MA­RÍA LUI­SA VA­LEN­ZUE­LA

Ma­dre es­pi­ri­tual de los obre­ros

Memorias Porteñas - - PORTADA -

Las ce­le­bra­cio­nes a las ma­dres vie­nen des­de tiem­pos an­ti­guos, pues ya se las ha­cía en las vie­jas ci­vi­li­za­cio­nes grie­ga y ro­ma­na, pe­ro en el mun­do mo­derno se ha ex­ten­di­do la cos­tum­bre de ha­cer­lo en el se­gun­do do­min­go del mes de ma­yo. Es una fies­ta uni­ver­sal que se con­me­mo­ra des­de el 12 de ma­yo de 1907 en Graf­ton, Vir­gi­nia (Es­ta­dos Uni­dos), or­ga­ni­za­da por la ac­ti­vis­ta An­na Jar­vis en ho­me­na­je a su ma­dre y, al mis­mo tiem­po, a to­das las ma­dres del mun­do. Rá­pi­da­men­te se ex­ten­dió en los Es­ta­dos Uni­dos y en 1914 el pre­si­den­te Wil­son ex­pi­dió un de­cre­to que ofi­cia­li­zó la re­cor­da­ción.

De allí se fue ex­ten­dien­do a otros paí­ses. Al Ecua­dor lle­gó en 1930, cuan­do en Guayaquil el Co­mi­té de Ma­dres Ca­tó­li­cas, pre­si­di­do por Lo­la Ama­dor de Hei­nert, or­ga­ni­zó un ac­to para ho­me­na­jear a ma­dres tra­ba­ja­do­ras. Po­co a po­co se am­plió a otras or­ga­ni­za­cio­nes, in­clu­yen­do cen­tros edu­ca­ti­vos. Se for­mó el Co­mi­té para erección del Mo­nu­men­to a la Ma­dre, en el que fue en­tu­sias­ta ges­tor Ru­per­to Arte­ta Mon­tes.

LA IMPULSADOR­A

En 1937 se es­ta­ble­ció un co­mi­té para la ce­le­bra­ción for­mal del Día de la Ma­dre, pre­si­di­do por Ma­ría Lui­sa Va­len­zue­la Ba­rri­ga, una jo­ven de pro­fun­da fe. Ella, quien ha­bía cur­sa­do es­tu­dios en Eu­ro­pa, por su po­si­ción so­cial y eco­nó­mi­ca po­día ha­ber lle­va­do una vi­da có­mo­da, pe­ro sin­tió su vo­ca­ción por el ser­vi­cio y to­mó con­tac­to con el Ins­ti­tu­to Ca­te­quis­ta So­pe­ña, pro­mo­vi­do por la es­pa­ño­la Ma­ría Do­lo­res Rodríguez So­pe­ña (pro­cla­ma­da bea­ta en 2003), una fun­da­ción ca­tó­li­ca de­di­ca­da a ayu­dar a la cla­se obrera.

En Guayaquil con mu­cho en­tu­sias­mo di­ri­gió el Co­mi­té para el Día de la Ma­dre has­ta 1942, cuan­do via­jó a Chi­le para es­tu­diar los es­ta­tu­tos del Ins­ti­tu­to So­pe­ña y for­mu­lar los vo­tos de ad­he­sión, pues sus miem­bros aun­que vi­ven en la so­cie­dad ci­vil, tie­nen obli­ga­cio­nes y dis­ci­pli­na es­pe­cial co­mo las con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas.

Con oca­sión de es­te via­je, la re­vis­ta del Co­mi­té pu­bli­có una no­ta, de la cual ex­trae­mos es­tos pá­rra­fos que nos dan su per­fil: “El Co­mi­té Pro Fes­te­jos del Día de la Ma­dre ha­ce pú­bli­co su ca­ri­ño­so re­cuer­do a la dis­tin­gui­da Ma­ría Lui­sa Va­len­zue­la Ba­rri­ga, fun­da­do­ra y dig­ní­si­ma pre­si­den­ta del mis­mo por mu­chos años”.

“La se­ño­ri­ta Va­len­zue­la, ac­tual­men­te au­sen­te, fue el al­ma que dio vi­da a es­te co­mi­té, pues ella sem­bró el es­pí­ri­tu de ca­ri­dad y co­se­chó fru­tos de ver­da­de­ro pro­ve­cho para las ma­dres des­va­li­das. Con su ejem­plo con­tri­bu­yó a for­mar es­ta ins­ti­tu­ción que tie­ne el al­to ideal de re­cor­dar el más grande de los sen­ti­mien­tos hu­ma­nos, el amor de una ma­dre”.

OSCUS

El des­tino ya es­ta­ba de­ci­di­do. De Chi­le pa­só a Es­pa­ña para sus es­tu­dios co­mo ca­te­quis­ta. Vol­ve­ría va­rios años des­pués, en 1958, pe­ro ya no al co­mi­té, sino a pro­mo­ver las ac­ti­vi­da­des del ins­ti­tu­to en Guayaquil a tra­vés de la Obra Cul­tu­ral y So­cial So­pe­ña (Oscus). Allí reali­zó una ex­tra­or­di­na­ria la­bor, dan­do ins­truc­ción a obre­ros, hom­bres y mu­je­res, para superarse y lo­grar me­jor ca­li­dad de vi­da, a la vez que se les ins­truía en las vir­tu­des cris­tia­nas para ser per­so­nas de bien. Una ta­rea que en­con­tró en otros vo­lun­ta­rios y vo­lun­ta­rias efi­ca­ces co­la­bo­ra­do­res, que han he­cho de Oscus una ins­ti­tu­ción em­ble­má­ti­ca de la ciu­dad, ejem­plo de al­truis­mo y au­tén­ti­ca prác­ti­ca de la doc­tri­na cris­tia­na. Fa­lle­ció en el año 2002.

Ma­ría Lui­sa Va­len­zue­la Ba­rri­ga es­co­gió ser­vir al Se­ñor. No for­mó un ho­gar y no fue ma­dre fí­si­ca­men­te. Pe­ro es­pi­ri­tual­men­te fue la ma­dre de mi­les de hom­bres y mu­je­res obre­ros que se be­ne­fi­cia­ron de su obra. (F)

Ma­ría Lui­sa Va­len­zue­la Ba­rri­ga, ma­dre es­pi­ri­tual de la cla­se obrera gua­ya­qui­le­ña.

la An­na Jar­vis im­pul­só del Día mo­der­na ce­le­bra­ción de la Ma­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.