EL TELICA, PRIMER BU­QUE A VAPOR EN GUA­YA­QUIL

EL TELICA TRANS­FOR­MA­DO A VAPOR EN LOS AS­TI­LLE­ROS DE GUA­YA­QUIL, POR 1829, CO­LO­CA A ECUA­DOR EN­TRE LOS PIO­NE­ROS EN LA CONS­TRUC­CIÓN DE ESE TI­PO DE NA­VES.

Memorias Porteñas - - RECUERDOS DE MIS ABUELOS - POR: MARIANO SÁN­CHEZ BRA­VO san­[email protected]­na­sa.com.ec

Des­pués de si­glos de pre­sen­cia en el mar, el ve­le­ro con­ti­nuó pre­do­mi­nan­do en el Pa­cí­fi­co, por lo me­nos has­ta 1840, y se­gún el his­to­ria­dor Mi­chael Ha­merly, pa­re­cen ha­ber lle­ga­do al Pa­cí­fi­co cin­co va­po­res has­ta ese año. De acuer­do al mis­mo au­tor, el se­gun­do en lle­gar fue el Telica, pe­ro originalme­nte era im­pul­sa­do por ve­las, de 81 to­ne­la­das se­gún una fuen­te y de 135 se­gún otra, el cual fon­deó en Gua­ya­quil el 3 de agos­to de 1825. Fue cons­trui­do en In­gla­te­rra por cuen­ta de Es­te­ban Jo­sé Ama­dor a un cos­to de 50.000 pe­sos, y en Gua­ya­quil se lo adap­tó co­mo vapor con una má­qui­na im­por­ta­da, obra que ha­bría si­do inau­gu­ra­da en 1829, por lo tan­to el año que in­di­ca Ha­merly no pa­re­ce co­rrec­to.

LA NA­CIEN­TE NA­VE­GA­CIÓN A VAPOR

La in­ten­ción de Ama­dor ha­bría si­do mo­no­po­li­zar el trá­fi­co a vapor en los ríos del Gua­yas y a lo lar­go de la cos­ta de Co­lom­bia. Re­la­ta Ha­merly: “La­men­ta­ble­men­te pa­ra Ama­dor, el maes­tre del Telica, Mi­guel Mi­tro­vitch, de ori­gen ru­so, te­nía un tem­pe­ra­men­to irri­ta­ble. Es­tan­do el Telica de vuel­ta del Ca­llao en su via­je inau­gu­ral, se exas­pe­ró Mi­tro­vitch por las que­jas de los pa­sa­je­ros, de­bi­do a que se ha­bía ago­ta­do la le­ña pa­ra ali­men­tar las cal­de­ras, y por el mal es­ta­do del tiem­po -era la es­ta­ción de la ga­rúae hi­zo es­ta­llar al Telica, vo­lan­do al bar­co jun­to con to­da la tri­pu­la­ción y sus quis­qui­llo­sos pa­sa­je­ros”.

ADAP­TA­CIÓN DE MÁ­QUI­NA A VAPOR

Don Ju­lio Es­tra­da Yca­za nos di­ce al res­pec­to: “Nues­tros as­ti­lle­ros evo­lu­cio­nan­do, adap­tán­do­se a nue­vas téc­ni­cas sin di­fi­cul­tad al­gu­na. Aquí con­vir­tio­se el ve­le­ro Telica (o Fe­li­cia se­gún Ro­dri­go Chá­vez Gon­zá­lez) en bu­que a vapor cir­ca 1828 (el 26 de oc­tu­bre de 1829 se­gún el mis­mo Chá­vez); su ca­pi­tán, un se­ñor Mi­tro­vitch, lo tra­jo aquí por Ma­ga­lla­nes pa­ra adap­tar­le la má­qui­na a vapor que lle­gó por la vía de Pa­na­má”.

“Al pa­re­cer nues­tros me­cá­ni­cos, inex­per­tos aún en es­ta cla­se de me­ca­nis­mos no rea­li­za­ron su tra­ba­jo con to­tal efi­ca­cia, pues re­cién sa­li­do de nues­tro as­ti­lle­ro, el ex­ve­le­ro y fla­man­te va­por­ci­to hu­bo de efec­tuar una arri­ba­da for­zo­sa al puer­to de Huar­mey, Pe­rú. Acha­cá­ba­se­le a un de­sen­ga­ño amo­ro­so del ro­mán­ti­co ca­pi­tán el es­ta­do de de­pre­sión ner­vio­sa que lo aque­ja­ba. El per­can­ce a su bar­co le col­mó la me­di­da y to­mó la vio­len­ta de­ci­sión de qui­tar­se la vi­da. Y co­mo que­ría a su bu­que tan­to co­mo a sí mis­mo, re­sol­vió que la tra­ge­dia fue­se to­tal. Dis­pa­ro­le a un ba­rril de pól­vo­ra, que ex­plo­tó, des­tro­zan­do la frá­gil em­bar­ca­ción con­jun­ta­men­te con su de­cep­cio­na­do ca­pi­tán”. La fe­cha que da Chá­vez no coin­ci­de con la de otros in­ves­ti­ga­do­res.

RE­FE­REN­CIAS DE HIS­TO­RIA­DO­RES PE­RUA­NOS

El his­to­ria­dor pe­ruano Jo­sé Gálvez Ba­rre­chea al re­fe­rir­se a la lle­ga­da del vapor Pe­rú, acae­ci­do en 1840, ex­pre­sa: “En reali­dad, el Telica fue, pues, el primer vapor que vino al Pe­rú (en 1829). Su ca­pi­tán y pro­pie­ta­rio fue un tal Mi­tro­vitch. El bar­co te­nía ban­de­ra co­lom­bia­na y arri­bó al puer­to de Huar­mey, don­de des­em­bar­ca­ron los pa­sa­je­ros”. So­bre el fa­tal desen­la­ce acae­ci­do a su ca­pi­tán, aquel to­ma las de­cla­ra­cio­nes de un ma­ri­ne­ro de a bor­do de ape­lli­do Jump. Es de acla­rar que el ac­tual Ecua­dor, y por lo tan­to Gua­ya­quil, per­te­ne­cía a la Gran Co­lom­bia.

Se­gún otro es­tu­dio pe­ruano, el Telica ha­bría arri­ba­do el 6 de oc­tu­bre de 1829 a la pe­que­ña ca­le­ta de Huar­mey pa­ra pro­veer­se de le­ña. Se di­ce tam­bién que des­pués de in­nú­me­ras di­fi­cul­ta­des se ha­bía lo­gra­do ins­ta­lar la ma­qui­na­ria en el as­ti­lle­ro de Gua­ya­quil, y el bu­que así trans­for­ma­do pu­so rum­bo al Pe­rú.

Don Ri­car­do Pal­ma, en su li­bro Tra­di­cio­nes Pe­rua­nas III, in­di­ca tam­bién que el Telica re­ci­bió la ma­qui­na­ria en Gua­ya­quil, por los años 1828 a 1830, que el pa­sa­je­ro so­bre­vi­vien­te don Tomás Jump era por 1845 uno de los más ri­cos co­mer­cian­tes de Ca­llao. Men­cio­na ade­más al pa­sa­je­ro San­tia­go Freundt, tes­ti­go de la ca­tás­tro­fe del Telica, y co­mer­cian­te del Ca­llao, que dio fe de los su­ce­sos.

Si a la adap­ta­ción a vapor del Telica, en 1829, le su­ma­mos la cons­truc­ción del vapor Gua­yas en 1841, el pri­me­ro en La­ti­noa­mé­ri­ca, nues­tra na­ción es­tá en­tre los pio­ne­ros en la cons­truc­ción de es­te ti­po de na­ves. Lo cier­to es que la fa­ma de los gua­ya­qui­le­ños en ese sen­ti­do es his­tó­ri­ca e in­elu­di­ble.

Ima­gen de uno de los pri­me­ros bu­ques a vapor.

Gua­ya­quil, ca­lle de la Ori­lla, por la épo­ca del re­la­to. Pin­tu­ra de Er­nest Char­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.