OR­GA­NI­ZA­CIÓN DE IZ­QUIER­DA EN ECUA­DOR

EL ES­TU­DIO DE LA HIS­TO­RIA PO­LÍ­TI­CA DEL ECUA­DOR ADOLECE DE VA­CÍOS. UNO DE ELLOS, LA FAL­TA DE CO­NO­CI­MIEN­TO DEL PA­PEL DE LA IZ­QUIER­DA EN EL SI­GLO XX Y SU EX­PE­RIEN­CIA OR­GA­NI­ZA­TI­VA.

Memorias Porteñas - - GUAYAQUIL SIGLO XX - POR: JO­SÉ LUIS OR­TÍZ or­[email protected]­na­sa.com.ec

GUn he­cho tras­cen­den­te a to­mar en cuen­ta pa­ra abor­dar es­te pro­ble­ma es la frac­tu­ra que, en el ma­ne­jo del po­der del Es­ta­do, pro­du­ce la Re­vo­lu­ción Li­be­ral de 1895, li­de­ra­da por Eloy Al­fa­ro. En el úl­ti­mo lus­tro del si­glo XIX, y en los pri­me­ros del si­guien­te, el desa­rro­llo mun­dial del ca­pi­ta­lis­mo pro­du­ce la in­te­gra­ción de nues­tra eco­no­mía a los cen­tros he­ge­mó­ni­cos del sis­te­ma. Es­te fe­nó­meno im­pli­có, en el ca­so ecua­to­riano, una se­rie de efec­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos, ta­les co­mo el sur­gi­mien­to de gru­pos eco­nó­mi­cos ca­da vez con ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos gra­cias a los in­gre­sos ob­te­ni­dos por las ope­ra­cio­nes de ex­por­ta­ción a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, la des­com­po­si­ción de las vie­jas for­mas de do­mi­na­ción asen­ta­das en la pro­pie­dad la­ti­fun­dis­ta se­rra­na, el avan­ce de sis­te­mas pro­duc­ti­vos con la uti­li­za­ción de mano de obra asa­la­ria­da y la con­si­guien­te con­fi­gu­ra­ción de nue­vas re­la­cio­nes de cla­se, en­tre otros.

EL EN­TORNO GE­NE­RA­DOR

La nue­va di­ná­mi­ca de fun­cio­na­mien­to eco­nó­mi­co y so­cial im­pli­ca­rá un pro­ce­so de for­ma­ción de nú­cleos de obre­ros y em­plea­dos de ser­vi­cios, un in­ci­pien­te pe­ro real pro­le­ta­ria­do, y una efec­ti­va in­fluen­cia de ideo­lo­gías re­sul­tan­tes de los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción de la eco­no­mía, de la ad­he­sión a ellos por par­te de una con­si­de­ra­ble ma­sa de tra­ba­ja­do­res, y del com­pro­me­ti­mien­to cre­cien­te de in­te­lec­tua­les y pen­sa­do­res po­lí­ti­cos. La or­ga­ni­za­ción de los tra­ba­ja­do­res en Gua­ya­quil, por ejem­plo, ten­drá un inCar­los Marx

flu­yen­te apor­te del anar­quis­mo y de la Re­vo­lu­ción so­cia­lis­ta que ins­tau­ra­rá en Ru­sia la Re­pú­bli­ca de los So­viets en 1917. En es­ta fase ocu­rre un he­cho que se­rá in­ter­pre­ta­do por va­rios ana­lis­tas co­mo la ex­pre­sión de una inocultabl­e po­si­ción po­pu­lar del lí­der del li­be­ra­lis­mo. En efec­to, Eloy Al­fa­ro ha­bría apo­ya­do la ac­ti­vi­dad del mi­li­tan­te anar­quis­ta cu­bano Al­bu­quer­que y fa­ci­li­ta­do sus trá­mi­tes de le­ga­li­za­ción pa­ra per­ma­ne­cer en el país.

No se pue­de ne­gar que la Re­vo­lu­ción Li­be­ral obe­de­ció, de ma­ne­ra fun­da­men­tal, a los in­tere­ses de nues­tra na­cien­te bur­gue­sía ex­por­ta­do­ra, co­mer­cial y fi­nan­cie­ra, que cons­ti­tu­yó una ne­ce­si­dad his­tó­ri­ca pa­ra in­te­grar los mer­ca­dos y pa­ra eri­gir de­fi­ni­ti­va­men­te al Es­ta­do co­mo el ga­ran­te de las in­ver­sio­nes pri­va­das en la eco­no­mía. Por ello se cons­tru­yó el ferrocarri­l Gua­ya­quil-Quito con cré­di­tos nor­te­ame­ri­ca­nos, se ini­ció la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra en Por­to­ve­lo en 1896 a car­go de la em­pre­sa South Ame­ri­can De­ve­lop­ment, la ex­plo­ta­ción petrolera por par­te de la An­glo Ecua­do­rian Oil Field y se hi­cie­ron pre­sen­tes banqueros nor­te­ame­ri­ca­nos. Sin em­bar­go, la ló­gi­ca de la acu­mu­la­ción ca­pi­ta­lis­ta no fue el úni­co efec­to que ese pro­ce­so de cam­bio ge­ne­ró. Ade­más de eso, su pro­cla­ma­do an­ti­cle­ri­ca­lis­mo y lai­cis­mo sen­tó las ba­ses de una po­si­ción con­tes­ta­ta­ria que se­ría abra­za­da por los nú­cleos de tra­ba­ja­do­res, jun­to con un con­jun­to de ideas pro­duc­to de los acon­te­ci­mien­tos mun­dia­les más im­por­tan­tes. En esa lí­nea, el pa­pel de in­te­lec­tua­les pro­ce­den­tes de las cla­ses me­dias se­rá un fac­tor de mu­cha in­ci­den­cia, tan­to pa­ra pro­pi­ciar un for­ta­le­ci­mien­to en la or­ga­ni­za­ción la­bo­ral, co­mo pa­ra pro­pen­der a la crea­ción de en­tes par­ti­da­rios, cer­ca­nos pri­me­ro, y lue­go vin­cu­la­dos, a las fuen­tes ori­gi­na­rias de ex­pe­rien­cias re­vo­lu­cio­na­rias de iz­quier­da.

AS­PEC­TOS PROPICIADO­RES

Se ha sos­te­ni­do que las or­ga­ni­za­cio­nes de iz­quier­da en el Ecua­dor tie­nen su origen en acon­te­ci­mien­tos ex­ter­nos co­mo la Re­vo­lu­ción Ru­sa, sin em­bar­go una apre­cia­ción ob­je­ti­va del fe­nó­meno nos lle­va a sos­te­ner que las cau­sas más cer­ca­nas se en­cuen­tran en even­tos ocu­rri­dos en el país, ta­les co­mo el sur­gi­mien­to de ver­da­de­ras cen­tra­les tra­ba­ja­do­res en­tre las cua­les se en­cuen­tran la Con­fe­de­ra­ción Obre­ra del Gua­yas (COG) y la So­cie­dad Ar­tís­ti­ca e In­dus­trial de Pi­chin­cha que, en­tre 1909 y 1920 lle­va­rían ade­lan­te una ges­tión muy ac­ti­va en el pro­ce­so de or­ga­ni­za­ción la­bo­ral, con­sis­ten­te en la rea­li­za­ción de va­rios con­gre­sos y mo­vi­li­za­cio­nes huel­guís­ti­cas que ser­vi­rían pa­ra for­ta­le­cer­las y con­ver­tir­las en su­je­tos pre­sen­tes de la his­to­ria po­lí­ti­ca de en­ton­ces.

En es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes ini­cia­les de or­ga­ni­za­ción es­ta­rán pre­sen­tes con­te­ni­dos ideo­ló­gi­cos pro­ce­den­tes del anar­co­sin­di­ca­lis­mo y del mar­xis­mo. Pa­ra la de­re­cha sig­ni­fi­ca­rá, co­mo lo di­jo la Quin­ta Car­ta Pas­to­ral de la épo­ca, que “…ya el fan­tas­ma del so­cia­lis­mo ron­da por to­das par­tes…”.

Le­nin

Mo­vi­mien­to Anar­quis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.