ROCAFUERTE EN LA HIS­TO­RIA DE CU­BA

DE­TRÁS DE CU­BA ES­TU­VIE­RON ES­TA­DOS UNI­DOS Y GRAN BRE­TA­ÑA.

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA -

Al sa­lir de Gua­ya­quil, 1819, has­ta 1833, su vi­da es­ta­ría ata­da a Cu­ba y Mé­ji­co, con es­ta­días en Es­ta­dos Uni­dos por las mis­mas cau­sas in­de­pen­den­tis­tas de los pri­me­ros dos paí­ses. Su des­tino lo lle­vó a in­vo­lu­crar­se in­ten­sa­men­te en com­ba­tir a dic­ta­do­res y pro­mo­ver go­bier­nos cons­ti­tu­cio­na­les. No es­ca­ti­mó nin­gún es­fuer­zo fí­si­co ni mo­ne­ta­rio pa­ra tra­tar de ha­cer reali­dad sus de­seos. Des­pués de vi­vir po­cos me­ses en Pe­rú, Rocafuerte lle­gó a Cu­ba los pri­me­ros me­ses de 1820. Él te­nía un ne­go­cio es­ta­ble­ci­do de ta­ba­co. En ca­da via­je al ex­te­rior Rocafuerte com­bi­nó sus in­tere­ses eco­nó­mi­cos con los pla­nes re­vo­lu­cio­na­rios. En Cu­ba ya exis­tía un mo­vi­mien­to li­de­ra­do por J. A. Mi­ra­lla, ar­gen­tino; Ma­nuel Vi­dau­rre, pe­ruano; Die­go Tan­co y Jo­sé Fer­nán­dez Ma­drid, co­lom­bia­nos. El cu­bano Fé­lix Va­re­la y otros se ha­bían re­fu­gia­do en Es­ta­dos Uni­dos. Con los años, Rocafuerte ha­ría es­tre­cha amis­tad con ellos. A al­gu­nos co­no­cía des­de Lon­dres en 1813, y Es­pa­ña a 1814. Pos­te­rior­men­te, con va­rios hi­zo cer­ca­na amis­tad cuan­do via­ja­ron jun­tos o se en­con­tra­ron en Fi­la­del­fia o Nue­va York. Rocafuerte se in­cor­po­ró a la lo­gia ma­só­ni­ca in­de­pen­den­tis­ta So­les y Ra­yos de Bo­lí­var; de ella uno de sus fun­da­do­res era Jo­sé Ma­ría He­re­dia.

con­tac­tos con otras de Mé­xi­co. Ha­bía va­rias lo­gias, ca­so de Ca­ba­lle­ros Ra­cio­na­les en Cu­ba y otros paí­ses. Hu­bo re­vo­lu­cio­na­rios miem­bros de va­rias lo­gias, co­mo Rocafuerte, que era ad­mi­ra­dor de so­cie­da­des se­cre­tas. En Cu­ba de­fen­dió el re­pu­bli­ca­nis­mo y tu­vo un aca­lo­ra­do de­ba­te con Tomás Ro­may, de­fen­sor de la mo­nar­quía. Ex­pli­ca­ré en pró­xi­ma edi­ción.

CON CLA­RA VI­SIÓN DE LA REALI­DAD

En la lo­gia a la que per­te­ne­cía Rocafuerte, el úni­co que te­nía re­cur­sos eco­nó­mi­cos era él, por lo que sus miem­bros le so­li­ci­ta­ron via­jar a Es­pa­ña pa­ra sa­ber có­mo es­ta­ban fun­cio­nan­do las Cor­tes, que des­pués de 7 años se ha­bían re­ins­ta­la­do; hu­bo un gol­pe con­tra Fer­nan­do VII, obli­gán­do­le a ju­rar la Cons­ti­tu­ción de 1812. Que­rían co­no­cer las opi­nio­nes de los dipu­tados res­pec­to al mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta. A Rocafuerte no le to­mó mu­cho tiem­po dar­se cuen­ta de que ha­bía di­vi­sión de opi­nión en los dipu­tados: la que creía que los go­bier­nos cons­ti­tu­cio­na­les eran los más con­ve­nien­tes, y la de los rea­lis­tas. Rocafuerte ha­bló con los dipu­tados me­ji­ca­nos Mi­guel Ra­mos Ariz­pe y Fran­cis­co Fa­goa­ga; es­te úl­ti­mo lo co­no­ció en Lon­dres a 1813. Se bus­ca­ba una re­con­ci­lia­ción con el go­bierno español y re­co­no­ci­mien­to de la Cons­ti­tu­ción de 1812, pe­ro la San­ta Alian­za no es­ta­ba dis­pues­ta a que se mo­di­fi­ca­ra el sis­te­ma mo­nár­qui­co, ni si­quie­ra a par­la­men­ta­rio, co­mo en Gran Bre­ta­ña. Rocafuerte re­gre­só a Cu­ba con­ven­ci­do de que el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo era una qui­me­ra pa­ra los eu­ro­peos. Pa­ra te­ner go­bier­nos cons­ti­tu­cio­na­les li­be­ra­les ha­bía que ter­mi­nar con el control español en His­pa­noa­mé­ri­ca. En Cu­ba ha­bía pren­sa abier­ta, pe­ro su go­ber­na­dor no per­mi­tía que se hi­cie­ran fuer­tes los mo­vi­mien­tos.

PRO SIS­TE­MA RE­PU­BLI­CANO DE EE. UU.

Un país que se en­fren­tó a la al­ter­na­ti­va mo­nár­qui­ca fue Mé­ji­co, cuan­do Agus­tín Itur­bi­de se de­cla­ró em­pe­ra­dor (1822-1823). Quie­nes creían que él es­ta­ble­ce­ría un ré­gi­men ab­so­lu­tis­ta, de­ci­die­ron evi­tar­lo y bus­ca­ron ayu­da a So­les y Ra­yos de Bo­lí­var. Los con­tra­rios a Itur­bi­de que­rían con­ven­cer al Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos de no re­co­no­cer su go­bierno y ha­cer ges­tio­nes pa­ra bus­car apo­yo con el fin de aca­bar la mo­nar­quía de Itur­bi­de. Tam­bién, con­tra­tar una na­ve pa­ra sa­car del país a las tro­pas me­ji­ca­nas que se ha­bían ren­di­do, pues los re­vo­lu­cio­na­rios es­ta­ban preo­cu­pa­dos de que fue­ran a for­ta­le­cer el apa­ra­to re­pre­si­vo del dic­ta­dor em­pe­ra­dor. Nue­va­men­te se fi­ja­ron en Rocafuerte por su ilus­tra­ción y di­ne­ro; via­jó en ma­yo de 1821 a cum­plir lo so­li­ci­ta­do por los me­ji­ca­nos. Cum­plió lo ofre­ci­do y en Fi­la­del­fia, re­duc­to de cons­pi­ra­do­res, se en­con­tró con al­gu­nos ami­gos, en­tre ellos el me­jiTe­nía cano Servando Te­re­sa de Mier. Rocafuerte se de­di­có a es­tu­diar a fon­do el sis­te­ma po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se, le­yó los es­cri­tos de los pró­ce­res es­ta­dou­ni­den­ses y tra­du­jo al español nu­me­ro­sos do­cu­men­tos. Con ba­se en ellos es­cri­bió su primer li­bro; Ideas ne­ce­sa­rias a to­do pue­blo que quie­re ser li­bre; mu­chos ha­ría en me­ses y años pos­te­rio­res. Se vol­vió ad­mi­ra­dor del sis­te­ma re­pu­bli­cano es­ta­dou­ni­den­se, lo des­cri­bió y ana­li­zó re­pe­ti­das ve­ces en va­rias de sus obras.

Rocafuerte qui­so com­pro­me­ter a Co­lom­bia en el apo­yo a Cu­ba. Tu­vo reunio­nes en EE. UU. con Jo­sé Ma­ría Sa­la­zar, mi­nis­tro de Co­lom­bia; Jo­sé Ma­nuel Ar­ce, ge­ne­ral gua­te­mal­te­co; Mi­ra­lla y otros re­vo­lu­cio­na­rios cu­ba­nos. Gua­te­ma­la pon­dría 440 hom­bres, Co­lom­bia 300 más una es­cua­dra co­man­da­da por el ge­ne­ral Ma­nuel Man­ri­que, y Mé­xi­co apor­ta­ría 1,5 mi­llo­nes de pe­sos ex­traí­dos del em­prés­ti­to re­cién con­tra­ta­do en Lon­dres. Rocafuerte via­jó a Ve­ne­zue­la pa­ra lo­grar com­pro­me­ter a Bo­lí­var, pe­ro no pu­do ver­lo y re­gre­só a Mé­ji­co. In­me­dia­ta­men­te fue nom­bra­do re­pre­sen­tan­te de su se­gun­da pa­tria an­te el Go­bierno de Gran Bre­ta­ña pa­ra lo­grar su re­co­no­ci­mien­to. An­tes de zar­par pa­ra Lon­dres se le ha­bía con­ce­di­do la ciu­da­da­nía. Pa­ra los bri­tá­ni­cos y es­ta­dou­ni­den­ses Cu­ba era ape­te­ci­ble. En Lon­dres Rocafuerte con­ti­nua­ría lu­chan­do por su li­ber­tad.

Fé­lix Va­re­la, po­lí­ti­co y es­cri­tor. Jo­sé Fer­nán­dez Ma­drid, pró­cer y po­lí­ti­co. Ma­nuel Vi­dau­rre, pre­cur­sor re­for­mis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.