OL­ME­DO EN­FREN­TA A FLO­RES

EN ECUA­DOR CIR­CU­LA­RON MO­NE­DAS FAL­SAS HAS­TA LA CREA­CIÓN DEL SU­CRE EN 1884.

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA - POR: GUI­LLER­MO AROSEMENA A. aro­se­me­[email protected]­na­sa.com.ec

Con­ti­nuan­do con an­ti­ci­pos al li­bro que es­cri­bo so­bre Jo­sé Joa­quín Ol­me­do, pre­sen­to otro he­cho histórico que de­mues­tra sus am­plios co­no­ci­mien­tos. Ecua­dor na­ció sin Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, a pe­sar de la pre­ca­ria si­tua­ción eco­nó­mi­ca con que se ini­cia­ba en 1830. A fi­nes de 1831 se creó pa­ra in­de­pen­di­zar el ma­ne­jo del pre­su­pues­to y re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. En la prác­ti­ca co­men­zó a fun­cio­nar en 1832. Se nom­bró pa­ra el car­go a Juan Gar­cía del Río, co­lom­biano edu­ca­do en Eu­ro­pa, co­mer­cian­te, co­la­bo­ra­dor de O´Hig­gins y San Mar­tín; fue tes­ti­go y par­ti­ci­pó en gran­des mo­men­tos de la eman­ci­pa­ción de paí­ses sud­ame­ri­ca­nos. Tu­vo co­lum­nas en pe­rió­di­cos de al­gu­nos paí­ses y ocu­pó ele­va­dos car­gos en el sec­tor pú­bli­co, in­clu­yen­do di­plo­má­ti­cos. Vi­vió en va­rias na­cio­nes eu­ro­peas y ame­ri­ca­nas. En Lon­dres co­no­ció a An­drés Be­llo; pu­bli­ca­ron jun­tos la Bi­blio­te­ca Ame­ri­ca­na y el Re­per­to­rio Ame­ri­cano; su fi­gu­ra li­te­ra­ria tras­pa­só fron­te­ras. En esa ca­pi­tal se en­con­tra­ba Ol­me­do, con quien hi­zo cer­ca­na amis­tad. Ro­ca­fuer­te tam­bién lo co­no­cía y des­con­fia­ba de él. Cuan­do se en­te­ró de su in­ten­ción de via­jar a Mé­xi­co, es­cri­bió una car­ta al Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res pa­ra que no lo de­ja­ra in­gre­sar, por sos­pe­cha de que­rer ini­ciar un mo­vi­mien­to con el fin de im­plan­tar una mo­nar­quía. Era ad­mi­ra­dor de Bo­lí­var. Se des­co­no­ce qué lo tra­jo a Ecua­dor.

COM­BA­TIEN­DO LA MA­LA MO­NE­DA

Con el establecim­iento de la Ca­sa de la Mo­ne­da (CDM) a fi­nes de 1832, Ecua­dor fi­nal­men­te ten­dría una bue­na mo­ne­da, pe­ro co­mo se com­pra­ron equi­pos usa­dos, con­tra­ta­ron a per­so­nas sin experienci­a y se usa­ba muy po­ca pla­ta, las mo­ne­das que co­men­za­ron a acu­ñar­se no re­fle­ja­ron su va­lor, eran de “ba­ja ley”. El pre­fec­to Ol­me­do mos­tró enor­me preo­cu­pa­ción por la cir­cu­la­ción en Gua­ya­quil de es­tas mo­ne­das; or­de­nó re­ti­rar­las y se opu­so a que si­guie­ran acu­ñán­do­se. Sus re­la­cio­nes con Gar­cía del Río se em­pa­ña­ron.

El 21 de mar­zo de 1833, Ol­me­do en­vió a Flo­res una car­ta de va­rias pá­gi­nas ex­pre­san­do su desacuer­do con Gar­cía del Río y su fal­ta de apo­yo.

Asu­mió fir­me po­si­ción: “…qué tie­ne de ex­tra­ño […] que le di­je­se ya lo que le di­ría a cual­quie­ra que ten­ga pun­do­nor, y que no ten­ga ne­ce­si­dad de man­te­ner­se en un em­pleo que no da ni hon­ra pro­ve­cho […] si el Go­bierno me die­se ór­de­nes per­ju­di­cia­les a mi país, ce­de­ría a otro agen­te…”. Ol­me­do se sin­tió ofen­di­do por la po­si­ción de Flo­res: “Se­ñor pre­si­den­te, el Go­bierno no es im­pe­ca­ble co­mo los sul­ta­nes ni in­fa­li­ble co­mo los pa­pas”. Ol­me­do agre­gó que Ecua­dor y el res­to de la re­gión no te­nían qué ex­por­tar, sal­vo la bue­na mo­ne­da que huía de mer­ca­dos don­de so­lo se tran­sa­ba con ma­la mo­ne­da. Pa­ra él, se crea­ba co­mer­cio y for­tu­na so­lo con só­li­da mo­ne­da: “…no de­ja­ré de in­di­car el in­con­ve­nien­te de que no se­rá ex­tra­ño que den­tro de muy po­co tiem­po ten­ga­mos aquí una te­rri­ble inun­da­ción de mo­ne­da fal­si­fi­ca­da, que cau­se ma­yo­res ma­les que la pre­sen­te es­tag­na­ción”. Ol­me­do no era eco­no­mis­ta, se­gu­ra­men­te ha­brá leí­do a To­más Gres­ham, mi­nis­tro de Fi­nan­zas de Isa­bel I, quien de­jó por es­cri­to su ley pa­ra la pos­te­ri­dad: la ma­la mo­ne­da sa­ca del mer­ca­do a la bue­na; es de­cir, el con­su­mi­dor pa­ga con la mo­ne­da fal­sa y ate­so­ra la bue­na. Gar­cía que­ría obli­gar a Ol­me­do pa­ra que los gua­ya­qui­le­ños acep­ta­ran la ma­la mo­ne­da y Ol­me­do se re­be­la­ba: “Se pro­me­tió al pue­blo dar­le mo­ne­da de pla­ta: si se la dan de co­bre o es­ta­ño, no se le de­be cul­par de desobe­dien­cia […]. Ya pa­só el tiem­po de que su­fran los pue­blos con pa­cien­cia el en­ga­ño y las de­silu­sio­nes”.

VA­TI­CI­NIO CUM­PLI­DO

Pa­ra Gar­cía la mo­ne­da cum­plía con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de ley, Ol­me­do sos­te­nía lo con­tra­rio: “…di­ce ofi­cial­men­te que se han en­sa­ya­do allá las mues­tras que se re­mi­tie­ron, y que se en­con­tra­ron de ley y pe­so le­gí­ti­mo. Aquí se re­co­no­cie­ron muy bien, y re­sul­ta­ron no so­lo de co­bre, con ba­ño de pla­ta, sino tan dé­bi­les que se do­bla­ban con los de­dos”. Pa­ra Ol­me­do el pro­ble­ma se ori­gi­na­ba en la pro­pia ley pro­mul­ga­da por el Con­gre­so que de­bió es­pe­ci­fi­car el con­te­ni­do, pe­so y de­más ca­rac­te­rís­ti­cas de la mo­ne­da: “El de­cre­to de us­ted es­tá man­co y co­jo…”. Y con­ti­núa con du­ras pa­la­bras: “…es­ta de­sig­na­ción ha si­do clan­des­ti­na, co­sa que no aprue­ba la bue­na fe. Si la bue­na fe es in­dis­pen­sa­ble en to­dos los ac­tos del Go­bierno, es los que se re­fie­re a mo­ne­da […] es pre­ci­so más que bue­na fe”. Ter­mi­na su car­ta ex­pre­san­do que Gar­cía co­mo mi­nis­tro no es el que siem­pre co­no­ció, bue­nos mo­da­les, bas­tan­te mun­do y experienci­a. Es­tá can­sa­do de las in­cul­pa­cio­nes e in­sul­tos que le ha­ce, no va a to­le­rar­los. Re­cha­zó que las ofen­sas las ha­ya im­pri­mi­do y re­par­ti­do, sin po­der él de­fen­der­se. Por sus re­pro­cha­bles ac­tos ha­bía que­ri­do di­fa­mar­lo.

Las re­la­cio­nes en­tre Ol­me­do y Gar­cía del Río se fue­ron de­te­rio­ran­do y co­mo se dio cuen­ta de que Flo­res lo apo­ya­ba, el 7 de abril de 1833, en car­ta a Gar­cía del Río pre­sen­tó su re­nun­cia a la Pre­fec­tu­ra, car­go que lo te­nía des­de los pri­me­ros me­ses de 1830. Un de­ce­nio des­pués se hi­zo reali­dad el va­ti­ci­nio de Ol­me­do. Ecua­dor se vio in­va­di­do de mo­ne­das fal­sas, des­apa­re­ció la bue­na mo­ne­da. Co­mo go­ber­na­dor, fue po­co lo que Ro­ca­fuer­te pu­do ha­cer.

Sir Tho­mas Gres­ham, mi­nis­tro de Fi­nan­zas de Isa­bel I.

Mo­ne­da gra­na­di­na de ba­ja ley.

Mo­ne­da acu­ña­da en la Ca­sa de la Mo­ne­da.

Juan Gar­cía del Río

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.