­se en­tre ellos la fá­bri­ca del Pu­ro Co­lom­bia, per­te­ne­cien­te a Luis Vásconez Bueno.

La pro­duc­ción de pu­ro y aguardient­e lle­gó a cal­cu­lar­se pa­ra ese en­ton­ces en on­ce mi­llo­nes de li­tros. Nue­vos em­pre­sa­rios in­tere­sa­dos en el ne­go­cio ha­rían su apa­ri­ción a me­dia­dos de la dé­ca­da del vein­te; em­pre­sa­rios que, co­mo los her­ma­nos Mar­tí­nez de Es­pron­ce­da, lle­ga­rían a ha­cer fa­mo­so su pro­duc­to, com­bi­nan­do a fu­tu­ro su pro­duc­ción con la de aguas ga­seo­sas, que ad­qui­rie­ron gran fa­ma, co­mo La Fru­tal.

2. Pu­bli­ci­dad que apa­re­cio en el ala­ma­na­que ilustrado 1907.

1. La SIN RI­VAL des­ti­la­do­ra de aguardient­e to­ne­les de fer­men­ta­cion 1907.

3. Plano de 1896 (An­tes del In­cen­dio).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.