CAU­SAS IN­TER­NAS PA­RA LA RUP­TU­RA DE LA IZ­QUIER­DA

LA OR­GA­NI­ZA­CIÓN DE LA IZ­QUIER­DA EN ECUA­DOR ES UN PRO­CE­SO CAR­GA­DO DE SI­TUA­CIO­NES CRÍ­TI­CAS. SU DI­VI­SIÓN ES UNA CONS­TAN­TE.

Memorias Porteñas - - GUAYAQUIL SIGLO XX - POR: JO­SÉ LUIS OR­TÍZ or­[email protected]­na­sa.com.ec

Es­ta his­to­ria, que se re­mon­ta a las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo pa­sa­do, es­tu­vo in­flui­da por acon­te­ci­mien­tos mun­dia­les, even­tos in­ter­nos de nues­tra po­lí­ti­ca y du­ras y ac­ci­den­ta­das dispu­tas de li­de­raz­go. Res­pec­to a los pri­me­ros hi­ci­mos una re­vi­sión en una crónica an­te­rior.

El he­cho po­lí­ti­co in­terno que in­flui­rá en la cri­sis de las or­ga­ni­za­cio­nes de iz­quier­da en Ecua­dor se­rá la Re­vo­lu­ción del 28 de Ma­yo de 1944, co­no­ci­da co­mo La Glo­rio­sa. Los so­cia­lis­tas se ad­he­ri­rán a ella con la con­vic­ción de que cons­ti­tuía el pri­mer paso pa­ra una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción so­cia­lis­ta, mien­tras que los co­mu­nis­tas man­ten­drán su te­sis de la “re­vo­lu­ción por eta­pas”. Pa­ra los pri­me­ros la re­vo­lu­ción es un pro­ce­so inin­te­rrum­pi­do, en­ca­be­za­do por un fren­te de tra­ba­ja­do­res en con­di­cio­nes de for­zar la in­ter­ven­ción de otros sec­to­res de ba­se de la so­cie­dad y de nú­cleos de la cla­se me­dia, mien­tras que la es­tra­te­gia co­mu­nis­ta se fun­da­men­tó en la ta­rea de cons­ti­tuir fren­tes po­pu­la­res, a fin de eje­cu­tar los su­ce­si­vos cam­bios de una so­cie­dad se­mi­feu­dal a una ca­pi­ta­lis­ta, co­mo an­te­sa­la del ad­ve­ni­mien­to del so­cia­lis­mo. Es­ta vi­sión se­rá cri­ti­ca­da du­ra­men­te por los so­cia­lis­tas que sos­ten­drán: “…los fren­tes po­pu­la­res han si­do la tum­ba de la re­vo­lu­ción en Amé­ri­ca Latina y el Ecua­dor…”.

SE AGUDIZAN LOS CON­FLIC­TOS

Otro de los mo­ti­vos pa­ra que se agu­di­ce esa di­vi­sión en las fi­las de la iz­quier­da se­rá la crí­ti­ca so­cia­lis­ta a la po­si­ción del di­ri­gen­te má­xi­mo del PCE Pe­dro Saad, quien ha­bría con­de­na­do a la “re­vo­lu­ción so­cial” y ma­ni­fes­ta­do su “to­tal res­pe­to a la pro­pie­dad pri­va­da” (co­mo lo sos­tie­ne el di­ri­gen­te so­cia­lis­ta de la épo­ca Ma­nuel Agus­tín Agui­rre en el 4to. to­mo de sus Obras com­ple­tas). Los so­cia­lis­tas de­nun­cia­rán co­mo ar­bi­tra­ria la en­tre­ga del po­der a Ve­las­co, lue­go del 28 de Ma­yo, con­tra dis­po­si­cio­nes ex­pre­sas del Bu­ró Po­lí­ti­co de la ADE, fun­da­men­ta­das en la de­fi­ni­ción de un pro­ce­so y una pro­gra­ma­ción con la am­plia par­ti­ci­pa­ción de las fuer­zas po­lí­ti­cas in­te­gran­tes de esa en­ti­dad. Los con­flic­tos en­tre las agru­pa­cio­nes de iz­quier­da se agu­di­za­ron co­mo con­se­cuen­cia de di­ver­gen­cias y ac­ti­tu­des en­fren­ta­das en torno a la ela­bo­ra­ción de la Cons­ti­tu­ción, por lo que la dic­ta­du­ra de Ve­las­co, pro­cla­ma­da el 30 de mar­zo de 1946, re­pri­mi­rá con fuer­za a los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos de iz­quier­da, di­ri­gen­tes de tra­ba­ja­do­res, es­tu­dian­ti­les, etc.

¿RE­CO­NO­CI­MIEN­TOS AUTOCRÍTIC­OS?

La in­ter­ven­ción de la iz­quier­da en La Glo­rio­sa fue eva­lua­da por los dos par­ti­dos de esa ten­den­cia. El Par­ti­do Co­mu­nis­ta, en su tercer con­gre­so rea­li­za­do en no­viem­bre de 1946, re­co­no­ce­rá que no ac­tuó con la cla­ri­dad su­fi­cien­te pa­ra ubi­car los fac­to­res que im­pi­die­ron el cum­pli­mien­to del pro­gra­ma de ADE, con­si­de­ra­do co­mo la pri­me­ra eta­pa de lo que te­nía que ser un pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio en Ecua­dor. La pre­sen­cia del Par­ti­do Con­ser­va­dor y del Fren­te De­mo­crá­ti­co se­rán, se­gún su vi­sión, las obs­truc­cio­nes pro­feu­da­les que obs­ta­cu­li­za­ron la eje­cu­ción de una “re­vo­lu­ción de­mo­crá­ti­co-bur­gue­sa” co­mo paso pre­vio a la trans­for­ma­ción so­cia­lis­ta del país. En un acá­pi­te del do­cu­men­to cen­tral de ese Con­gre­so se di­ce: “…sem­bra­mos ilu­sio­nes en las ma­sas, per­mi­ti­mos su des­orien­ta­ción, hi­ci­mos con­ce­sio­nes a los se­ño­res feu­da­les y al cle­ro, no su­pi­mos pro­fun­di­zar el pro­ce­so de re­vo­lu­ción…” y se sos­tie­ne que Ve­las­co Iba­rra ha­bría si­do la ca­be­za de “las fuer­zas reac­cio­na­rias de la coa­li­ción”. Pa­ra es­te par­ti­do, el gol­pe del 30 de mar­zo de 1946 fue el triun­fo de las “fuer­zas reac­cio­na­rias”, por lo que “…co­rres­pon­de a nues­tro par­ti­do: im­pul­sar la re­vo­lu­ción de­mo­crá­ti­co-bur­gue­sa en el Ecua­dor y lu­char por­que los pos­tu­la­dos de es­ta re­vo­lu­ción sean lle­va­dos has­ta su fin ba­jo la orien­ta­ción del pro­le­ta­ria­do…”.

El Par­ti­do So­cia­lis­ta cri­ti­có esa po­si­ción y sos­tu­vo que “…esa te­sis de la re­vo­lu­ción de­mo­crá­ti­co-bur­gue­sa es un par­to que no tie­ne fin, y can­ce­la, en de­fi­ni­ti­va, to­da la po­si­bi­li­dad de una Re­vo­lu­ción so­cia­lis­ta…”. Los so­cia­lis­tas re­co­no­cie­ron que al in­te­rior de su or­ga­ni­za­ción se for­ma­ron tres ten­den­cias: de de­re­cha, de cen­tro y de iz­quier­da, y que la pri­me­ra es­ta­ba muy cer­ca de los plan­tea­mien­tos del Par­ti­do Co­mu­nis­ta. A pro­pó­si­to de esa “de­fec­ción”, el di­ri­gen­te del ala iz­quier­dis­ta del so­cia­lis­mo, Ma­nuel Agus­tín Agui­rre, sos­ten­drá que la se­pa­ra­ción de va­rios mi­li­tan­tes de esa ideo­lo­gía se con­cre­ta­rá el mo­men­to en que Luis Mal­do­na­do Ta­ma­yo, co­mo nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral, acon­se­ja apo­yar la can­di­da­tu­ra de Ga­lo Pla­za a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca y los so­cia­lis­tas Car­los Cue­va Ta­ma­riz y Co­lón Se­rrano Mu­ri­llo co­la­bo­ran con ese go­bierno co­mo mi­nis­tros de Edu­ca­ción y de Eco­no­mía res­pec­ti­va­men­te.

Ma­nuel Agus­tín Agui­rre.

Pe­dro Saad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.