UN SA­BIO FRAN­CÉS en el Gua­ya­quil co­lom­biano

ALCIDES D’ORBIGNY RE­GIS­TRÓ EN SUS TRA­BA­JOS LA IMA­GEN DE NUES­TRA CIU­DAD, DIBUJADA POR LOS AR­TIS­TAS QUE LO ACOM­PA­ÑA­BAN.

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: MELVIN HO­YOS ho­[email protected]­na­sa.com.ec

Den­tro del cú­mu­lo de ex­pe­di­cio­nes or­ga­ni­za­das por el go­bierno de Fran­cia con el fin de co­no­cer la his­to­ria na­tu­ral del pla­ne­ta y par­ti­cu­lar­men­te la de Amé­ri­ca y Asia, ocu­pa un lu­gar de par­ti­cu­lar im­por­tan­cia el pe­ri­plo de 7 años y 7 me­ses rea­li­za­do por el in­sig­ne na­tu­ra­lis­ta Alcides D’Orbigny e ini­cia­do en 1825 con su sa­li­da des­de Bur­deos, a bor­do del ber­gan­tín Jef­fer­son.

En la pá­gi­na 88 de su obra Via­je pin­to­res­co a las dos Amé­ri­cas, Asia y Afri­ca, el sa­bio na­tu­ra­lis­ta fran­cés nos cuen­ta que sal­dría de Quito rum­bo a Gua­ya­quil el 6 de oc­tu­bre de 1827, lle­gan­do a nues­tra ciu­dad el día 12 del mis­mo mes, o sea seis días des­pués.

CON DI­BU­JAN­TES E ILUS­TRA­DO­RES

Ca­be des­ta­car que con D’Orbigny (así co­mo con to­dos los ex­pe­di­cio­na­rios que ha­cían es­te ti­po de via­jes de in­ves­ti­ga­ción), via­ja­ban, a fal­ta de fo­tó­gra­fos (pues aún no exis­tía la fo­to­gra­fía), di­bu­jan­tes e ilus­tra­do­res que gra­fi­ca­ban to­do lo que les pe­dían el equi­po de na­tu­ra­lis­tas de la ex­pe­di­ción, amén de de­jar con­sig­na­do en imágenes a las po­bla­cio­nes por don­de pa­sa­ban, en el ca­so de que es­tas tu­vie­sen al­go im­por­tan­te que apor­tar al ob­je­to de la ex­pe­di­ción.

Los di­bu­jan­tes de D’Orbigny, co­mo él mis­mo lo ano­ta en la primera pá­gi­na de su li­bro, fue­ron M. de Sain­son y Ju­lio Boilly, res­pon­sa­bles de la ela­bo­ra­ción de una in­nu­me­ra­ble can­ti­dad de re­tra­tos así co­mo de más de seis­cien­tas lá­mi­nas de pai­sa­jes y es­pe­cí­me­nes, to­das las cua­les fue­ron en­tre­ga­das a los me­jo­res ar­tis­tas de París pa­ra ser gra­ba­das en ace­ro, con mi­ras a su pu­bli­ca­ción. Nues­tra ciu­dad no sería la ex­cep­ción, den­tro de es­te tra­ba­jo, y si fue im­por­tan­te to­do lo que el sa­bio fran­cés anotó en sus ob­ser­va­cio­nes al pa­sar por ella, no lo es me­nos la ima­gen que es­ta pre­sen­tó al mo­men­to de ser dibujada por los ar­tis­tas que lo acom­pa­ña­ban.

EL RÍO, LAS BAL­SAS Y LA AR­QUI­TEC­TU­RA

Los as­pec­tos que lla­ma­ron la aten­ción del fran­cés al en­trar en la ciu­dad se­rían, el ce­rro San­ta Ana, al que por al­gu­na des­co­no­ci­da ra­zón le lla­ma La Pol­vo­ro­sa; el río de Gua­ya­quil (que es el nom­bre con el que en la an­ti­güe­dad se co­no­cía al Gua­yas), sor­pren­dién­do­le su an­cho y di­cien­do que es­te era “el do­ble que el del Tá­me­sis” y la enor­me ac­ti­vi­dad ma­rí­ti­ma y co­mer­cial que es­te te­nía, des­ta­can­do el mo­vi­mien­to de las “bal­sas ha­bi­ta­ción” sur­tas en él. Sain­son ilus­tra­ría di­chas bal­sas en dos de los tres gra­ba­dos que de Gua­ya­quil hi­cie­ran los di­bu­jan­tes de la ex­pe­di­ción, mien­tras que Boilly di­bu­ja­ría la igle­sia de San­to Do­min­go, muy es­pe­cial sin lu­gar a du­das, por ser la más an­ti­gua de la ciu­dad.

Es de des­ta­car la sor­pre­sa de los in­te­gran­tes de la ex­pe­di­ción al ver que las igle­sias gua­ya­qui­le­ñas, cu­ya mo­des­ta fac­tu­ra en madera, ca­ña y bi­jao, en na­da po­día com­pe­tir con la gi­gan­tes­ca fas­tuo­si­dad de la ca­te­dra­les gó­ti­cas europeas, eran, sin em­bar­go, sin­gu­lar­men­te be­llas en su in­te­rior.

Co­sa igual su­ce­día con la ar­qui­tec­tu­ra ci­vil a la que D’Orbigny ca­li­fi­có de “pa­la­cios de madera”, re­fi­rién­do­se, tan­to a los edi­fi­cios ad­mi­nis­tra­ti­vos, co­mo a al­gu­nos de los per­te­ne­cien­tes a las prin­ci­pa­les fa­mi­lias de la ciu­dad.

ME­MO­RIAS EN GRA­BA­DOS

Es­te sa­bio fran­cés sería el pri­me­ro en ob­ser­var las fa­cha­das de la ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial de Gua­ya­quil y bau­ti­zar los es­pa­cios fron­ta­les de las plan­ta al­ta co­mo “ver­da­de­ras galerías ex­te­rio­res, que a ma­ne­ra de bal­cón con­ti­nuo, co­rren por to­do el fren­te y dan la vuel­ta en el ca­so de ser es­qui­ne­ras”. Así, co­men­ta­ría en su obra so­bre la la so­lu­ción adop­ta­da pa­ra de­jar pa­sar ven­ti­la­ción y luz, co­lo­can­do en ca­da uno de los in­ter­co­lum­nios (es­pa­cio en­tre co­lum­nas) que for­ma­ban la ga­le­ría de la plan­ta al­ta, sen­das tol­das que pro­te­gían la vi­vien­da de las in­cle­men­cias pro­vo­ca­das por los ra­yos so­la­res del tró­pi­co.

Las ca­lles de la ciu­dad, an­chas pero mal em­pe­dra­das; las cons­truc­cio­nes de Gua­ya­quil, gran­des, fun­cio­na­les y en al­gu­nos ca­sos has­ta lu­jo­sas; sus igle­sias, car­ga­das de gra­tas sor­pre­sas en sus in­te­rio­res, lo descuidado de las fa­cha­das de al­gu­nos edi­fi­cios que per­dían fá­cil­men­te su pin­tu­ra y aca­ba­dos por las in­cle­men­cias de la llu­via y el sol; la fe­bril ac­ti­vi­dad del puer­to y su in­ten­so mo­vi­mien­to co­mer­cial, fue­ron so­lo al­gu­nas de las ob­ser­va­cio­nes que es­te ilus­tre vi­si­tan­te hi­cie­ra a su paso por nues­tra Gua­ya­quil, con­sig­nán­do­las en su obra, de­jan­do co­mo res­pal­do grá­fi­co los tres gra­ba­dos rea­li­za­dos por Sain­son y Boilly.

Pa­ra fi­na­li­zar, es de des­ta­car que D’Orbigny ano­ta en su tra­ba­jo que Gua­ya­quil pa­ra ese en­ton­ces (1827) te­nía una po­bla­ción de 22.000 ha­bi­tan­tes y po­seía uno de los as­ti­lle­ros más im­por­tan­tes de Amé­ri­ca.

D’Orbigny lle­gó a Gua­ya­quil el 12 de oc­tu­bre de 1827. Ha­bía sa­li­do des­de Quito seis días an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.