LA FE­DE­RA­CIÓN. SO­BRE SUS ANTECEDENT­ES Y ORÍ­GE­NES

LA FE­DE­RA­CIÓN ES UN AR­GU­MEN­TO CO­NO­CI­DO QUE RE­GRE­SA A LA ES­CE­NA CUAN­DO LOS ACON­TE­CI­MIEN­TOS SO­CIA­LES Y LOS PO­LÍ­TI­COS COM­PRO­ME­TEN LA MAR­CHA DEL PAÍS.

Memorias Porteñas - - LA AMÉRICA Y EUROPA. HISTORIA Y CULTURA -

La fe­de­ra­ción re­sul­ta una pa­na­cea po­co com­pren­di­da pa­ra la an­gus­tia exis­ten­cial del pre­sen­te, el os­cu­ro pa­sa­do con re­sa­bio de de­silu­sión, y el ti­tu­bear en el di­le­ma al vis­lum­brar el ho­ri­zon­te.

Pre­sen­ta­mos una bre­ve in­tro­duc­ción con el sim­ple re­cuer­do de que la Gran Co­lom­bia na­ció por la idea per­so­nal de Si­món Bo­lí­var una vez lo­gra­dos los triun­fos de los ejér­ci­tos pa­trio­tas en el te­rri­to­rio co­rres­pon­dien­te al de su an­te­ce­sor, es­to es el Vi­rrei­na­to de la Nue­va Gra­na­da y a la Ca­pi­ta­nía Ge­ne­ral de Ve­ne­zue­la. A con­se­cuen­cia de las se­rias di­fe­ren­cias irre­con­ci­lia­bles se pro­du­jo un drama que ter­mi­nó di­sol­vien­do a Co­lom­bia en 1830.

En­tre tan­to, se­gún la Ley de Di­vi­sión Te­rri­to­rial de 1824, se de­cre­ta la inau­gu­ra­ción del Dis­tri­to del Sur de Co­lom­bia, el que es­ta­ba com­pues­to de tres De­par­ta­men­tos. Gua­ya­quil, que fue ane­xa­do mi­li­tar­men­te en 1822; el Ecua­dor y el Azuay. Es­ta fór­mu­la fue de­ci­sión par­ti­cu­lar de Bo­lí­var en sus eje­cu­to­rias po­lí­ti­cas. Lo úl­ti­mo, era una frac­ción de la pro­pues­ta prin­ci­pal del Li­ber­ta­dor de lle­var ade­lan­te una re­pú­bli­ca cen­tra­li­za­da, co­mo era na­tu­ral en la ciu­dad ca­pi­tal de San­ta Fe de Bo­go­tá.

EL DES­CON­TEN­TO

Aque­lla dis­po­si­ción de Bo­lí­var no le re­sul­tó fá­cil de lle­var ade­lan­te. No fue to­tal­men­te con­vin­cen­te la unión pa­ra mu­chos ya que con­tra­de­cía a la his­to­ria de los acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo XVIII. Asi­mis­mo, se or­ga­ni­zó un pa­re­cer im­por­tan­te de opo­si­ción, li­de­ra­do tan­to en Ca­ra­cas co­mo en Bo­go­tá. Aquel gru­po se con­so­li­dó en la per­so­na­li­dad del vi­ce­pre­si­den­te de Co­lom­bia el ge­ne­ral Fran­cis­co de Pau­la San­tan­der, ex­po­nien­do la te­sis fe­de­ra­lis­ta. Ha­cia 1826, ve­mos el pri­mer mo­vi­mien­to fe­de­ra­lis­ta que se ma­ni­fies­ta en Va­len­cia sin al­can­zar su co­me­ti­do. El des­con­ten­to a Co­lom­bia y al mis­mo Bo­lí­var se ha­cen pú­bli­cos una vez que es­te pres­cri­be su Cons­ti­tu­ción Vi­ta­li­cia, que re­sul­ta­ba un pun­to de en­tre­ac­to a los ex­tre­mos po­lí­ti­cos de fe­de­ra­ción y mo­nar­quía.

Bo­lí­var no pu­do lo­grar su pro­yec­to de re­unir una gran Con­fe­de­ra­ción de es­ta­dos li­bres en el Con­gre­so de Pa­na­má y pro­ce­dió a un se­gun­do pro­yec­to menos am­bi­cio­so, el de crear la Fe­de­ra­ción de los Andes, que con­sis­tía en re­unir por ini­cia­ti­va de Bo­li­via y del Pe­rú a la re­pú­bli­ca de Co­lom­bia y no co­mo una im­po­si­ción. Pue­den aho­ra los lectores sa­ber que se tra­ta­ba de tres re­pú­bli­cas: Co­lom­bia, Pe­rú – di­vi­di­do en dos Es­ta­dos- y Bo­li­via que ten­drían dipu­tados por ca­da uno de sus de­par­ta­men­tos al gran Con­gre­so Fe­de­ral de los Andes. Chi­le se vio ad­ver­ti­do an­te los pro­yec­tos de ex­pan­sión de Bo­lí­var. Tam­bién ve­mos sus in­ten­tos so­bre Cu­ba y Puer­to Ri­co, per­ma­ne­cien­do siem­pre en gue­rra con­tra Es­pa­ña.

LA DI­SO­LU­CIÓN

Los de­par­ta­men­tos co­lom­bia­nos si­guie­ron en pro­tes­ta cer­ca de la anar­quía, que in­fruc­tuo­sa­men­te no se so­lu­cio­nó en Oca­ña. Bo­lí­var de­ci­de ha­cer­se dic­ta­dor y de­cla­rar la gue­rra al Pe­rú pa­ra con­te­ner la di­so­lu­ción de Co­lom­bia. Bo­lí­var sa­bía que su Cons­ti­tu­ción no era le­gí­ti­ma, pe­ro la per­ci­bía co­mo una fór­mu­la de con­ten­tar a la ma­yo­ría y lo­grar una pre­si­den­cia efec­ti­va.

En 1829, Ve­ne­zue­la, ba­jo la Je­fa­tu­ra del ge­ne­ral Páez, se se­pa­ra de Co­lom­bia y el ge­ne­ral Flo­res des­de Quito, en ma­yo de 1830, trai­cio­na a Bo­lí­var y a Su­cre, que se opo­nían a la se­pa­ra­ción del sur de Co­lom­bia. Su­cre es ase­si­na­do en Be­rrue­cos.

Flo­res se li­mi­ta en Rio­bam­ba a pres­cri­bir la Cons­ti­tu­ción de un Es­ta­do del Ecua­dor uni­do y con­fe­de­ra­do a los de­más Es­ta­dos, for­man­do una so­la na­ción, la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia. Por aque­lla Cons­ti­tu­ción el nue­vo Es­ta­do del Ecua­dor re­sul­ta­ba de la aso­cia­ción de los tres miem­bros re­co­no­ci­dos co­mo los mis­mos de­par­ta­men­tos de la Co­lom­bia de Bo­lí­var, fue­ron: Gua­ya­quil, Ecua­dor y Azuay.

El Ecua­dor na­ce co­mo Re­pú­bli­ca el 30 de ju­lio de 1835, cuan­do se reúnen ex­pre­sa­men­te, con el áni­mo de fun­dar por la Cons­ti­tu­ción la Re­pú­bli­ca del Ecua­dor por pri­me­ra vez.

Bo­lí­var y la Fe­de­ra­ción de los Andes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.