GUA­YA­QUIL EN LA GRAN CO­LOM­BIA

Memorias Porteñas - - LA AMÉRICA Y EUROPA. HISTORIA Y CULTURA - POR: RO­BER­TO VER­GA­RA NO­BOA ver­ga­[email protected]­na­sa.com.ec

En una en­tre­ga an­te­rior, no­so­tros ce­le­bra­mos el bi­cen­te­na­rio del Con­gre­so de An­gos­tu­ra y con tal mo­ti­vo re­sal­ta­mos al­gu­nos pun­tos de im­por­tan­cia. Que­re­mos pun­tua­li­zar que en­ton­ces, en 1819, la Co­lom­bia de Bo­lí­var re­pen­sa­da años an­tes y men­cio­na­da en la Car­ta de Ja­mai­ca, se or­ga­ni­za­ba por la unión de los te­rri­to­rios es­pa­ño­les del Vi­rrei­na­to de la Nue­va Granada y de la Ca­pi­ta­nía Ge­ne­ral de Ve­ne­zue­la. Las Reales Au­dien­cias eran de otra ca­te­go­ría; al ser de­pen­dien­tes del vi­rrei­na­to no tu­vie­ron par­ti­ci­pa­ción ni fue­ro te­rri­to­rial en la fun­da­ción de la na­ción y Es­ta­do de Co­lom­bia. En esos días, aún to­dos los te­rri­to­rios del sur del Vi­rrei­na­to de Nue­va Granada, co­mo el Cau­ca y Qui­to, no eran in­de­pen­dien­tes. Bo­lí­var em­pren­de­rá una exi­to­sa gue­rra pa­ra ase­gu­rar y con­so­li­dar del to­do la in­de­pen­den­cia de Nue­va Granada du­ran­te aquel año.

El Es­ta­do de Co­lom­bia sur­gi­rá ju­rí­di­ca­men­te con la Cons­ti­tu­ción de Cú­cu­ta en 1821. A aque­lla gran Con­ven­ción no acu­dió nin­gún re­pre­sen­tan­te de Gua­ya­quil, Cuen­ca y tam­po­co de Qui­to. Bo­lí­var ha­bía lo­gra­do los triun­fos en Bo­ya­cá y en Ca­ra­bo­bo, bri­llan­do en su obra de de­rro­tar por fin a los es­pa­ño­les, sin em­bar­go, le res­ta­ba ex­pul­sar­los en el Cau­ca y Qui­to, te­rri­to­rio que el Li­ber­ta­dor con sim­ple­za de­no­mi­na­ba, por una nominación geo­grá­fi­ca, el sur de Co­lom­bia. Bo­lí­var re­nom­bró co­mo Cun­di­na­mar­ca al cen­tro, con la ciu­dad ca­pi­tal Bo­go­tá. De­be­mos in­sis­tir en la im­por­tan­cia y tras­cen­den­cia en la es­fe­ra de los gran­des im­pe­rios eu­ro­peos del sur­gi­mien­to de la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia y de la in­fluen­cia pro­ta­gó­ni­ca de Si­món Bo­lí­var.

EL DIS­TRI­TO DEL SUR

El Li­ber­ta­dor acu­de a Gua­ya­quil el 11 de ju­lio de 1822 a fin de en­car­gar­se de eje­cu­tar la con­su­ma­ción de su as­pi­ra­ción de que es­ta de­je de ser in­de­pen­dien­te y sea par­te in­te­gran­te de Co­lom­bia. No po­de­mos en es­te bre­ve es­pa­cio es­tu­diar el gran con­flic­to que sig­ni­fi­có que el te­rri­to­rio es­pa­ñol de la Go­ber­na­ción Mi­li­tar de Gua­ya­quil, que per­te­ne­cía des­de 1803 al Vi­rrei­na­to del Pe­rú, jun­to con el in­men­so te­rri­to­rio de May­nas y Qui­jos, se­rían los nu­dos sin so­lu­ción res­pec­to a los lí­mi­tes de las re­pú­bli­cas her­ma­nas del Ecua­dor y del Pe­rú du­ran­te cer­ca de dos­cien­tos años. Aque­lla cues­tión re­sul­tó el le­ga­do de ma­yor con­flic­to pro­vo­ca­do por Si­món Bo­lí­var. Con­clui­mos que has­ta 1822 no se in­cluía a Gua­ya­quil en la sub­di­vi­sión política de Co­lom­bia.

El Con­gre­so de Co­lom­bia ex­pe­di­rá la Ley de Di­vi­sión Te­rri­to­rial de 1824. En su ar­tícu­lo pri­me­ro men­cio­na que la Re­pu­bli­ca de Co­lom­bia se di­vi­di­rá en tres dis­tri­tos y que se sub­di­vi­di­rá en do­ce de­par­ta­men­tos con sus co­rres­pon­dien­tes ciu­da­des prin­ci­pa­les co­mo ca­pi­ta­les.

El Dis­tri­to del Sur te­nía tres de­par­ta­men­tos. El De­par­ta­men­to del Cau­ca -Bue­na­ven­tu­ra, Cho­có y Pas­to­con el im­por­tan­te lí­mi­te ma­rí­ti­mo del Pa­cí­fi­co, cu­ya ca­pi­tal Po­pa­yán fue se­gre­ga­da y pa­só a ser par­te del dis­tri­to del cen­tro de Cun­di­na­mar­ca. El De­par­ta­men­to de Gua­ya­quil, te­nía por ca­pi­tal a la ciu­dad de Gua­ya­quil. Nues­tro De­par­ta­men­to se di­vi­dió en dos pro­vin­cias, la de Gua­ya­quil y la de Ma­na­bí. La pro­vin­cia de Gua­ya­quil se di­vi­dió en cin­co can­to­nes prin­ci­pa­les: Gua­ya­quil, Dau­le, Ba­ba, Ba­baho­yo y la Pun­ta de San­ta Ele­na. La Pro­vin­cia de Ma­na­bí, con la ca­pi­tal Puer­to Vie­jo y los can­to­nes de Puer­to Vie­jo, Ji­pi­ja­pa y Mon­te­cris­ti. Los otros de­par­ta­men­tos eran el del Azuay, con su ca­pi­tal Cuen­ca; y el De­par­ta­men­to del Ecua­dor con su ca­pi­tal Qui­to y los can­to­nes de Pi­chin­cha, Chimborazo y de Im­ba­bu­ra. El re­pre­sen­tan­te del Go­bierno de los de­par­ta­men­tos era el in­ten­den­te y la au­to­ri­dad mi­li­tar era per­so­ni­fi­ca­da por el co­man­dan­te ge­ne­ral del de­par­ta­men­to co­rres­pon­dien­te.

Por las de­ci­sio­nes del Li­ber­ta­dor fren­te a la opo­si­ción en as­cen­so y los per­so­na­les in­tere­ses de los mi­li­ta­res sub­al­ter­nos, Bo­lí­var acep­to una nue­va Con­ven­ción en Oca­ña, la que re­sul­tó in­fruc­tuo­sa y avi­vó más el in­mi­nen­te fin de Co­lom­bia. Bo­lí­var se de­ci­dió por la dic­ta­du­ra y la gue­rra. Asi­mis­mo, im­pi­dió cuan­to pu­do la se­pa­ra­ción del Dis­tri­to del Sur, has­ta que Juan Jo­sé Flo­res lo trai­cio­na se­pa­ran­do los tres De­par­ta­men­tos del Dis­tri­to del Sur de Co­lom­bia en 1830.

FA­MI­LIA­RI­ZA­DOS LOS LEC­TO­RES CON LOS PRIN­CI­PIOS DE LA ANE­XIÓN MI­LI­TAR DE LA RE­PU­BLI­CA DE GUA­YA­QUIL A LA GRAN CO­LOM­BIA POR EL LI­BER­TA­DOR SI­MÓN BO­LÍ­VAR, REPASAREMO­S EL SIG­NI­FI­CA­DO DE MO­MEN­TOS QUE REVISTEN PAR­TI­CU­LAR IM­POR­TAN­CIA, HAS­TA LOS SU­CE­SOS DE LA DES­APA­RI­CIÓN DE CO­LOM­BIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.