CE­MEN­TO NA­CIO­NAL

A INI­CIOS DEL SI­GLO XX LAS IM­POR­TA­CIO­NES DE CE­MEN­TO TU­VIE­RON UN CON­SI­DE­RA­BLE IN­CRE­MEN­TO, SO­BRE TO­DO EN GUA­YA­QUIL Y LAS GRAN­DES CIU­DA­DES DEL PAÍS. EN­TRE 1902 Y 1912 HA­BÍA AS­CEN­DI­DO DE 2’793.267 SA­COS A 12’191.013.

Memorias Porteñas - - PORTADA -

Es de ima­gi­nar có­mo ve­rían la si­tua­ción los gran­des em­pre­sa­rios e in­ver­sio­nis­tas del puer­to y las ges­tio­nes que ha­rían pa­ra ob­te­ner del Es­ta­do per­mi­sos y des­gra­vá­me­nes con el fin de mon­tar una plan­ta que per­mi­tie­se ini­ciar la pro­duc­ción de ce­men­to fa­bri­ca­do en nues­tro me­dio, má­xi­me si sa­bían que la ma­te­ria pri­ma pa­ra ha­cer­lo exis­tía y era de pri­me­rí­si­ma ca­li­dad.

El 29 de mar­zo de 1921 se reunie­ron Jo­sé Ro­drí­guez Bo­nín, Eduar­do Ga­me y León Fran­klin Pri­ce, a fin de fun­dar con un ca­pi­tal ini­cial de 300.000 su­cres la Com­pa­ñía Anó­ni­ma de In­dus­trias y Cons­truc­cio­nes, e ini­ciar las ges­tio­nes que per­mi­ti­rían ha­cer reali­dad sus ob­je­ti­vos.

LA PLAN­TA HE­CHA REALI­DAD

El 6 de abril de 1922, Ro­drí­guez Bo­nín, co­mo ge­ren­te de la em­pre­sa, fir­mó un con­tra­to con Jorge Pa­re­ja An­dra­de, re­pre­sen­tan­te del Go­bierno, por me­dio del cual el Es­ta­do se com­pro­me­tía a exo­ne­rar a la em­pre­sa del pa­go de im­pues­tos pa­ra la im­por­ta­ción de ma­qui­na­rias a fin de que pu­die­se ad­qui­rir­las a la ma­yor bre­ve­dad e ini­ciar lo más pron­to su mon­ta­je en el lu­gar que hu­bie­se se­lec­cio­na­do pa­ra ello. Las fa­ci­li­da­des pres­ta­das por el Es­ta­do y el di­na­mis­mo con el que se em­pren­die­ron los tra­ba­jos, per­mi­ti­ría que el 12 de ju­lio de 1923 la plan­ta es­tu­vie­se lis­ta pa­ra ini­ciar sus la­bo­res.

La se­lec­ción de su em­pla­za­mien­to no ha­bía po­di­do ser más ati­na­da, pues se es­co­ge­ría un área ale­da­ña a los ce­rros de ca­li­za que se­rían ex­plo­ta­dos que, al es­tar jun­to a la lí­nea del fe­rro­ca­rril a la cos­ta, per­mi­ti­ría a es­te trans­por­tar equi­pos, per­so­nal y pro­duc­ción. El día de la inau­gu­ra­ción se­rían los in­vi­ta­dos los be­ne­fi­cia­dos de es­ta ale­gre coin­ci­den­cia, pues­to que se mo­vi­li­za­rían por es­te me­dio ha­cia el lu­gar en el que se hi­zo la so­lem­ne inau­gu­ra­ción.

PRO­DUC­CIÓN EN AU­MEN­TO

Las ins­ta­la­cio­nes de la plan­ta te­nían to­do lo re­que­ri­do pa­ra fun­cio­nar a la per­fec­ción: una má­qui­na fa­bri­ca­da por Fried Krupp A. G., que con­su­mía de 15 a 16 to­ne­la­das de com­bus­ti­ble dia­rio; un mue­lle de 60 me­tros de lar­go pa­ra el mo­vi­mien­to de los dos bar­cos ad­qui­ri­dos pa­ra la mo­vi­li­za­ción de ma­te­ria­les y com­bus­ti­ble; dos gran­des po­zos pa­ra el apro­vi­sio­na­mien­to per­ma­nen­te de agua dul­ce; un al­ji­be con ca­pa­ci­dad pa­ra al­ber­gar 10.000 li­tros del agua ex­traí­da de di­chos po­zos y un equi­po per­ma­nen­te de em­plea­dos que, en va­rios tur­nos, tra­ba­ja­rían las 24 ho­ras al día pa­ra per­mi­tir una ac­ti­vi­dad per­ma­nen­te de la plan­ta.

La fá­bri­ca se ini­cia­ría con una pro­duc­ción dia­ria de 2.000 quin­ta­les de un ce­men­to de al­tí­si­ma ca­li­dad al que se bau­ti­zó con el nom­bre de Cón­dor, co­mer­cia­li­zán­do se­lo en sa­cos de lo­na de 45 Kg.

La ex­tra­or­di­na­ria aco­gi­da que tu­vo el pro­duc­to a ni­vel na­cio­nal mo­ti­va­ría a los ac­cio­nis­tas a com­prar dos hor­nos pa­ra in­cre­men­tar la pro­duc­ción a 3.000 sa­cos dia­rios. Pa­ra lo­grar es­to y que di­cho in­cre­men­to no hi­cie­se más len­to el desa­rro­llo de los de­más pro­ce­sos, se fir­mó un con­tra­to con la Jun­ta del fe­rro­ca­rril a la cos­ta pa­ra que es­ta cons­tru­ye­se un des­vío de cua­tro ki­ló­me­tros que per­mi­tie­se re­co­ger la pro­duc­ción y lle­var­la a la ciu­dad.

CAMBIOS CON EL CO­RRER DEL TIEM­PO

Con el pa­so de los años la em­pre­sa cre­ció ex­po­nen­cial­men­te, has­ta que en 1933 una se­rie de fac­to­res hi­cie­ron que pa­ra­li­ce su pro­duc­ción por un año, lue­go de lo cual y ya con el nom­bre de La Ce­men­to Na­cio­nal, reini­ció sus la­bo­res te­nien­do aho­ra co­mo ac­cio­nis­ta prin­ci­pal a la Ecua­to­rian Corporatio­n, em­pre­sa que se con­ver­ti­ría po­co des­pués en la ECL In­dus­tries Li­mi­ted, pa­ra des­pués pa­sar a con­for­mar la Nor­lin Corporatio­n, que cam­bia­ría el nom­bre del pro­duc­to por el de ce­men­to Ro­ca­fuer­te.

Pa­ra 1938, la fá­bri­ca ex­pe­ri­men­ta­ría nue­vos cambios, la de­man­da se­guía cre­cien­do y era ne­ce­sa­rio ad­qui­rir nue­vas ma­qui­na­rias pa­ra po­der sa­tis­fa­cer­la. El in­cre­men­to de la pro­duc­ción fue ver­da­de­ra­men­te sus­tan­cial tras las reade­cua­cio­nes, lle­gan­do a las 20.000 to­ne­la­das mé­tri­cas en 1942. Pa­ra 1968 la pro­duc­ción se con­ver­ti­ría en 375.000 to­ne­la­das mé­tri­cas, con mi­ras a cre­cer mu­cho más en el fu­tu­ro.

Per­so­nal di­rec­ti­vo y téc­ni­co de la Com­pa­ñía de In­dus­trias y Cons­truc­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.