EL EJÉR­CI­TO DEL GUAYAQUIL COLONIAL

Memorias Porteñas - - RECUERDOS DE MIS ABUELOS -

En tiem­pos co­lo­nia­les, el rey asu­mía que al no ser Amé­ri­ca la se­de cen­tral del im­pe­rio, to­dos los re­cur­sos que del nue­vo con­ti­nen­te se ex­tra­je­ran de­bían ser in­ver­ti­dos en la pe­nín­su­la y en sus po­se­sio­nes den­tro del con­ti­nen­te eu­ro­peo. En con­se­cuen­cia, la res­pon­sa­bi­li­dad de de­fen­der los te­rri­to­rios no eu­ro­peos de la Co­ro­na, re­caía en los pro­pios ha­bi­tan­tes de las co­lo­nias y no en tro­pas re­gla­das, por lo que, de ma­ne­ra “gra­cio­sa” el rey per­mi­tía que los “es­pa­ño­les ame­ri­ca­nos” se de­fen­die­ran tan­to de los pi­ra­tas (que aso­la­ban las po­bla­cio­nes cos­te­ras), así co­mo de los na­ti­vos del con­ti­nen­te (in­dí­ge­nas), que de cuan­do en cuan­do reac­cio­na­ban an­te la ex­plo­ta­ción de la que eran ob­je­to. De es­te mo­do na­ce­rían las pri­me­ras mi­li­cias ci­vi­les en Amé­ri­ca, en­tre ellas las pri­me­ras mi­li­cias gua­ya­qui­le­ñas, tan mal pre­pa­ra­das pa­ra es­tos me­nes­te­res co­mo mal ar­ma­das y peor dis­ci­pli­na­das.

La pre­pa­ra­ción de las mi­li­cias, por su mis­mo ca­rác­ter ci­vil y ho­no­rí­fi­co, no era la ade­cua­da, por lo que, con el pa­so del tiem­po se hi­zo ne­ce­sa­rio en­tre­nar­las y pro­fe­sio­na­li­zar­las, tal co­mo se ha­cía con las tro­pas re­gla­das, asig­nán­do­les, suel­do y ran­cho con el fin de que en­tre­guen to­do su tiem­po a esa úni­ca fun­ción.

IM­POR­TAN­TES CAM­BIOS

Con el pa­so del tiem­po, la ra­zón se im­pon­dría y se im­ple­men­ta­rían im­por­tan­tes cam­bios gra­cias a los con­ce­jos que die­se el in­ge­nie­ro y car­tó­gra­fo es­pa­ñol Fran­cis­co de Re­que­na quien, pa­ra re­sol­ver es­te pro­ble­ma su­ge­ri­ría:

1.- Que se tra­je­ran tro­pas pro­fe­sio­na­les pa­ra los cuer­pos fi­jos del ejér­ci­to.

2.- Que se crea­ra un sis­te­ma de ro­ta­ción y tras­la­do de tro­pas pa­ra man­te­ner su ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va.

3.- Que se re­or­ga­ni­za­ran ín­te­gra­men­te los cuer­pos de mi­li­cias de Guayaquil.

4.- Que se crea­ra en la ciu­dad un ba­ta­llón de Blan­cos y un re­gi­mien­to de Par­dos.

5.- Que se crea­ra en el puer­to un es­cua­drón de Dra­go­nes, en vez de tan­ta su­pues­ta ca­ba­lle­ría de Mi­li­cias.

Aña­dien­do;

“…así se po­drá ayu­dar, a la de­fen­sa de Guayaquil, cu­brir al­gu­nos pa­sos, lle­var so­co­rros e in­co­mo­dar a los enemi­gos an­tes que lle­guen a la po­bla­ción. Con es­to es su­fi­cien­te pa­ra po­ner aten­ción en la in­fan­te­ría que he pro­pues­to…”.

Los cam­bios su­ge­ri­dos por Re­que­na se­rían po­co a po­co im­ple­men­ta­dos, al pun­to que pa­ra 1785, ba­jo la go­ber­na­ción de don Ra­món Gar­cía de León y Pi­za­rro, la ciu­dad con­ta­ba ya con va­rios cuer­pos ar­ma­dos:

Una com­pa­ñía de Dra­go­nes de Mi­li­cias, com­pues­ta por 296 pla­zas, di­vi­di­das en 11 sar­gen­tos, 6 tam­bo­res, 28 ca­bos y 281 sol­da­dos.

Un ba­ta­llón de In­fan­te­ría de Mi­li­cias Blan­cas, con­for­ma­do por 569 pla­zas di­vi­di­das en 26 sar­gen­tos, 9 tam­bo­res, 70 ca­bos y 462 sol­da­dos.

Un ba­ta­llón de In­fan­te­ría de Mi­li­cias Par­das, con­for­ma­do por idén­ti­co nú­me­ro de efec­ti­vos que el que te­nía el an­te­rior.

CÓ­MO LUCÍAN LOS SOL­DA­DOS

Es de des­ta­car que de to­dos los ba­ta­llo­nes, el go­ber­na­dor se­lec­cio­na­ba a un gru­po que que­da­ba co­mo com­pa­ñía fi­ja de la pla­za, a la que se po­día di­fe­ren­ciar por las ca­rac­te­rís­ti­cas y co­lor de su uni­for­me, pues el tra­je era de co­lor azul os­cu­ro, cuan­do el de los de­más era blan­co.

Es­tos cuer­pos ar­ma­dos te­nían sub­di­vi­sio­nes que ve­nían da­das por sus ar­mas y fun­cio­nes, pe­ro par­ti­cu­lar­men­te por sus ca­rac­te­rís­ti­cas ra­cia­les, lo que era muy pro­pio de aque­lla épo­ca, tan ex­clu­yen­te en lo que a ori­gen y ra­zas se re­fe­ría. Así, los mes­ti­zos, mu­la­tos y ne­gros eran par­te del ba­ta­llón de mi­li­cias de Par­dos, mien­tras que el de Blan­cos so­lo es­ta­ba for­ma­do por aque­llos que eran o es­pa­ño­les o no mos­tra­ban mez­cla ra­cial.

Los úni­cos que es­ta­ban ofi­cial­men­te ex­clui­dos de los cuer­pos mi­li­ta­res eran los in­dios, aun cuan­do no era ra­ro ver ca­sos es­pe­cia­les, que con el pa­sar del tiem­po se hi­cie­ron ca­da vez más y más co­mu­nes.

Un in­tere­san­tí­si­mo do­cu­men­to que des­can­sa en el Ar­chi­vo Ge­ne­ral de In­dias de Se­vi­lla, y que des­cri­be grá­fi­ca­men­te las ca­rac­te­rís­ti­cas que te­nía el uni­for­me de ca­da uno de es­tos cuer­pos, nos ha si­do en­tre­ga­do por nues­tra que­ri­da ami­ga Ma­ria Lui­sa La­via­na Cue­tos, el cual en­tre­ga­mos a Uds. pa­ra que pue­dan co­no­cer de me­jor for­ma, có­mo lucían nues­tros sol­da­dos pa­ra aquel en­ton­ces.

EL IN­GRE­SO A LAS MI­LI­CIAS TE­NÍA CA­RÁC­TER HO­NO­RÍ­FI­CO, CON BA­SE EN AQUE­LLA AN­TI­GUA TRA­DI­CIÓN MEDIEVAL DE QUE LOS PUE­BLOS DE­BÍAN UNIR SUS FUER­ZAS A LAS

DEL REY CA­DA QUE VEZ QUE ES­TE O SUS DO­MI­NIOS CORRIESEN PE­LI­GRO.

1. Ba­ta­llón de Mi­li­cias de Par­dos de Guayaquil. 2. Ba­ta­llón de Mi­li­cias Blan­cos de Guayaquil. 3. Com­pa­ñía de In­fan­te­ría Fi­ja de Guayaquil. 4 y 5. Com­pa­ñías de Dra­go­nes de Mi­li­cias de Guayaquil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.