CIU­DA­DA­NOS DE AME­RI­CA

JUAN BAU­TIS­TA DESTRUGE, FRAN­CÉS Y CI­RU­JANO, TU­VO VI­DA DES­TA­CA­DA EN GUAYAQUIL.

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA -

En los pri­me­ros años de las re­pú­bli­cas sud­ame­ri­ca­nas, la na­cio­na­li­dad no es­ta­ba de­fi­ni­da co­mo ac­tual­men­te. Ha­bía li­ber­tad de fron­te­ras y tra­ba­jo, la mo­vi­li­dad en­tre paí­ses de nues­tra re­gión era más se­lec­ti­va que la de las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo XIX y pri­me­ras del XX, cuan­do mi­llo­nes de eu­ro­peos emi­gra­ron a Es­ta­dos Uni­dos, Aus­tra­lia y otros paí­ses. Ellos tu­vie­ron que pa­sar por ri­gu­ro­sos exá­me­nes clí­ni­cos en Ellis Is­land en Nue­va York, pos­te­rior­men­te se ubi­ca­ron en tu­gu­rios crea­dos en cier­tas calles de Man­hat­tan. En lo que fue His­pa­noa­mé­ri­ca los ex­tran­je­ros ocu­pa­ron car­gos muy im­por­tan­tes; Ecua­dor los tu­vo des­de an­tes de la In­de­pen­den­cia, cuan­do hu­bo mi­li­ta­res pe­rua­nos, co­lom­bia­nos, ve­ne­zo­la­nos y eu­ro­peos. Ejem­plos: Su­cre, Es­co­be­do, Luzuriaga, Fe­bres Cor­de­ro, Urdaneta, Mos­que­ra. En las pri­me­ras dé­ca­das de la re­pú­bli­ca tu­vi­mos la­ti­noa­me­ri­ca­nos y eu­ro­peos en ele­va­dos pues­tos pú­bli­cos en Ecua­dor, la ma­yo­ría de Ve­ne­zue­la y Co­lom­bia.

Pe­dro Gual, ve­ne­zo­lano, fue uno de los más fa­mo­sos per­so­na­jes de las in­de­pen­den­cias de His­pa­noa­mé­ri­ca y pri­me­ras dé­ca­das de las re­pú­bli­cas. Era abo­ga­do, pe­rio­dis­ta, po­lí­ti­co, es­ta­dis­ta y di­plo­má­ti­co. Es­tu­vo en los pri­me­ros mo­vi­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios de Ve­ne­zue­la, ocu­pó im­por­tan­tes car­gos pú­bli­cos en Ve­ne­zue­la y Co­lom­bia; re­pre­sen­tó a Gran Co­lom­bia en Eu­ro­pa, Bo­lí­var lo apre­cia­ba. En 1829, du­ran­te el con­flic­to bé­li­co Pe­rú vs.

Co­lom­bia (MP295), Bo­lí­var lo tra­jo a Guayaquil pa­ra ac­tuar de ne­go­cia­dor con los pe­rua­nos, sien­do uno de los fir­man­tes del Tra­ta­do de Paz que pu­so fin a la gue­rra en­tre los dos paí­ses, ini­cia­da en 1828. Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te lo co­no­cía y en 1837, du­ran­te su pre­si­den­cia, lo con­tra­tó pa­ra di­ri­gir mi­sio­nes di­plo­má­ti­cas en Eu­ro­pa. Una, qui­zá la más im­por­tan­te, fue la fir­ma del Tra­ta­do de Amis­tad, Co­mer­cio y Na­ve­ga­ción con Es­pa­ña; se fir­mó en 1840, du­ran­te la pre­si­den­cia de Flo­res. Des­de la In­de­pen­den­cia de Guayaquil, el co­mer­cio ma­rí­ti­mo con ese reino se ha­bía pa­ra­li­za­do. Los ex­por­ta­do­res de­bían usar bar­cos con otras ban­de­ras pa­ra ex­por­tar el ca­cao a Es­pa­ña, el ma­yor con­su­mi­dor de cho­co­la­te. En las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 1843, el pri­mer can­di­da­to de Ro­ca­fuer­te fue Gual, con­fir­ma­do en su car­ta del 4 de enero a Juan Jo­sé Flo­res: “Gual es el hom­bre que nos con­vie­ne, si us­ted lo­gra­ra co­lo­car­lo en la pre­si­den­cia, se cu­bri­ría us­ted de una gloria in­mor­tal…”. A pe­sar de su bri­llan­tez, Ro­ca­fuer­te no se dio cuen­ta de que el plan de Flo­res era per­pe­tuar­se en el po­der. En su ter­ce­ra pre­si­den­cia in­te­ri­na en Ve­ne­zue­la, Gual fue de­rro­ca­do, 1861, so­me­ti­do a pri­sión do­mi­ci­lia­ria; lue­go se le per­mi­tió par­tir, lle­gó a Guayaquil y fa­lle­ció en po­cos me­ses.

Jo­sé An­to­nio Iri­sa­rri, na­ci­do en Gua­te­ma­la en fa­mi­lia adi­ne­ra­da; fue pe­rio­dis­ta en va­rios paí­ses, po­lí­ti­co, no­ve­lis­ta, di­plo­má­ti­co y co­mer­cian­te. Iri­sa­rri y Ro­ca­fuer­te tu­vie­ron vi­das si­mi­la­res, con múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des en los nu­me­ro­sos paí­ses don­de vi­vie­ron. Hu­bo po­cos co­mo Iri­sa­rri, vi­vió al fi­lo del pe­li­gro, pues­to en pri­sión y en más de una oca­sión pa­só por el exi­lio. En Chi­le se in­te­gró a los mo­vi­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios y es­cri­bió en pe­rió­di­cos. Es­tu­vo en Ar­gen­ti­na y Lon­dres y en el 1818 re­gre­só a Chi­le y fue nom­bra­do mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. Lue­go re­gre­só a Lon­dres co­mo re­pre­sen­tan­te de Chi­le. Pos­te­rior­men­te via­jó a Cen­troa­mé­ri­ca en plena gue­rra civil, fue nom­bra­do mi­nis­tro de Gue­rra. Tu­vo que es­ca­par de El Sal­va­dor por te­ner or­den de cap­tu­ra y muer­te. A 1830 se re­fu­gió en Guayaquil por po­cos me­ses. Via­jó a Chi­le en 1838, en­tró a la po­lí­ti­ca y nue­va­men­te tu­vo que sa­lir de ur­gen­cia por te­ner or­den de pri­sión. Lle­gó a Guayaquil du­ran­te la se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción de Flo­res; pron­to pa­só a ser uno de sus ami­gos más cer­ca­nos. En Guayaquil fun­dó al­gu­nos pe­rió­di­cos, en­tre ellos La ver­dad des­nu­da, La Ba­lan­za y El Co­rreo Se­ma­nal. Los uti­li­zó pa­ra de­fen­der a Flo­res. Es­cri­bió su bio­gra­fía en va­rios to­mos, El Cris­tiano Erran­te, el to­mo VI es­tá de­di­ca­do a su es­ta­día en Ecua­dor. En años pos­te­rio­res fue nom­bra­do mi­nis­tro ple­ni­po­ten­cia­rio de Gua­te­ma­la y El Sal­va­dor en los Es­ta­dos Uni­dos. Fa­lle­ció en la ciu­dad de Nue­va York.

Otros. Fran­cis­co Eu­ge­nio Ta­ma­riz, es­pa­ñol, fue mi­li­tar, vino a Amé­ri­ca pa­ra com­ba­tir a los in­de­pen­den­tis­tas, pe­ro lue­go se unió a Su­cre; se ca­só con una cuen­ca­na. Fue le­gis­la­dor por Azuay y mi­nis­tro de Ha­cien­da du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te. Es­cri­bió en­sa­yos y tu­vo una po­lé­mi­ca con el fran­cis­cano Vi­cen­te So­lano. Mu­rió en Cuen­ca. So­bre Bernardo Das­te, fran­cés, y Juan García del Río, co­lom­biano, he co­men­ta­do en edi­cio­nes an­te­rio­res; tu­vie­ron ele­va­dos car­gos pú­bli­cos

Jo­sé Joa­quín Ol­me­do y Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te, am­bos ecua­to­ria­nos, re­ci­bie­ron ciu­da­da­nía: de Pe­rú, el pri­me­ro, y de Mé­ji­co, el se­gun­do, pa­ra po­der ser en Lon­dres re­pre­sen­tan­tes di­plo­má­ti­cos de su se­gun­da pa­tria. Ro­ca­fuer­te siem­pre se con­si­de­ró ciu­da­dano de Amé­ri­ca y lo ex­pre­só nu­me­ro­sas ve­ces. Él no es­tu­vo atrás de la In­de­pen­den­cia de un país, le in­tere­só la de to­dos; tu­vo ac­ti­va par­ti­ci­pa­ción en la de Cu­ba, Mé­ji­co, Cen­troa­mé­ri­ca e in­di­rec­ta­men­te Ecua­dor.

Jo­sé An­to­nio Iri­sa­rri.

1. Pe­rió­di­co La Ver­dad Des­nu­da. 2. Tra­ta­do de Paz en­tre Co­lom­bia y Pe­rú. 1829

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.