EL GE­NE­RAL SAN MAR­TÍN

AU­XI­LIA A SU­CRE EN GUA­YA­QUIL

Memorias Porteñas - - LA AMÉRICA Y EUROPA. HISTORIA Y CULTURA - POR: RO­BER­TO VER­GA­RA NOBOA ver­ga­[email protected]­na­sa.com.ec

La Pro­vin­cia de Quito, al­bo­ro­ta­da en 1809, fue sim­ple­men­te de­rro­ta­da y so­me­ti­da por el vi­rrey del Pe­rú, Jo­sé Fer­nan­do de Abas­cal y Sou­sa, pri­mer mar­qués de la Con­cor­dia, quien tras­la­dó la ca­pi­tal de la Real Au­dien­cia a Cuen­ca. Los años pre­vios a 1822, en Quito no se es­ta­ble­ce nin­gu­na in­ten­ción de al­can­zar la in­de­pen­den­cia, y man­te­nién­do­se fiel a la Corona es­pa­ño­la co­mo par­te del vi­rrei­na­to de Nue­va Gra­na­da, tran­si­ta­rá a con­ver­tir­se por la fuer­za en co­lom­bia­na. A di­fe­ren­cia de la Go­ber­na­ción Mi­li­tar de la Pro­vin­cia de Gua­ya­quil, que ba­jo el Vi­rrei­na­to del Pe­rú se vuel­ve re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te y li­bre el 9 de Oc­tu­bre de 1820. Se eli­ge a la Jun­ta Su­pe­rior ba­jo la pre­si­den­cia del Dr. Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do, quien lle­va ade­lan­te la cau­sa mi­li­tar de li­be­rar las pro­vin­cias de Cuen­ca y Quito res­pec­ti­va­men­te.

Ya sa­be­mos de los pla­nes de he­ge­mo­nía de Bo­lí­var, quien ha­bía al­can­za­do im­por­tan­tes vic­to­rias so­bre los es­pa­ño­les, po­se­sio­nán­do­se de la ma­yor par­te de los te­rri­to­rios de Co­lom­bia, ex­cep­to las pro­vin­cias de Pas­to y de Quito. Im­pre­sio­na­do por la no­ti­cia del 9 de Oc­tu­bre en Gua­ya­quil, en­vía a sus co­mi­sio­na­dos, pri­me­ro, el ge­ne­ral Mi­res y lue­go al ge­ne­ral Su­cre co­mo je­fe de la Di­vi­sión del Sur, a fin de al­can­zar sus pro­pó­si­tos mi­li­ta­res y al mis­mo tiem­po di­si­mu­lar la im­por­tan­te negociació­n de lo­grar que la nue­va Re­pú­bli­ca de Gua­ya­quil sea agre­ga­da a la Gran Co­lom­bia. La po­si­bi­li­dad de que la pe­que­ña Re­pú­bli­ca de Gua­ya­quil se man­ten­ga ais­la­da de las dos gran­des re­pú­bli­cas exis­ten­tes era con­tra­ria a los in­tere­ses de aque­llas.

PE­DI­DO DE AU­XI­LIO

De in­me­dia­to, Su­cre fue cons­cien­te de su in­fe­rio­ri­dad mi­li­tar pa­ra su­pe­rar me­dian­te sus par­ti­cu­la­res fuer­zas a las del ejér­ci­to es­pa­ñol ba­jo la au­to­ri­dad del te­nien­te ge­ne­ral Melchor de Ay­merych. Por tal ra­zón pro­ce­de a ne­go­ciar con la Jun­ta de Go­bierno de Gua­ya­quil un con­ve­nio de pro­tec­ción, pe­ro frus­tra­do sin po­der con­se­guir la ane­xión de Gua­ya­quil a Co­lom­bia. La Jun­ta de Gua­ya­quil re­suel­ve la ne­ce­si­dad im­pe­ra­ti­va de pe­dir los au­xi­lios de fuer­zas mi­li­ta­res a San Mar­tín. Asi­mis­mo, Su­cre so­li­ci­ta re­pe­ti­da­men­te los au­xi­lios del ge­ne­ral San Mar­tín e in­sis­te lue­go de ser de­rro­ta­do en Hua­chi por la ur­gen­cia de la ame­na­za de Ay­merych.

El Pro­tec­tor del Pe­rú ac­ce­de fi­nal­men­te a la so­li­ci­tud de Su­cre, quien lo per­sua­dió de la glo­ria de que los sol­da­dos pe­rua­nos pue­dan al­can­zar triun­fos en la Pro­vin­cia de Quito en Co­lom­bia, y de la re­ci­pro­ci­dad en pa­sar a com­ba­tir a sus ór­de­nes pa­ra ter­mi­nar la gue­rra en el Pe­rú. Por tal ra­zón es­cri­bió al mi­nis­tro de Gue­rra de San Mar­tín pi­dien­do so­co­rros pre­tex­tan­do la sal­va­ción de Gua­ya­quil: “…las des­gra­cias que su­frie­ron nues­tras ar­mas el día 12 han vuel­to a ame­na­zar la pro­vin­cia de un pe­li­gro cier­to y es­ta­mos cer­ca de una in­va­sión que ha­ce va­ci­lar la suer­te del país… to­man­do en con­si­de­ra­cio­nes la im­po­rSa­la­zar tan­cia de es­ta pro­vin­cia… es­pe­ro que a lo me­nos S. E. des­pren­da uno de los ba­ta­llo­nes del ejér­ci­to, que con­ser­ven a Gua­ya­quil”. Al si­guien­te mes, so­li­ci­ta a San Mar­tín le en­víe al Ba­ta­llón Nu­man­cia que se ha­lla­ba en Li­ma.

El Pro­tec­tor con­vie­ne fi­nal­men­te en des­ti­nar una di­vi­sión al man­do del gran ma­ris­cal Juan An­to­nio Ál­va­rez de Are­na­les, quien desis­tió y re­nun­ció a tal je­fa­tu­ra. En su re­em­pla­zo se de­jó en el man­do al co­ro­nel San­ta Cruz. La Di­vi­sión Pe­rua­na cons­ta­ba de los ba­ta­llo­nes nú­me­ro 2 y 4, es­cua­dro­nes de Ca­za­do­res del Pe­rú y el Re­gi­mien­to de Gra­na­de­ros de los An­des. Se cons­ti­tuía en una va­lien­te y ex­pe­ri­men­ta­da di­vi­sión mi­li­tar pa­ra ase­gu­rar a Su­cre de to­da la eventualid­ad que exi­gía la cam­pa­ña de li­be­rar la Pro­vin­cia de Quito en Co­lom­bia. San Mar­tín de­le­gó a dos me­ri­tí­si­mos pa­trio­tas: co­mo agen­te di­plo­má­ti­co del Pe­rú en Gua­ya­quil, al ge­ne­ral Fran­cis­co y Ba­qui­jano y co­mo co­man­dan­te mi­li­tar de la di­vi­sión al ilus­trí­si­mo gran ma­ris­cal Jo­sé de La Mar y Cor­tá­zar.

Los au­xi­lios mi­li­ta­res de San Mar­tin lle­ga­ron a Piu­ra a fin de año, si­guien­do la di­rec­ción has­ta Sa­ra­gu­ro, don­de se­gún lo con­ve­ni­do se reunie­ron con la di­vi­sión co­lom­bia­na asu­mien­do Su­cre la co­man­dan­cia el 9 de fe­bre­ro de 1822. Mien­tras tan­to, el ge­ne­ral Su­cre, cum­plien­do las or­de­nes y vo­lun­tad de Bo­lí­var, cons­pi­ra­ba con­tra la Jun­ta de Go­bierno de Gua­ya­quil. Bo­lí­var, con­se­cuen­te con su per­so­na­li­dad, se im­po­nía con ex­plí­ci­tas ame­na­zas a Ol­me­do pa­ra obli­gar­lo a que con­sien­ta su vo­lun­tad de ane­xio­nar Gua­ya­quil a Co­lom­bia. Son muy co­no­ci­das las ar­gu­men­ta­cio­nes de Bo­lí­var en con­tra de la vo­lun­tad de Gua­ya­quil de man­te­ner­se in­de­pen­dien­te y la siem­pre se­gu­ra in­ten­ción de usar las ar­mas pa­ra lo­grar­lo.

SU­CRE FUE CONS­CIEN­TE DE SU INFERIORID­A D MI­LI­TAR PA­RA SU­PE­RAR ME­DIAN­TE SUS PAR­TI­CU­LAR ES FUER­ZAS A LAS DEL EJÉR­CI­TO ES­PA­ÑOL BA­JO LA AU­TO­RI­DAD DEL TE­NIEN­TE GE­NE­RAL AYMERICH.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.