LA ME­JOR CO­RO­NA

del Cen­te­na­rio

Memorias Porteñas - - PORTADA -

En 1882 do­ña Josefa Vi­ve­ro de Gon­zá­lez fue vi­si­ta­da por el his­to­ria­dor pa­na­me­ño Juan Bau­tis­ta Pé­rez y So­to, quien le dio áni­mo en su ve­jez (aun­que no tan­to, por­que so­lo te­nía cin­cuen­ta y dos años, sino que pa­re­cía de más edad por­que no se arre­gla­ba y ves­tía de lu­to con his­to­rias y re­fe­ren­cias de la vi­da pú­bli­ca y pri­va­da del Li­ber­ta­dor). Do­ña Josefa pa­re­cía que ha­bía co­bra­do fuer­zas y la mus­tia tar­de de su vi­da se acla­ra­ba con los fas­tos de su hé­roe. Por sus consejos de­ci­dió par­ti­ci­par en los ac­tos con­me­mo­ra­ti­vos de­cre­ta­dos por el go­bierno del pre­si­den­te Guz­mán Blan­co de Ve­ne­zue­la, pa­ra ce­le­brar dig­na­men­te el cen­te­na­rio del na­ci­mien­to de Bo­lí­var en Ca­ra­cas. Pé­rez y So­to fue co­mi­sio­na­do pa­ra via­jar en su nom­bre, en­tre­gar una her­mo­sí­si­ma co­ro­na de oro y pla­ta en la tum­ba de Bo­lí­var, pu­bli­car un libro y en fin, pa­ra re­pre­sen­tar­la en to­do co­mo dig­na so­bri­na de las se­ño­ras Ga­ray­coa de Guayaquil, ami­gas de to­da la con­fian­za del Li­ber­ta­dor, a cu­yo efec­to do­ña Josefa le dio di­ne­ro a ma­nos lle­nas pa­ra que se hos­pe­da­ra en un buen ho­tel.

DE ORO Y PLA­TA

El 24 de ju­lio de 1883, Cen­te­na­rio del Na­ci­mien­to del Li­ber­ta­dor, el pue­blo ca­ra­que­ño se dio ci­ta en las ca­lles ador­na­das con ban­de­ras tri­co­lo­res. En­ca­be­za­ba el cor­te­jo el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, acom­pa­ña­do de Fer­nan­do S. Bo­lí­var, so­brino car­nal del Li­ber­ta­dor, que por sus se­sen­ta y más años de vi­da se apo­ya­ba en el bra­zo de Pé­rez y So­to. Lue­go se­guía la Co­mi­sión de Fes­te­jos, el Cuer­po Di­plo­má­ti­co, las Mi­sio­nes Es­pe­cia­les, las au­to­ri­da­des. Se des­cu­brió la co­ro­na del go­bierno que ha­bía si­do im­por­ta­da de Pa­rís y es­ta­ba ador­na­da con siem­pre­vi­vas re­co­gi­das en los lla­nos donde tan­to ha­bía com­ba­ti­do Bo­lí­var. A las 11 y 35 de la ma­ña­na fue lla­ma­do el delegado de do­ña Josefa pa­ra des­cu­brir la su­ya, que re­sul­tó tan gran­de y be­lla que arran­có un gri­to de ad­mi­ra­ción en to­dos los pre­sen­tes por su ri­que­za y magnificen­cia. El oro y la pla­ta es­ta­ban som­brea­dos y apa­re­cían plo­mos y blan­cos, co­mo co­rres­pon­día al so­lem­ne mo­men­to; la ador­na­ban lau­re­les flo­re­ci­dos y otras ra­mas de he­roi­co sim­bo­lis­mo. El di­se­ño fue con­fec­cio­na­do en Guayaquil por Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do Yca­za, hi­jo del poe­ta y muy da­do al dibujo co­mo su tío An­to­nio de Yca­za Sil­va, di­se­ña­dor del ce­men­te­rio de la ciu­dad en 1804.

DE­VO­CIÓN RETRIBUIDA

“Lás­ti­ma que no se pue­da aplau­dir”, ex­cla­mó un ca­ba­lle­ro. Otro ex­cla­mó: “es mag­ní­fi­ca y ha­ce ho­nor al re­to de la se­ño­ra Vi­ve­ro que al sa­ber lo del cen­te­na­rio di­jo: Quien más lo ad­mi­ra soy yo y se­ré la que me­jor que­de”. El pre­si­den­te Guz­mán Blan­co re­tri­bu­yó tal fi­ne­za bo­li­va­ria­na con­ce­dién­do­le a nues­tra pai­sa­na la or­den del Bus­to del Li­ber­ta­dor en el gra­do de co­men­da­dor de ter­ce­ra cla­se, con me­da­lla y di­plo­ma. La Co­mi­sión de Fes­te­jos le con­fi­rió la me­da­lla con­me­mo­ra­ti­va y nu­me­ro­sos pa­rien­tes de Bo­lí­var le en­via­ron re­cuer­dos. Va­len­ti­na Cle­men­te Bo­lí­var de Ca­ma­cho le re­ga­ló la mi­tad del pa­ñue­lo con que se cu­brió la ca­ra del ca­dá­ver en San­ta Mart­ha, con su re­tra­to per­so­nal y una car­ta en la que po­nía a sus ór­de­nes su ca­sa en Ca­ra­cas pa­ra cuan­do qui­sie­ra via­jar a Ve­ne­zue­la. Igual­men­te le re­mi­tió un me­chón de pe­lo uni­do por una cin­ti­lla ne­gra, cor­ta­do al ca­dá­ver de Bo­lí­var.

Pe­dro Ro­bles y Cham­bers me re­fi­rió en 1970 que do­ña Josefa Cle­men­te tam­bién po­se­yó otro pa­ñue­lo de Bo­lí­var ob­se­quia­do por el ge­ne­ral Cle­men­te Zá­rra­ga, quien a su vez lo ob­tu­vo del co­ro­nel Mariano Uz­tá­riz y Pa­la­cios, pri­mo her­mano del Li­ber­ta­dor, cuan­do se en­con­tra­ba en su le­cho de en­fer­mo en Ca­ra­cas. Es­te pa­ñue­lo fue guar­da­do por do­ña Josefa co­mo si

fue­ra una re­li­quia, den­tro de una ca­ji­ta con su co­rres­pon­dien­te ta­pa de cris­tal.

En el Pro­gra­ma im­pre­so del bai­le ofre­ci­do en el Pa­la­cio Pre­si­den­cial a las Mi­sio­nes Es­pe­cia­les, cons­ta una pol­ca ti­tu­la­da La Gra­ti­tud, de­di­ca­da a do­ña Josefa. Des­de Li­ma el Maes­tro Pau­ta, mú­si­co ecua­to­riano de gran fa­ma, le de­di­có otra com­po­si­ción. En Guayaquil, Ana Vi­lla­mil Yca­za creó el Vals de la co­ro­na. Sin em­bar­go, los me­jo­res agra­de­ci­mien­tos le lle­ga­ron de Ca­ra­cas, pues el li­te­ra­to Arís­ti­des Ro­jas le ob­se­quió un libro que ha­bía si­do de Bo­lí­var y dos cartas au­tó­gra­fas del Li­ber­ta­dor. Ame­no­do­ro Ur­da­ne­ta hi­zo lo mis­mo. Pé­rez y So­to ob­tu­vo de la Ca­sa de Bo­lí­var una ro­sa mag­no­lia de co­lor blan­co que di­se­ca­da con el ma­yor es­me­ro acom­pa­ñó a un bus­to de Bo­lí­var en­cha­pa­do en oro, re­mi­tien­do to­do a Guayaquil. Ser­vi­lle­tas y te­ne­do­res gra­ba­dos con el mo­no­gra­ma S. B., au­tó­gra­fos, li­bros, flo­res, cartas, re­tra­tos, per­ga­mi­nos, con­de­co­ra­cio­nes, pe­rió­di­cos, fo­to­gra­fías, co­pia de dis­cur­sos, fo­lle­tos y pro­gra­mas, to­do le lle­gó a do­ña Josefa, que al re­ci­bir tan­tos re­cuer­dos llo­ra­ba de emo­ción.

His­to­ria­dor Juan Bau­tis­ta Pé­rez y So­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.