LOS MO­MEN­TOS CRÍ­TI­COS AN­TE­RIO­RES A LA GLO­RIO­SA

ES PRE­CI­SO RES­CA­TAR LA SIG­NI­FI­CA­TI­VA PAR­TI­CI­PA­CIÓN DE LOS TRA­BA­JA­DO­RES Y DE LA IZ­QUIER­DA.

Memorias Porteñas - - GUAYAQUIL SIGLO XX -

La in­va­sión pe­rua­na de 1941 mar­có una eta­pa im­por­tan­te en la his­to­ria na­cio­nal. La reac­ción so­cial co­mo con­se­cuen­cia de ello y de lo es­ta­ble­ci­do lue­go en el Pro­to­co­lo de Río de Ja­nei­ro se tor­nó agi­ta­da. En los di­ver­sos sec­to­res so­cia­les se im­pu­so el con­ven­ci­mien­to de que la elec­ción de Car­los Arro­yo del Río co­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca ha­bía si­do frau­du­len­ta y co­bró fuer­za has­ta con­ver­tir­se en fac­tor de pre­sión a car­go de Ac­ción De­mo­crá­ti­ca Ecua­to­ria­na -ADE- mo­vi­mien­to in­te­gra­do por nú­cleos or­ga­ni­za­dos de de­re­cha, cen­tro e iz­quier­da.

UNA IN­TER­PRE­TA­CIÓN IN­COM­PLE­TA

Las di­ver­sas apro­xi­ma­cio­nes his­tó­ri­cas que más di­fu­sión han te­ni­do so­bre el te­ma, prio­ri­zan la par­ti­ci­pa­ción de nú­cleos de la de­re­cha y de li­be­ra­les des­con­ten­tos con el apo­yo de su par­ti­do al pre­si­den­te Arro­yo del Río. Las agru­pa­cio­nes de tra­ba­ja­do­res y las ins­tan­cias par­ti­da­rias de iz­quier­da han me­re­ci­do una se­cun­da­ria preo­cu­pa­ción re­fe­ren­cial. Es pre­ci­so res­ca­tar su pa­pel sig­ni­fi­ca­ti­vo en la di­fu­sión de una apre­cia­ción crí­ti­ca en torno al ma­ne­jo eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co del po­der. En­tre ellas, el pro­ta­go­nis­mo del Par­ti­do So­cia­lis­ta, fac­tor muy in­flu­yen­te pa­ra la mo­vi­li­za­ción del des­con­ten­to na­cio­nal y pa­ra sen­tar las ba­ses de apo­yo al desen­la­ce pos­te­rior.

UN PAR­TI­DO NA­CIO­NAL DE IZ­QUIER­DA

Es­te par­ti­do desa­rro­lló una ac­ti­vi­dad or­ga­ni­za­ti­va a ni­vel na­cio­nal, am­plian­do sus efec­ti­vos, in­cre­men­tan­do sus fi­las, do­tán­do­las de con­sis­ten­cia e im­pri­mien­do una ac­ción me­ticu­losa pa­ra la es­truc­tu­ra­ción ce­lu­lar. En Quito y Gua­ya­quil, sus cen­tros de ma­yor ac­ti­vi­dad y don­de sus mi­li­tan­tes su­frie­ron per­se­cu­cio­nes y pri­sión, va­rias de sus cé­lu­las ju­ga­ron una fun­ción im­por­tan­te pa­ra in­fluir en or­ga­ni­za­cio­nes la­bo­ra­les, cam­pe­si­nas, es­tu­dian­ti­les e in­te­lec­tua­les. En Quito ac­tuó con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos la cé­lu­la Pa­blo Igle­sias, en Gua­ya­quil la Luis F. Chá­vez y la En­ri­que Te­rán, y en la pe­nín­su­la de San­ta Ele­na la cé­lu­la Juan Isaac Lo­va­to, que agru­pa­ba a gran par­te de sus tra­ba­ja­do­res. En es­te par­ti­do tam­bién tu­vie­ron un in­tere­san­te rol los con­se­jos pro­vin­cia­les que fun­cio­na­ron en la ma­yo­ría de pro­vin­cias del país, cum­plien­do las di­rec­ti­vas ema­na­das de los or­ga­nis­mos má­xi­mos del par­ti­do. Ca­be ci­tar lo ma­ni­fes­ta­do por el doc­tor Ma­nuel Agus­tín Agui­rre en el In­for­me del Dé­ci­mo Con­gre­so del Par­ti­do So­cia­lis­ta en 1943: “…Nues­tro Par­ti­do, com­pa­ñe­ros, el úni­co en el Ecua­dor que man­tie­ne una or­ga­ni­za­ción a es­ca­la na­cio­nal y fun­cio­na nor­mal­men­te a pe­sar de to­dos los obs­tácu­los que le im­po­ne la reac­ción go­ber­nan­te. Sin em­bar­go, com­pa­ñe­ros, es­to no quie­re de­cir que nues­tra or­ga­ni­za­ción sea ni con mu­cho la que nues­tro par­ti­do de­be al­can­zar, no. Exis­te aún mu­cho por ha­cer a es­te res­pec­to y una de las preo­cu­pa­cio­nes fun­da­men­ta­les de nues­tro con­gre­so de­be ser la que se re­fie­re a sen­tar las ba­ses de una or­ga­ni­za­ción más fuer­te y fir­me…”.

AC­TI­VIS­MO E IN­TER­PRE­TA­CIÓN SO­CIO­PO­LÍ­TI­CA

Las ex­pec­ta­ti­vas de or­ga­ni­za­ción del Par­ti­do So­cia­lis­ta no se re­du­je­ron a ac­ti­vis­mo puro y sim­ple. Se sus­ten­ta­ron en una vi­sión que, pre­vio a la Re­vo­lu­ción del 28 de Ma­yo de 1944, era una de las más desa­rro­lla­das, glo­ba­li­zan­tes y ob­je­ti­vas. El Par­ti­do asu­mió una po­si­ción muy crí­ti­ca con­tra el go­bierno de Arro­yo, al que acu­só de con­cen­trar to­dos los po­de­res y asu­mir “fa­cul­ta­des om­ní­mo­das” que su­pri­mían las ga­ran­tías de­mo­crá­ti­cas e im­po­nían el des­po­tis­mo y un pro­ce­der sin su­je­ción a nor­ma le­gal al­gu­na. De­nun­ció la vi­gi­lan­cia per­ma­nen­te a los ciu­da­da­nos con­si­de­ra­dos opo­si­to­res, la pe­ne­tra­ción en su vi­da pri­va­da, la can­ce­la­ción de los em­plea­dos pú­bli­cos que no de­mos­tra­ban in­con­di­cio­na­li­dad con el ré­gi­men, ame­na­zas cons­tan­tes, de­la­ción, per­se­cu­ción, cár­cel, des­tie­rro. La for­ma de go­ber­nar de Arro­yo fue ca­li­fi­ca­da co­mo arro­gan­te y des­pec­ti­va, y su re­tó­ri­ca co­mo am­pu­lo­sa, fal­sa y re­ple­ta de “flo­ri­tu­ras”, que no te­nían na­da que ver con las di­fi­cul­ta­des que atra­ve­sa­ba el país. Con­si­de­ra­ba ade­más que Arro­yo ser­vía de ma­ne­ra di­rec­ta al nú­cleo em­pre­sa­rial de que era par­te, sin plan al­guno y sin preo­cu­par­se pa­ra na­da de la si­tua­ción de mi­se­ria ca­si ab­so­lu­ta de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras del país (las ex­por­ta­cio­nes se du­pli­ca­ron en los años de gue­rra, lle­gan­do a 380 mi­llo­nes de su­cres, fren­te a las im­por­ta­cio­nes, que eran de 200, con sal­do fa­vo­ra­ble de 180 mi­llo­nes).

Ma­nuel Agus­tín Agui­rre 28 de Ma­yo de 1944.

Car­los Al­ber­to Arro­yo del Río

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.