LA IN­FLUEN­CIA DE JU­LIO ESAÚ DEL­GA­DO Y DE VÍC­TOR VA­LEN­CIA NIE­TO

EN­TRE 1915 Y 1919 EL POE­TA CA­YÓ EN LA MEN­DI­CI­DAD, QUE LUE­GO LO LLE­VÓ A LA MUER­TE CO­MO CON­SE­CUEN­CIA DE UNA DE­CI­SIÓN ERRA­DA.

Memorias Porteñas - - EL QUINTO DECAPITADO (5) -

LA MEN­DI­CI­DAD Y LA CAÍ­DA. 1915 A 1918.

Sa­be­mos que en 1917 te­nía al­gún con­tac­to con el gran com­po­si­tor Víc­tor Va­len­cia Nie­to, oriun­do de Ma­cha­chi, de se­gu­ro no pa­rien­tes. Los dos Va­len­cia ama­ban y ad­mi­ra­ban a com­po­si­to­res co­lom­bia­nos co­mo Ju­lio Fló­rez, En­ri­que Ál­va­rez He­nao o Ju­lio Esaú Del­ga­do. En ma­yo de 1917 en ca­sa del ca­pi­tán Car­los No­boa Saá en la es­qui­na de la av. Co­lom­bia y Eli­zal­de, Víc­tor Va­len­cia pu­so -al piano- mú­si­ca al be­llí­si­mo poe­ta Di­sec­ción, de Esaú Del­ga­do. Lo hi­zo in­mor­tal:

Me rom­pie­ron el crá­neo a gol­pes len­tos Y vie­ron los doc­to­res ad­mi­ra­dos Que al mo­rir mis pos­tre­ros pen­sa­mien­tos A ella so­la es­tu­vie­ron con­sa­gra­dos

Le­van­ta­ron mi pár­pa­do caí­do Y en mi pu­pi­la tur­bia y apa­ga­da En­con­tra­ron cual ave en­tre su ni­do su ima­gen ado­ra­da re­tra­ta­da.

Y del pe­cho, es­ca­po­se co­mo un gri­to Y el co­ra­zón bus­ca­ron en­se­gui­da So­lo en­con­tra­ron sin ca­lor el hue­so, Me ha­bía ro­ba­do el co­ra­zón en vi­da.

Lo in­tere­san­te es que Di­sec­ción es­ti­mu­ló a Fé­lix a es­cri­bir su pos­trer poe­ma En la mor­gue, don­de prác­ti­ca­men­te va­ti­ci­na no so­lo su fi­nal, sino su pro­pia au­top­sia. Y a pe­sar del tono to­tal­men­te ma­so­quis­ta y tris­te del poe­ma, di­ce com­ple­men­ta­ria­men­te que su co­ra­zón se des­hi­zo en una llu­via de ru­bíes:

Ex­ten­die­ron so­bre el már­mol el ca­dá­ver del poe­ta Y ase­rran­do el crá­neo, tris­te pie­za ex­pia­to­ria Des­cu­brie­ron la ne­gruz­ca y on­du­lan­te tra­yec­to­ria Que el ve­neno si­guió rau­do des­tru­yen­do la vi­da.

Los cu­rio­sos prac­ti­can­tes ob­ser­va­ron en­se­gui­da Aquel crá­neo que en un tiem­po so­ñó aca­so con la glo­ria Y allí es­ta­ba cual bri­llan­te cal­ci­na­do y he­cho es­co­ria Se­me­jan­do so­bre el már­mol, una per­la en­ne­gre­ci­da.

En su pe­cho es­ta­ba ro­to el co­ra­zón por el que­bran­to Y un gran coá­gu­lo de san­gre so­la­men­te pa­re­cía Aquel que hi­zo al po­bre bar­do, so­ñar mu­cho y amar tan­to.

Arran­cán­do­le muy lue­go con ex­tra­ños bis­tu­ríes Y al to­mar­lo un prac­ti­can­te que es­tu­diár­se­lo que­ría Se des­hi­zo en­tre sus ma­nos co­mo en llu­via de ru­bíes.

El poe­ma de­mues­tra ade­más que el poe­ta era un asi­duo a las prác­ti­cas de las au­top­sias de los es­tu­dian­tes y que desem­pe­ña­ba fun­cio­nes de muy ba­jo per­fil en el hos­pi­tal: asun­tos de lim­pie­za, de eli­mi­na­ción de ex­cre­tas y aún de eli­mi­na­ción de res­tos or­gá­ni­cos.

LA MUER­TE Y EL EN­TIE­RRO. 1917-19

Es­ta­ba en plan de des­pe­dir­se, se dio por vi­si­tar con más fre­cuen­cia a An­dra­de Coe­llo, que aho­ra se ha­bía tras­la­da­do a una ca­sa de la ca­lle Im­ba­bu­ra, por de­trás de la mu­ra­lla de San Fran­cis­co. Su due­ño de­cía que era una ca­sa en­can­ta­da, a él le en­tre­ga­ría su ma­nus­cri­to pós­tu­mo que ve­ría la 2ª edi­ción en 1934 en la im­pren­ta de Leo­pol­do Fer­nán­dez.

Vi­si­tó a su mé­di­co, el Dr. Ga­briel Arau­jo, y le en­tre­gó su fo­to­gra­fía, qui­zás la única que se to­mó en su vi­da. Por ven­tu­ra del Dr. Arau­jo la pa­só al gran his­to­ria­dor y co­lec­cio­nis­ta Dr. Miguel Díaz Cue­va, quien nos ha per­mi­ti­do re­pro­du­cir­la.

Un día en­tró al ce­men­te­rio de su pa­rro­quia de La Mag­da­le­na y le de­di­có un poe­ma:

Ca­lla­do, tem­blo­ro­so, es­tre­me­ci­do Tras­pa­sé el ne­gro um­bral del ce­men­te­rio Don­de reina el si­len­cio y el ol­vi­do. Don­de reina el ol­vi­do y el mis­te­rio.

En esas tum­bas, cuán­tas al­mas muer­tas En­con­tra­ron su es­ca­pe y su sa­li­da.

Lla­ma­ron y al abrir­se por sus puer­tas Hu­ye­ron a otro mun­do y otra vi­da.

Y cuán­ta al­ma en su bor­de se des­ma­ya Cuán­ta vi­da en su abis­mo se de­rrum­ba

La muer­te es­pe­ra al náufrago en la pla­ya La muer­te es­pe­ra al náufrago en la tum­ba.

Se­gu­ra­men­te, des­de 1917 el poe­ta ha­lló aco­gi­da tem­po­ral en el hos­pi­tal San Juan de Dios, al que lla­ma­ba Mi cuar­tel de in­vierno. Le per­mi­tía de­fen­der­se del frío y del ham­bre. Con­ta­ba con el vis­to bueno de los in­ter­nos pa­ra “hos­pi­ta­li­zar­se” cual si fue­ra en­fer­mo, por tem­po­ra­das. Su vi­da se trans­for­mó pues por tem­po­ra­das. Di­ce el tes­ti­go pre­sen­cial, Dr. Abel Al­vear, que se pa­sea­ba por los pa­si­llos y que con­ver­sa­ba ani­ma­da­men­te con los en­fer­mos.

¿Era en­ton­ces un va­go que com­pen­sa­ba su es­ta­do cuan­do ha­bía dos o tres co­mo­di­da­des? No, era un poe­ta to­tal, que no es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra la vi­da en su glo­ba­li­dad. Na­die se ima­gi­na a Me­dar­do Ángel Sil­va car­gan­do far­dos en el mue­lle de Gua­ya­quil ni a Hum­ber­to Fie­rro pin­tan­do el tum­ba­do de una ca­sa. Eran las li­mi­ta­cio­nes de la es­té­ti­ca en su má­xi­mo es­plen­dor.

De­bió ser no­viem­bre de 1918 cuan­do lle­gó a Con­sul­ta Ex­ter­na del hos­pi­tal. Te­nía un mal me­nor que no ne­ce­si­ta­ba hos­pi­ta­li­za­ción, pe­ro pi­dió de fa­vor el que se lo in­gre­sa­ra. El alumno Al­vear le se­ña­ló la ca­ma num. 12 en la Sa­la de Clínica In­ter­na del emi­nen­te mé­di­co Dr. Ri­car­do Vi­lla­vi­cen­cio. Re­fie­re Al­vear en su fo­lle­to Anec­do­ta­rio Qui­te­ño, que el poe­ta te­nía una me­le­na ne­gra y blan­ca, pues ha­bía en­ca­ne­ci­do pre­ma­tu­ra­men­te y que su as­pec­to mo­vía a lás­ti­ma to­tal. Al pa­sar vi­si­ta se re­por­ta­ba esa ca­ma co­mo va­cía. El mé­di­co je­fe ha­bía dis­pues­to que los en­fer­mos co­mu­nes po­dían com­par­tir la sa­la con los en­fer­mos de ti­foi­dea, a quie­nes sim­ple­men­te se les po­nía un biom­bo. El poe­ta per­ma­ne­ció más de un mes en esa sa­la, fue allí que le sor­pren­dió uno de los fre­cuen­tí­si­mos bro­tes tí­fi­cos de la ciu­dad y da­do su mal es­ta­do de de­fen­sas su­cum­bió el 3 de enero de 1919, a los 33 años de edad.

Esaú Del­ga­do con sus hi­jos.

Víc­tor Va­len­cia Nie­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.