LA VER­DAD SO­BRE SU MUER­TE

NO HAY TE­MA DEN­TRO DE NUES­TRA HIS­TO­RIA QUE SEA MÁS ENREDADO, CON­FU­SO Y LLENO DE EXA­GE­RA­CIO­NES QUE EL DE LA MUER­TE DEL JO­VEN PRÓ­CER.

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: MEL­VIN HO­YOS ho­[email protected]­na­sa.com.ec

Mu­chos fac­to­res a mi­ti­fi­car el de­ce­so de Ab­dón Cal­de­rón. Qui­zás el más im­por­tan­te fue el de­seo del fa­mo­so es­cri­tor Ma­nuel de Je­sús Ca­lle de crear con él un ejem­plo per­fec­to de he­roís­mo, vir­tu­des y ci­vis­mo, re­que­ri­dos en su tiem­po pa­ra que el go­bierno li­be­ral pu­die­se dar una for­ma­ción mar­cial a la ju­ven­tud.

En des­car­go, Ca­lle po­dría de­cir que tu­vo en sus ma­nos la re­la­ción tes­ti­mo­nial del co­ro­nel Ma­nuel An­to­nio Ló­pez quien, en­tre otras co­sas, di­jo ha­ber pre­sen­cia­do el mo­men­to en que Cal­de­rón re­ci­bió un ba­la­zo en el bra­zo de­re­cho y có­mo es­to lo obli­gó a to­mar su es­pa­da con el bra­zo iz­quier­do pa­ra se­guir en la con­tien­da (ha­cien­do, con se­gu­ri­dad muy di­fí­cil su si­tua­ción pues no era zur­do). Des­pués de po­co tiem­po re­ci­bi­ría un nue­vo ba­la­zo, aho­ra en el bra­zo iz­quier­do, afec­tán­do­le el ten­dón y los hue­sos del an­te­bra­zo.

El co­ro­nel Ló­pez con­ti­nua des­cri­bien­do có­mo el te­nien­te Cal­de­rón re­ci­bió, ac­to se­gui­do, un ba­la­zo en la pier­na iz­quier­da, lo que, al de­cir de Ló­pez no lo arre­dró pues con­ti­nuó al man­do de su ba­ta­llón, co­jean­do, sin bra­zos há­bi­les ni pier­na útil, has­ta re­ci­bir un cuar­to y úl­ti­mo ba­la­zo, es­ta vez en la pier­na de­re­cha, el cual le des­tro­zó to­tal­men­te el hue­so, ha­cién­do­lo des­plo­mar en el cam­po de ba­ta­lla.

¿VER­DAD MITIFICADA?

Una na­rra­ción co­mo la men­cio­na­da no po­dría me­nos que des­per­tar una pro­fun­da ad­mi­ra­ción en Ca­lle, quien lle­nó de hi­pér­bo­les su his­to­ria, ha­cien­do que sus Le­yen­das del tiem­po he­roi­co se con­vir­tie­ran en re­fe­ren­te de lo que es el ver­da­de­ro he­roís­mo en si­tua­cio­nes co­mo la des­cri­ta. Pe­ro, ¿por qué to­ma fuer­za es­ta his­to­ria? ¿Por qué se to­mó co­mo to­tal­men­te cier­to lo di­cho por Ló­pez y pos­te­rior­men­te por Ca­lle en los si­glos XIX y XX?

¿Se­rá por­que Su­cre, en su es­cue­to par­te de ba­ta­lla, di­jo en­tre otras co­sas que Cal­de­rón pro­ba­ble­men­te mo­ri­ría por las cua­tro he­ri­das con­se­cu­ti­vas re­ci­bi­das por es­te en el cam­po de ba­ta­lla? Es muy pro­ba­ble, pe­ro… ¿por qué en­ton­ces, al ana­li­zar do­cu­men­tos y tes­ti­mo­nios, no se ha re­pa­ra­do en que lo di­cho por el co­ro­nel Ló­pez no es en­te­ra­men­te con­fia­ble por­que es jus­to él quien di­jo que Cal­de­rón mu­rió en la ba­ta­lla del Pi­chin­cha, cuan­do ya sa­be­mos, con so­bra de in­for­ma­ción, que su fa­lle­ci­mien­to se dio en la ca­sa de don Jo­sé Fé­lix Valdivieso el 7 de ju­nio y no el 24 de ma­yo…? ¿Có­mo po­día du­rar vi­vo es­te jo­ven ca­si ca­tor­ce días con cua­tro he­ri­das co­mo las des­cri­tas, que de­bían pro­vo­car una te­rri­ble he­mo­rra­gia, di­fí­cil­men­te su­pe­ra­ble con los exi­guos y muy de­fi­cien­tes au­xi­lios mé­di­cos de ha­ce dos­cien­tos años?

CAR­TA DE SU MA­DRE

Un da­to al que nin­gún his­to­ria­dor ha da­do va­li­dez, con­sig­na­do en una car­ta en­via­da el 29 de ma­yo al ge­ne­ral Su­cre por Ma­nue­la Ga­ray­coa, ma­dre de Ab­dón, nos acer­ca­ría qui­zás a la ver­dad de lo ocurrido.

La car­ta, lue­go de pon­de­rar el va­lor de lo ocurrido en Pi­chin­cha con­sig­na las si­guien­tes pa­la­bras de preo­cu­pa­ción de es­ta ma­dre: “…Si él pier­de el bra­zo, se­gún me di­cen, ha­brá per­di­do una cre­ci­da par­te de su exis­ten­cia y yo mi vi­da, pues su ac­tual si­tua­ción me re­nue­va la me­mo­ria de cuán­to por mí ha pa­sa­do en Quito”.

Dos co­sas son dig­nas de des­ta­car en es­tas lí­neas: la pri­me­ra, que do­ña Ma­nue­la ya co­no­cía la suer­te que ha­bía te­ni­do su hi­jo en la ba­ta­lla cin­co días des­pués de que es­ta se efec­tuó; y la se­gun­da, que ella sa­bía que so­lo la pri­me­ra he­ri­da era la pe­li­gro­sa de las cua­tro re­ci­bi­das por Ab­dón­sien­do la úni­ca for­ma de sal­var­lo la de re­cu­rrir a la ampu­tación, lo que de­ja­ría al jo­ven hé­roe to­tal­men­te in­ha­bi­li­ta­do pa­ra con­ti­nuar su ca­rre­ra de ar­mas (ra­zón por la que ella di­ría: “…ha­brá per­di­do una cre­ci­da par­te de su exis­ten­cia…”).

¿LA RES­PUES­TA AN­TE NUES­TROS OJOS?

El co­men­ta­rio de ella, con se­gu­ri­dad da­ría ori­gen a la or­den de Su­cre de no ampu­tar el bra­zo al chi­co, quien ter­mi­na­ría fa­lle­cien­do de gan­gre­na, jus­to por esa de­ci­sión, el 7 de ju­nio de 1822. ¿Qué pro­ba­bi­li­da­des exis­ten de que es­ta sea en reali­dad la ra­zón del fa­lle­ci­mien­to de Ab­dón Cal­de­rón? ¡Pues a mi jui­cio to­das! Y si no es así, me gus­ta­ría que al­gún mé­di­co me ex­pli­que, ¿có­mo pu­do sobrevivir ca­si dos se­ma­nas -y ha­ce dos­cien­tos años- una per­so­na con las he­ri­das des­cri­tas por el co­ro­nel Ló­pez? Y, ¿có­mo se ex­pli­ca que la preo­cu­pa­ción de do­ña Ma­nue­la Ga­ray­coa es­té com­ple­ta­men­te ale­ja­da de la reali­dad que vi­vía su hi­jo, de acuer­do a lo des­cri­to por el mis­mo co­ro­nel…? Creo que te­ne­mos la ver­dad an­te nues­tros ojos pe­ro no la que­re­mos ver.

Bus­to de Ab­dón Cal­de­rón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.