LOS ÚL­TI­MOS TIEM­POS DE IGNACIO VEINTEMILL­A

EL VIE­JO GE­NE­RAL SIN­TIÓ EN SU DESTIERRO DE LI­MA UN DE­SEO MUY FUER­TE DE RE­GRE­SAR A SU PA­TRIA. HI­ZO TES­TI­MO­NIO, EMPACÓ SUS LEVITAS Y SOMBREROS, Y VOL­VIÓ A QUITO.

Memorias Porteñas - - REMEMBRANZ­AS - POR: RO­DOL­FO PÉ­REZ PIMENTEL pe­[email protected]­na­sa.com.ec

Arri­bó al país el jue­ves 18 de abril de 1907 tras vein­te y cua­tro años de au­sen­cia y fue re­ci­bi­do por sus vie­jos ami­go­tes, unos dos­cien­tos cin­cuen­ta, a quie­nes lan­zó un dis­cur­so des­de el bal­cón de la ca­sa que se­guía in­con­clu­sa. Se le veía vie­jo y ple­tó­ri­co -ru­bi­cun­do y obe­so- pe­ro to­da­vía fuer­te, ma­ni­fes­tó su más vehe­men­te anhelo por la paz de la Re­pú­bli­ca y ter­mi­nó dan­do vi­vas al pro­gre­so y al en­gran­de­ci­mien­to del país.

Pa­sea­ba a ve­ces por la ciu­dad. Le vi­si­ta­ban nu­me­ro­sas per­so­nas. Pe­ro jus­to a los tres me­ses de lle­ga­do le sa­lió un tu­mor en el mus­lo iz­quier­do y en oc­tu­bre fue ope­ra­do. Des­de en­ton­ces no aban­do­nó la ca­ma. El je­sui­ta Ma­nuel Jo­sé Proa­ño se pu­so ne­cio en que­rer­le con­fe­sar a sa­bien­das de que ja­más ha­bía te­ni­do ideas re­li­gio­sas. Uno de los ar­gu­men­tos fue que de­bía con­fiar en Dios, pues sien­do su her­ma­na re­li­gio­sa, era es­po­sa de Cris­to. A lo que el ge­ne­ral res­pon­dió con mu­cha gra­cia: “Si mi her­ma­na es es­po­sa de Cris­to, es­pe­ro que mi cu­ña­do no me re­ci­bi­rá mal”.

Cer­ca de mo­rir le lle­va­ron el viá­ti­co con la pom­pa tra­di­cio­nal de las vie­jas épo­cas acom­pa­ña­mien­to de ami­gos con ros­tros des­tem­pla­dos, los in­fal­ta­bles cu­rio­sos a es­ta cla­se de ri­tua­les, al­gu­nos parientes, va­rios sa­cer­do­tes y mo­na­gui­llos con cam­pa­ni­llas y has­ta una ban­da de mú­si­ca del ejér­ci­to por ser ge­ne­ral. El po­bre de­bió im­pac­tar­se con es­ta de­mos­tra­ción tea­tral que anun­cia­ba su pron­ta muer­te. Di­cen que se in­cor­po­ró en el le­cho con su vo­lun­tad muy dis­mi­nui­da, gri­tó que na­da ha­bía te­ni­do que ver en el cri­men del ar­zo­bis­po Ignacio Che­ca y Bar­ba (una gran ver­dad pe­ro de­bía de­cir­la por si hu­bie­ra to­da­vía al­gún des­pis­ta­do). Si­guien­do in­cons­cien­te una cos­tum­bre fu­ne­ra­ria ju­día pi­dió per­dón, per­do­nó a sus mal­que­rien­tes (eran bas­tan­tes) y fi­nal­men­te llo­ró a mo­co ten­di­do pe­ro en eso se re­pu­so y tor­nan­do a su an­ti­guo hu­mor so­ca­rrón, hi­zo acer­car al Gral. Fran­cis­co Hi­pó­li­to Mon­ca­yo que con­cu­rría en nom­bre del po­der Eje­cu­ti­vo y le dio la mano di­cién­do­le de so­pe­tón: ¡Me ade­lan­to! Te ten­dré pre­pa­ra­do el ca­mino.

UN ACON­TE­CI­MIEN­TO SO­CIAL

Fa­lle­ció a las dos de la tar­de del do­min­go 19 de ju­lio de 1908 a cau­sa de una dia­be­tes que le oca­sio­nó un mal fun­cio­na­mien­to re­nal e hi­dro­pe­sía, com­pli­ca­da con la lla­ga de la he­ri­da de Gal­te, aun­que al­guien pu­so erra­da­men­te en la par­ti­da de de­fun­ción que mo­ría de reu­ma­tis­mo. Pe­ro los mé­di­cos di­je­ron que era de “gan­gre­na se­nil”, en­fer­me­dad que no exis­te.

La ca­pi­lla ar­dien­te fue im­po­nen­te, ins­ta­la­da el lu­nes 20 en los sa­lo­nes de la Can­ci­lle­ría. Sus an­ti­guos enemi­gos to­ma­ron las fa­jas (ge­ne­ra­les Fla­vio Al­fa­ro, Ma­nuel An­to­nio Fran­co, Fi­del Gar­cía, Jo­sé Ma­ría Sa­ras­ti y Ra­fael Are­llano) así co­mo el mi­nis­tro de Chi­le, Gui­ller­mo Pin­to Agüe­ro, a quien le to­có ca­sual­men­te el nu­do. Se de­cía en­ton­ces que ese nu­do anun­cia­ba la muer­te pró­xi­ma, bien di­si­mu­la­do en la pun­ta de una de las fa­jas.

El due­lo fue pre­si­di­do por sus so­bri­nos. Sa­lió a pie des­de el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, si­guió por el cen­tro de Quito y fi­na­li­zó en el ce­men­te­rio de San Die­go. El 21 hu­bo fu­ne­ra­les muy sun­tuo­sos en la ca­te­dral, pre­si­di­dos por el obis­po Juan Ma­ría Rie­ra, O.P., que ac­tuó acom­pa­ña­do de las co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas y de los ca­ba­lle­ros de la In­ma­cu­la­da, so­cie­dad a la que ha­bía in­gre­sa­do, días an­tes, “el in­ma­cu­la­do ca­ba­lle­ro de­ce­sa­do”. Fue un acon­te­ci­mien­to so­cial de pri­mer or­den, con­cu­rrió la so­cie­dad de Quito.

COM­PLE­JA PER­SO­NA­LI­DAD

No fue li­be­ral ni con­ser­va­dor pe­ro tras el ase­si­na­to de su her­mano Jo­sé en 1869 se tor­nó an­ti­gar­ciano. Bri­lló por sus ca­ris­mas, fue lí­der in­dis­cu­ti­ble y hu­bie­ra po­di­do ha­cer avan­zar al país de ha­ber te­ni­do con­sis­ten­cia ideo­ló­gi­ca. El pue­blo le de­cía El Mu­do. Bien plan­ta­do, gua­po, enamo­ra­dor y di­ver­ti­do, go­zó de gran­des sim­pa­tías por su bohe­mia y sa­la­dos re­cur­sos pa­ra atraer al po­pu­la­cho y ha­cer mu­chos ami­gos. Con­fian­zu­do, li­son­je­ro, gra­cio­so y ex­tro­ver­ti­do. No se ca­só al en­viu­dar por pu­ro mu­je­rie­go, pues se da­ba el lu­jo de cam­biar rá­pi­do a las aman­tes que le llo­vían ca­si to­dos los días. La par­te obs­cu­ra de su per­so­na­li­dad aflo­ra­ba con los tra­gos, en­ton­ces se po­nía vio­len­to y era ca­paz de cual­quier vi­lla­nía.

Co­mo buen sol­da­do de cuar­tel amó el jue­go de car­tas y de da­dos y des­pre­ció la vi­da de ho­gar y to­do tra­ba­jo que no fue­ra el gri­to, la pa­la­bro­ta y las fra­ses de do­ble sen­ti­do; pe­ro sus sol­da­dos le que­rían in­con­di­cio­nal­men­te pues era uno más en­tre ellos. Tal la per­so­na­li­dad com­ple­ja y has­ta un po­co abe­rran­te de quien ejer­cie­ra por sie­te años el po­der su­pre­mo en el Ecua­dor. Mon­tal­vo, que era un este­ta mo­ra­li­zan­te, no le per­do­nó ja­más sus cha­ba­ca­ne­rías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.