JO­SE­FA VI­VE­RO Y GARAYCOA PA­TRIO­TA Y EXAL­TA­DA BO­LI­VA­RIA­NA

GUA­YA­QUI­LE­ÑA (28/10/1830) BAU­TI­ZA­DA CO­MO JO­SE­FA SI­MO­NA EN HO­NOR AL LI­BER­TA­DOR. HI­JA DEL DR. LUIS FER­NAN­DO DE VI­VE­RO Y TO­LE­DO, Y DE FRAN­CIS­CA DE GARAYCOA LLAGUNO.

Memorias Porteñas - - REMEMBRANZ­AS - POR: RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL pe­[email protected]­na­sa.com.ec

Re­ci­bió las pri­me­ras le­tras de su ma­dre, es­cu­chan­do que cuan­do el Li­ber­ta­dor Bo­lí­var pa­sa­ba por Gua­ya­quil ja­más de­ja­ba de vi­si­tar­los, y que una vez al sa­ber que el ni­ño Pe­pi­to Vi­ve­ro no se apren­día el si­la­ba­rio pi­dió ver­lo y ex­cla­mó: Es ver­dad, es ma­lí­si­mo. Y vol­vién­do­se ha­cia Ol­me­do, quien lo acom­pa­ña­ba, le di­jo: Ud. se en­car­ga­rá de ha­cer uno nue­vo y yo ten­dré el gus­to de to­már­se­lo a Pe­pi­to. Los jó­ve­nes Vi­ve­ro vi­vían en ca­sa de la abue­la Eu­fe­mia Llaguno vda. de Garaycoa, jun­to a tías sol­te­ras, tíos mi­li­ta­res, un obis­po y los Vi­lla­mil Garaycoa -huér­fa­nos de ma­dre des­de 1830-, nu­me­ro­sos fa­mi­lia­res del obis­po, ser­vi­cio do­més­ti­co, es­cla­vos y pa­rien­tes po­bres. Por la fie­bre ama­ri­lla fa­lle­ció su tía Ger­tru­dis Garaycoa, an­cia­na y sol­te­ra, de las hi­jas ma­yo­res. Du­ran­te la pes­te, el obis­po se con­ta­gió pe­ro sa­nó, lo mis­mo su se­cre­ta­rio, el jo­ven Ni­co­lás Au­gus­to González Na­va­rre­te, a quien la ni­ña Jo­se­fa idea­li­za­ba y lla­ma­ba Gon­za­li­tos, por eso se ins­ta­ló al pie de su ca­ma y no des­can­só has­ta ver­lo sano; a los do­ce años ya era una per­so­na de mu­cho ca­rác­ter. Pa­ra la Re­vo­lu­ción del 6 de Mar­zo de 1845 Gon­za­li­tos fue he­ri­do y traí­do a la ca­sa por el ne

gro Mo­rán. Jo­se­fa, de 15 años, era un po­co feú­cha, de­fec­to que su­pe­ra­ba am­plia­men­te con sus sen­ti­mien­tos pa­trió­ti­cos. Cuan­do su­po del triun­fo del mo­vi­mien­to en­tró gri­tan­do al cuar­to del he­ri­do con gran al­bo­ro­zo: “Triun­fa­mos, Gon­za­li­tos, sé­pa­lo, triun­fa­mos”, y de la emo­ción el con­va­le­cien­te se des­ma­yó.

FER­VOR BO­LI­VA­RIANO

Jo­se­fa era una fe­roz bo­li­va­ria­na co­mo to­das las mu­je­res de su fa­mi­lia: La me­mo­ria del Li­ber­ta­dor se ve­ne­ra­ba por las mu­chas de­li­ca­de­zas que ha­bía de­mos­tra­do a las “se­ño­ras Garaycoa”: Eu­fe­mia Llaguno vda. de Garaycoa, a quien el Li­ber­ta­dor agra­de­ció en va­rias car­tas por ob­se­quios de dul­ces y otras de­li­cias cu­li­na­rias; a Ma­nue­la Garaycoa vda. de Cal­de­rón, es­po­sa del pró­cer Fran­cis­co Gar­cía Cal­de­rón y ma­dre del Hé­roe Ni­ño, Ab­dón Cal­de­rón: Mer­ce­des Cal­de­rón de Ayluardo; a Bal­ta­za­ra Cal­de­rón des­pués ca­sa­da con Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te -a Carmen Cal­de­rón Garaycoa, a) La Glo­rio­si­ta; a Joa­qui­na Garaycoa Llaguno, a) La Glo­rio­sa Si­mo­na; Joa­qui­na, Tri­ni­dad, Bo­lí­var, a Je­ró­ni­ma Garaycoa Llaguno, a) La Lo­ca, etc. Bo­lí­var les es­cri­bía des­de di­ver­sas ciu­da­des con mues­tras de afecto y de­vo­ción. In­clu­so, les ob­se­quió una pe­rri­ta fi­na, blan­ca y la­nu­da, y en me­mo­ria de su “fi­ne­za” le pu­sie­ron su nom­bre. A tal pun­to lle­gó la lo­cu­ra por el Li­ber­ta­dor que una de ellas, La Glo­rio­sa, cuan­do tu­vo un fuer­te do­lor de ca­be­za pa­ra el que no en­con­tra­ba re­me­dio, se apli­có so­bre la fren­te una car­ta de Bo­lí­var, sa­nan­do in­me­dia­ta­men­te.

GLO­RIA AL LI­BER­TA­DOR

En 1848 fa­lle­ció su abue­la Eu­fe­mia y su tía Ma­nue­la via­jó a ca­sa de su hi­ja Bal­ta­za­ra, en Lima, por­que es­ta acaba de en­viu­dar de Ro­ca­fuer­te. Jo­se­fa, de 18 años, em­pe­zó a sen­tir la so­le­dad de los se­res que­ri­dos. Huér­fa­na, vi­vía in­mer­sa en lec­tu­ras ro­mán­ti­cas y he­roi­cas, so­ñan­do con hé­roes del pa­sa­do in­de­pen­den­tis­ta, pues sus tíos, los pró­ce­res Lo­ren­zo y Jo­sé Ga­lo, co­ro­ne­les de la Re­pú­bli­ca, y el Gral. Jo­sé Ma­ría Vi­lla­mil man­te­nían vi­va su ima­gi­na­ción con re­la­tos de me­jo­res días. So­bre to­do, so­ña­ba con las glo­rias de Bo­lí­var, cu­yo re­cuer­do se ha­bía trans­for­ma­do en al­go ob­se­si­vo y cu­ya vi­da de­vo­ra­ba has­ta en sus úl­ti­mos de­ta­lles, le­yen­do las obras bio­grá­fi­cas que co­men­za­ban a cir­cu­lar en Amé­ri­ca. El 20 de enero de 1859, de 29 años, con­tra­jo ma­tri­mo­nio con Be­li­sa­rio González y Be­ni­tez, hi­jo del Gral. co­lom­biano Vi­cen­te González, pró­cer ve­ni­do en los ejér­ci­tos del Li­ber­ta­dor y ya en la Re­pú­bli­ca go­ber­na­dor del Azuay, y de Ma­nue­la Be­ni­tez Franco, quien ha­bía per­di­do a sus her­ma­nos Fran­cis­co y Luis en la se­gun­da ba­ta­lla de Hua­chi, don­de mu­rió lo más florido de la ju­ven­tud gua­ya­qui­le­ña. Los es­po­sos González Vi­ve­ro for­ma­ron un ho­gar in­ma­cu­la­do, aun­que sin hi­jos, y de­di­ca­ron bue­na par­te de su tiem­po a cul­ti­var un bo­li­va­ria­nis­mo acen­dra­do

DE­VO­CIÓN POR EL LI­BER­TA­DOR En 1863 do­ña Jo­se­fa le­yó la ex­ten­sa bio­gra­fía de Bo­lí­var del Dic­cio­na­rio Ame­ri­ca­nis ta de Jo­sé Do­min­go Cortés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.