¡ABA­JO EL GO­BIERNO! ¡MUE­RA ALFARO! 1907

ERA IN­DU­DA­BLE QUE LA SE­GUN­DA COM­PA­ÑÍA DEL CUER­PO DE PO­LI­CÍA ES­TA­BA COM­PRO­ME­TI­DA CON EL ATEN­TA­DO CON­TRA EL GE­NE­RAL ELOY ALFARO.

Memorias Porteñas - - NOJOTROS LOS MONTUVIOS SOMOS ASÍ… - POR: GA­BRIEL PA­RE­DES pa­re­[email protected]­na­sa.com.ec

Las co­plas re­vo­lu­cio­na­rias que don Emé­ri­to can­ta­ba, eran an­ta­ño­nes re­cuer­dos de una épo­ca pa­sa­da, tem­plan­do el ins­tru­men­to, bor­do­nea­ba la gui­ta­rra y a rit­mo de pa­sa­ca­lle, con su voz ca­si ron­ca, va­rias de ellas en­to­na­ba: “Aprés­te­me su ma­che­te com­pa­dre, pa’ po­der así com­ba­tir, por la cau­sa li­be­ral, en ba­ta­lla e’ de mo­rir, co­mo bue­nos mon­to­ne­ros, cual mon­tu­vios ague­rri­dos, ca­len­ta­do el guar­güe­ro, a nin­guno he­mos te­mi­do. Ba­jo es­te cie­lo cla­ro, hoy ha­ce­mos ju­ra­men­to, de­jar el úl­ti­mo alien­to, por mi ge­ne­ral Alfaro”. Aun así, al­gu­nos cons­pi­ra­do­res de su mis­mo par­ti­do que­rían eli­mi­nar­lo.

A las 4:45 de la ma­dru­ga­da del vier­nes 19 de ju­lio de 1907, mien­tras el pre­si­den­te Gral. Eloy Alfaro Delgado se en­con­tra­ba en­tre­ga­do al sue­ño en una pie­za del Pa­la­cio de la Go­ber­na­ción del Gua­yas, se es­cu­cha­ron dis­pa­ros por el nor­te y sur de la ciu­dad. Apa­re­ció al po­co ra­to una tur­ba ar­ma­da por la es­qui­na de Agui­rre y Pi­chin­cha, los que abrió fue­go so­bre el cuar­tel de Po­li­cía. Lue­go otro gru­po dis­pa­ra­ba des­de Cle­men­te Ba­llén y Pi­chin­cha, en el al­ma­cén del se­ñor Mi­guel Cam­po­dó­ni­co. La pre­ven­ción de la po­li­cía fue ata­ca­da, el ma­yor Pe­dro Pom­bar hi­zo fren­te an­te la hui­da des­con­tro­la­da del cuer­po de guar­dia, pu­dien­do cons­ta­tar que ocho po­li­cías que cus­to­dia­ban la ha­bi­ta­ción pre­si­den­cial se eva­dían por las es­ca­le­ras, sin je­fe. Era in­du­da­ble que la Se­gun­da Com­pa­ñía del Cuer­po de Po­li­cía es­ta­ba com­pro­me­ti­da con el aten­ta­do con­tra el ge­ne­ral Alfaro. Acu­dien­do de in­me­dia­to el co­man­dan­te Car­los Al­ber­to Núñez, a que la tro­pa se ar­ma­ra pa­ra com­ba­tir a los se­di­cio­sos, es­tos se ne­ga­ron ro­tun­da­men­te, mien­tras va­rios pre­sos po­lí­ti­cos, de­te­ni­dos en esas de­pen­den­cias, gri­ta­ban: ¡vi­va la li­ber­tad! ¡Aba­jo el go­bierno! ¡Mue­ra Alfaro!

DEL ATEN­TA­DO, ALFARO SA­LIÓ BIEN LI­BRA­DO.

In­sis­tien­do enér­gi­ca­men­te el co­man­dan­te Núñez jun­to al co­man­dan­te Sao­na en que la tro­pa se ar­ma­ra, un guar­dia dis­pa­ró con­tra Sao­na, pe­ro el pro­yec­til hi­rió gra­ve­men­te a Núñez y al ins­tan­te es­te mu­rió. En tan­to, el sar­gen­to Eg­ber­to Fuen­tes con­tes­ta­ba el fue­go de los trai­do­res del cuar­tel des­de arri­ba. La guar­dia de ho­nor que cus­to­dia­ba al pre­si­den­te Alfaro, per­te­ne­cien­te al es­cua­drón Ya­gua­chi y al ba­ta­llón Gua­yas No 1, des­ple­ga­ba sus lí­neas, arre­me­tien­do con fue­go nu­tri­do a los ata­can­tes, por Ma­le­cón y Agui­rre, de­rro­tán­do­los pron­ta­men­te, pre­ci­pi­tan­do la hui­da de los fa­ci­ne­ro­sos que gri­ta­ban: ¡aba­jo el Go­bierno!, ¡mue­ra Alfaro! Unos se di­ri­gían ha­cia Sa­ba­na Gran­de pa­ra lle­gar a Pas­cua­les y otros se per­dían en los man­gla­res del Sa­la­do. Je­fes, ofi­cia­les y sol­da­dos del ba­ta­llón de Ar­ti­lle­ría Al­ha­jue­la se man­tu­vie­ron so­bre sus ar­mas, dan­do una lec­ción a los que tra­ma­ron el asal­to. Cal­ma­dos los áni­mos y fue­ra de to­do pe­li­gro, por enési­ma vez don Eloy Alfaro, de es­ta re­frie­ga sa­lía bien li­bra­do.

PRE­SOS, MUER­TOS Y HE­RI­DOS FUE EL SAL­DO.

Se cap­tu­ró a Vi­cen­te Ba­rri­ga cuan­do

se es­con­día en la bo­ti­ca del Dr. Pie­dra, en­con­trán­do­se­le ar­ma­do con una ca­ra­bi­na y 100 ti­ros. Mu­chos mi­li­ta­res fue­ron re­du­ci­dos a pri­sión: ca­pi­tán Zavala, sar­gen­to Ru­bén Pa­la­cios, bri­ga­dier Ra­fael Ca­ma­cho, ma­ri­ne­ro Adol­fo Zu­ri­ta; ci­vi­les: Mar­tín Zavala, En­ri­que Va­len­zue­la, Au­re­lio Pa­rra, Cé­sar A. Na­ve­da, Luis An­to­nio y Pe­dro Pablo Me­di­na, Be­li­sa­rio Lu­na, etc. En­tre los sa­cri­fi­ca­dos por la cau­sa li­be­ral se con­ta­ban los te­nien­tes: Car­los A. Núñez, Arís­ti­des Rojas, Jo­sé Ra­món La­ra. Los sar­gen­tos: Ja­cin­to García, Se­gun­do Pa­re­des, Jo­sé Ho­me­ro Ar­boí­za. Sol­da­dos Vi­cen­te Ba­san­tes y Ma­nuel Ji­mé­nez, que­dan­do un cien­to de he­ri­dos. Al me­dio­día, el Cuer­po Con­su­lar re­si­den­te en el Puer­to, con la anuen­cia de los se­ño­res: Cham­bers, Kru­ger, Stagg, Kop­pel, Ri­ker, Mor­la, Rey­re, Cartw­rigth, Bai­lle y los Va­lla­rino, vi­si­ta­ron al Gral. Alfaro, fe­li­ci­tán­do­lo por ha­ber­se sal­va­do del in­ten­to de ase­si­na­to. El pre­si­den­te los re­ci­bió en el sa­lón prin­ci­pal del Pa­la­cio de la Go­ber­na­ción, ex­pre­sán­do­les su re­co­no­ci­mien­to. Ya en las úl­ti­mas co­plas, a don Emé­ri­to le bro­ta­ba el llan­to, con su que­bra­da voz y el guar­güe­ro se­ca­do, al­can­za­ba a de­cir: “mis ge­ne­ra­les Mon­te­ro y Alfaro, fue­ron muer­tos, arras­tra­dos y que­ma­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.