DE SU PLU­MA

Memorias Porteñas - - REMEMBRANZ­AS -

De ella se con­ser­va el si­guien­te poe­ma ti­tu­la­do Sú­pli­ca, de­di­ca­do a mi hi­jo // ¡Se­ñor! No pue­do más, es­toy can­sa­da / el ca­mino es­car­pa­do es­tá lleno de es­pi­nas, la ar­ci­lla dé­bil de la que fui for­ma­da / desfallece y es­pe­ra tu pa­la­bra di­vi­na. // Es­pe­ra que le di­gas “Ven mu­jer acon­go­ja­da, / cese ya de su­frir, tu afán pro­li­jo; / descansa ya, en la tum­ba tan desea­da. / No llo­res más y jún­ta­te con tu hi­jo. // Pe­ro, Se­ñor, per­mí­te­me que llo­re, / que im­plo­re su per­dón an­tes que el mío; / quie­ro lle­gar con él, don­de tú mo­ras, / o dé­ja­me en el mun­do to­da­vía. // Y se­gui­ré la sen­da car­ga­da con mis años, / lle­van­do co­mo bácu­lo mi in­que­bran­ta­ble fe, / re­co­gien­do pri­mi­cias de amar­gos de­sen­ga­ños / to­dos los tor­men­tos por el que tan­to amé. //

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.