EL AVIÓN ECUA­DOR Y EL VUE­LO DE CIR­CUN­VA­LA­CIÓN AL PAÍS

CIN­CO ETA­PAS TU­VO EL PRI­MER RE­CO­RRI­DO QUE DES­DE EL AI­RE SE REALI­ZÓ POR EL TE­RRI­TO­RIO NA­CIO­NAL. CUL­MI­NÓ EL 3 DE AGOS­TO DE 1932.

Memorias Porteñas - - NOJOTROS LOS MONTUVIOS SOMOS ASÍ… - POR: GA­BRIEL PA­RE­DES pa­re­[email protected]­na­sa.com.ec

El do­min­go 31 de ju­lio de 1932 en­tra­ba vo­lan­do por los cie­los de Gua­ya­quil el avión Ecua­dor, lan­zan­do ho­jas vo­lan­tes so­bre la ciu­dad, ca­yen­do al­gu­nas en el mer­ca­do del sur, don­de apeá­ba­mos nues­tra ca­noa car­ga­da de na­ran­jas pa­ra la ven­ta. Es­ta ae­ro­na­ve es­ta­ba pi­lo­tea­da por los ca­pi­ta­nes de avia­ción Cosme Re­ne­lla y Luis A. Man­ti­lla, y los acom­pa­ña­ba el me­cá­ni­co Bruno Cec­co­vi­lli, rea­li­zan­do el vue­lo de Cir­cun­va­la­ción a la Re­pú­bli­ca, con el ob­je­to de es­tu­diar las con­di­cio­nes at­mos­fé­ri­cas pa­ra es­ta­ble­cer nue­vos cam­pos de ate­rri­za­je. El vier­nes 22 ha­bían sa­li­do del cam­po de avia­ción de La­ta­cun­ga, rum­bo a la ciu­dad de Cuen­ca, des­cen­dien­do a las 9:54 en el cam­po Ma­ris­cal La Mar; re­ci­bi­dos por un nu­me­ro­so pú­bli­co y au­to­ri­da­des de la ca­pi­tal azua­ya, quie­nes les brin­da­ron un me­re­ci­do aga­sa­jo. La se­gun­da eta­pa a cu­brir se­ría Cuen­ca Lo­ja. Cre­yen­do te­ner buen tiem­po des­pe­ga­ron, pe­ro al en­trar a la cor­di­lle­ra de Ata­ca­mes ha­lla­ron una den­sa cor­ti­na de nu­bes, se­gui­da de fuer­tes ven­ta­rro­nes, no ha­bien­do más re­me­dio que “vol­tear gru­pa”, co­mo se di­ce en tér­mi­nos ca­ba­llís­ti­cos, pa­ra vol­ver­lo a in­ten­tar el día si­guien­te. A las 2:30 de­co­la­ron del Ma­ris­cal La Mar, pa­san­do Tar­qui, Na­bón, Oña, y sien­do las 3:10, estaban ya del otro la­do, lle­gan­do sin con­tra­tiem­pos al cam­po de La To­ma. Que­da­ba por cum­plir la ter­ce­ra eta­pa: Lo­ja- Gua­ya­quil.

COSME RE­NE­LLA ES VÍC­TI­MA DE UN EN­GA­ÑO

En la pis­ta, el avión Ecua­dor des­pe­gó de La To­ma el do­min­go 31, a las 6:25 de la ma­ña­na, con rum­bo al puer­to gua­ya­qui­le­ño, pe­ro mo­men­tos an­tes de par­tir, el ca­pi­tán Cosme Re­ne­lla, re­ci­bió de ma­nos de los se­ño­res S. Gó­mez y Eduar­do Lu­de­ña, di­rec­to­res de El Cri­sol (se­ma­na­rio in­de­pen­dien­te y de com­ba­te), un pa­que­te ce­rra­do con­te­nien­do ho­jas, pa­ra que al mo­men­to de vo­lar so­bre la ciu­dad las arro­ja­ran, ase­ve­ran­do que el contenido de aque­llas mi­si­vas era un sa­lu­do de Lo­ja pa­ra los gua­ya­qui­le­ños.

Un con­jun­to im­pe­ne­tra­ble de nu­bes cu­bría el ho­ri­zon­te. Vo­lan­do en­tre 15 y 20 mil pies de al­tu­ra, se rea­li­za­ba la tra­ve­sía, has­ta po­der di­vi­sar la ha­cien­da Jo­se­fi­na, Pun­ta de Pie­dra, lue­go el río y la ciu­dad, a la que le die­ron va­rias vuel­tas pa­ra sa­lu­dar­la, lan­zar los pa­pe­li­tos y en­fi­lar al cam­po de avia­ción Si­món Bo­lí­var, a las 8:05, an­tes del me­dio­día. Ape­nas ate­rri­zó el apa­ra­to vo­la­dor, el ca­pi­tán Re­ne­lla fue in­te­rro­ga­do so­bre el contenido de la pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca re­vo­lu­cio­na­ria de las ho­jas ti­ra­das, en don­de se in­ci­ta­ba a re­ve­lar­se con­tra el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co cons­ti­tui­do. En­te­ra- do del asun­to, Cosme Re­ne­lla (lla­ma­do el pa­dre de la avia- ción ecua­to­ria­na), en­vió un te­le­gra­ma de pro­tes­ta a los di­rec­to­res de El Cri­sol, en don­de evi­den­cia­ba el en­ga­ño vil y trai­cio­ne­ro del que ha­bía si­do víc­ti­ma, que­rien­do de es­te mo­do in­si­dio­so, da­ñar su bien ga­na­da repu­tación.

LA ÚL­TI­MA ETA­PA Y SU DES­VIÓ A MAN­TA

Es­tan­do pro­gra­ma­do el úl­ti­mo tra­yec­to de vue­lo, Gua­ya­quil-Quito, Man­ti­lla y Cec­co­vi­lli re­vi­sa­ban el avión, en don­de lle­va­rían co­rreo gu­ber­na­men­tal pa­ra la ca­pi­tal y La­ta­cun­ga. El mi­nis­tro de Gue­rra, co­ro­nel Ri­car­do As­tu­di­llo, or­de­nó al je­fe de zo­na, ma­yor Pe­dro Tra­ver­sa­ri, dis­po­ner del vue­lo de di­chos avia­do­res pa­ra que a las 10 de la ma­ña­na del mar­tes 2 de agos­to, se di­ri­gie­ran a la ciu­dad de Man­ta en la pro­vin­cia de Ma­na­bí, con el fin de inau­gu­rar el Cam­po de Avia­ción Eloy Al­fa­ro. Em­plean­do una ho­ra y do­ce mi­nu­tos de vue­lo, el avión Ecua­dor to­mó pis­ta en Man­ta, ate­rri­zan­do sin no­ve­dad, sien­do ova­cio­na­dos por el pue­blo. Des­pués de con­clui­dos los fes­te­jos por la inauguraci­ón, los pi­lo­tos des­can­sa­ban, pe­ro pen­san­do en se­guir su via­je a Quito. Ha­bién­do­se cum­pli­do has­ta ese mo­men­to: de La­ta­cun­ga a Cuen­ca, 230 ki­ló­me­tros; de Cuen­ca a Lo­ja, 150; de Lo­ja a Gua­ya­quil, 240; de Gua­ya­quil a Man­ta 120, fal­tan­do com­ple­tar 275 ki­ló­me­tros ha­cia la ca­pi­tal.

CUL­MI­NÓ CON ÉXI­TO LA MI­SIÓN.

El avión al­zó vue­lo de Man­ta el 3 de agos­to a las 7:50 a. m., lle­gan­do a Quito a las 9:25, sien­do re­ci­bi­dos con des­bor­dan­te ju­bi­lo de­mos­tra­do por el pue­blo ca­pi­ta­lino y las au­to­ri­da­des mi­li­ta­res, de­bi­do al ro­tun­do éxi­to al­can­za­do por la avia­ción na­cio­nal al com­ple­tar el Raid de Cir­cun­va­la­ción de la Re­pú­bli­ca, cu­brien­do apro­xi­ma­da­men­te 1.200 ki­ló­me­tros; em­plean­do 8 ho­ras de vue­lo, la mi­sión que­dó cum­pli­da. Y la ho­ji­ta tra­ta­ba so­bre un pro­ble­ma que te­nía el se­ñor Neptalí Bo­ni­faz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.