NAR­CI­SA DE JE­SÚS

Y EL GO­BER­NA­DOR

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO san­[email protected]­na­sa.com.ec

Era el 15 de enero de 1972, mar­tes de car­na­val, cuan­do las Fuer­zas Ar­ma­das asu­mie­ron el po­der de la na­ción, li­de­ra­das por el general Gui­ller­mo Ro­drí­guez Lara, quien adop­tó la con­di­ción de pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Días des­pués, el ca­pi­tán de na­vío Re­nán Ol­me­do Gon­zá­lez fue nom­bra­do go­ber­na­dor de la pro­vin­cia del Gua­yas, lo que se le­ga­li­zó con el Acuer­do No. 46 del 14 de mar­zo.

Nar­ci­sa de Je­sús Mar­ti­llo Mo­rán, na­ci­da en Nobol, Gua­yas, el 29 de oc­tu­bre de 1832, fue una jo­ven lai­ca ca­tó­li­ca muy de­vo­ta. A los 18 años emi­gró a Gua­ya­quil, y allí al­ter­nó los ofi­cios domésticos con la ora­ción y la pe­ni­ten­cia. En la ca­te­dral se de­di­có al apos­to­la­do, en­se­ñan­do el ca­te­cis­mo a ni­ños de la ciu­dad.

RES­TOS LLE­VA­DOS A GUA­YA­QUIL

Por 1868 se tras­la­dó a Li­ma pa­ra con­ti­nuar con su for­ma­ción. Allí vi­vió en el con­ven­to del Pa­tro­ci­nio, co­mo lai­ca, pe­ro muy en­tre­ga­da a Dios. Po­co tiem­po des­pués en­fer­mó, fa­lle­cien­do el 8 de di­ciem­bre de 1869. Pa­sa­ron va­rias dé­ca­das y el cuerpo se man­tu­vo in­co­rrup­to, acre­cen­tan­do su ve­ne­ra­ción en Li­ma, cre­cien­do su fa­ma de san­ti­dad y atri­bu­yén­do­le al­gu­nos mi­la­gros. En 1955 sus res­tos fue­ron lle­va­dos a Gua­ya­quil y aco­mo­da­dos en la igle­sia San José de los pa­dres je­sui­tas.

SO­LI­CI­TUD DE TRAS­LA­DO A NOBOL

El 29 de agos­to de 1972 el Con­se­jo Can­to­nal de Dau­le, aco­gien­do el pe­di­do del Co­mi­té Pro Tras­la­do de los Res­tos de Nar­ci­sa de Je­sús a su tierra na­tal, Nobol, emi­tió una re­so­lu­ción que, en­tre sus nu­me­ra­les pi­de a los pa­dres de la con­gre­ga­ción je­sui­ta que per­mi­ta que sus res­tos sean tras­la­da­dos a su tierra de ori­gen. Los pa­dres je­sui­tas ma­ni­fes­ta­ron que pa­ra que se efec­túe la sa­li­da de los res­tos de la Sier­va Nar­ci­sa de Je­sús, que des­can­sa­ban en la igle­sia San José de Gua­ya­quil era in­dis­pen­sa­ble la au­to­ri­za­ción de su san­ti­dad el pa­pa Pa­blo VI.

Por esas cir­cuns­tan­cias en va­rias oca­sio­nes los ha­bi­tan­tes de Nobol ha­bían oca­sio­na­do gra­ves con­flic­tos, co­mo apo­de­rar­se de la igle­sia de Nobol, to­mar de rehén a miem­bros de la Igle­sia ca­tó­li­ca de Gua­ya­quil y ce­rrar la vía Gua­ya­quil-Dau­le, atra­ve­san­do es­ta­dos de vio­len­cia que po­dían traer con­se­cuen­cias muy gra­ves pa­ra la Igle­sia y pa­ra la paz de la pro­vin­cia del Gua­yas.

GES­TIO­NES DEL GO­BER­NA­DOR RE­NÁN OL­ME­DO

Con el fin de me­diar en el con­flic­to, el ca­pi­tán de na­vío Re­nán Ol­me­do, go­ber­na­dor del Gua­yas, con­si­guió la apro­ba­ción del Go­bierno pa­ra efec­tuar ges­tio­nes di­rec­tas con el Va­ti­cano, y en­vió a Ro­ma al je­fe po­lí­ti­co del can­tón, don Pa­blo We­ber Cu­bi­llo, con la mi­sión de in­for­mar los acon­te­ci­mien­tos y so­bre el pe­li­gro de que la si­tua­ción se vol­vie­ra in­sos­te­ni­ble si los res­tos no eran tras­la­da­dos a Nobol.

El 11 de no­viem­bre de 1972, el em­ba­ja­dor del Ecua­dor an­te la San­ta Se­de in­for­mó que “un en­via­do es­pe­cial del go­ber­na­dor mi­li­tar de la pro­vin­cia del Gua­yas ha ve­ni­do a Ro­ma con el fin de in­for­mar y tra­tar so­bre es­te asun­to con las au­to­ri­da­des va­ti­ca­nas. Me ha di­cho que el nun­cio apos­tó­li­co, mon­se­ñor Lui­gi Ac­co­gli, co­no­ce el asun­to y se ha di­ri­gi­do a la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do in­for­man­do so­bre el par­ti­cu­lar. Me di­ce tam­bién que su emi­nen­cia el car­de­nal Pa­blo Mu­ñoz Ve­ga, ar­zo­bis­po de Quito, y el ar­zo­bis­po de Gua­ya­quil, mon­se­ñor Ber­nar­dino Eche­ve­rría, han da­do su opi­nión fa­vo­ra­ble pa­ra el tras­la­do de los res­tos al men­cio­na­do pue­blo”.

Efec­ti­va­men­te, di­cho je­fe po­lí­ti­co con­fe­ren­ció con las au­to­ri­da­des del Va­ti­cano más cer­ca­nas al Pa­pa, de­mos­trán­do­les que las cir­cuns­tan­cias eran di­fí­ci­les y que in­clu­so es­tas po­dían lle­gar a ser muy gra­ves. El Pa­pa aco­gió el pe­di­do y dio su au­to­ri­za­ción pa­ra que Nar­ci­sa fue­ra tras­la­da­da a Nobol, por ello sus po­bla­do­res ex­pre­sa­ron una eter­na gratitud al al­mi­ran­te Ol­me­do por la re­so­lu­ción a que lle­gó en es­te ca­so.

Co­mo co­lo­fón es de ex­pre­sar que Nar­ci­sa de Je­sús fue bea­ti­fi­ca­da por Juan Pa­blo II el 25 de oc­tu­bre de 1992, y Be­ne­dic­to XVI la ca­no­ni­zó el 12 de oc­tu­bre de 2008. Ac­tual­men­te sus res­tos son ve­ne­ra­dos por mul­ti­tu­des de pe­re­gri­nos que lle­gan a Nobol.

Nar­ci­sa de Je­sús Mar­ti­llo Mo­rán.

El con­tral­mi­ran­te Re­nán Ol­me­do Gon­zá­lez ex­pli­can­do la eje­cu­ción del tras­la­do de Nar­ci­sa a Nobol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.