GUA­YA­QUIL A INI­CIOS DEL SI­GLO XVII

LA PRI­ME­RA MONOGRAFÍA SO­BRE GUA­YA­QUIL, ES­CRI­TA EN 1605, FUE PU­BLI­CA­DA EN 1868 EN EL TO­MO 9, PÁGS. 247 A 277 DE LA CO­LEC­CIÓN DE DO­CU­MEN­TOS INÉ­DI­TOS RE­LA­TI­VOS AL DES­CU­BRI­MIEN­TO, CON­QUIS­TA Y OR­GA­NI­ZA­CIÓN DE LAS AN­TI­GUAS PO­SE­SIO­NES ES­PA­ÑO­LAS

Memorias Porteñas - - RECUERDOS DE MIS ABUELOS - POR: MELVIN HO­YOS ho­[email protected]­na­sa.com.ec

Es­ta fas­ci­nan­te y po­ca co­no­ci­da co­lec­ción, con­for­ma­da por el abo­ga­do de los tri­bu­na­les del reino, se­ñor don Luis To­rres de Men­do­za, per­mi­te co­no­cer de qué ma­ne­ra vi­vían los pri­me­ros ha­bi­tan­tes de la ciu­dad a fi­nes del si­glo XVI e ini­cios del XVII. El tex­to que si­gue a con­ti­nua­ción re­co­ge lo más des­ta­ca­do de di­cho tra­ba­jo:

Gua­ya­quil, lo­ca­li­za­da al pie del ce­rri­to Ver­de de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va, ha­bía em­pe­za­do a pros­pe­rar y con­ta­ba a ini­cios del si­glo XVII con 61 ca­sas, de las cua­les cua­tro eran de posada. Te­nía ade­más, su ca­sa del Ca­bil­do (mu­ni­ci­pa­li­dad), cons­trui­da de ma­de­ra de ro­ble con te­cho do­ble de te­ja y una al­mo­na en la que se ela­bo­ra­ba ja­bón con se­bo de va­ca, mez­cla­do con la ce­ni­za de una hier­ba lla­ma­da so­sa.

LA CIU­DAD EN ESOS DÍAS

Ya pa­ra es­te en­ton­ces la ciu­dad con­ta­ba con cua­tro igle­sias: la pa­rro­quial, con­sa­gra­da al após­tol San­tia­go, pa­trono de la ciu­dad; la de los do­mi­ni­cos, cons­trui­da en 1574 ba­jo la ad­vo­ca­ción de San Pa­blo; la de los agus­ti­nos, eri­gi­da en 1593 ba­jo la pro­tec­ción de la Vir­gen del So­to, y la de los Fran­cis­ca­nos, fun­da­da en 1600.

A es­pal­das de la ciu­dad se le­van­ta­ba una ca­si­ta hos­pi­tal sus­ten­ta­da por li­mos­nas y al­gu­nos de­re­chos que pa­ga­ban las em­bar­ca­cio­nes que aco­de­ra­ban en el puer­to. En la Ata­ra­za­na, es­ta­ble­ci­dos des­de el na­ci­mien­to de la ciu­dad, ha­bía ase­rra­de­ros, de­pó­si­tos de ma­de­ras y al­gu­nas tien­das y ta­lle­res en los que se tor­cía jar­cia de ca­bu­ya pa­ra to­da cla­se de na­víos. En es­te pe­que­ño as­ti­lle­ro se cons­truían bar­cos has­ta de 400 to­ne­la­das, que eran los más gran­des que pa­ra ese en­ton­ces na­ve­ga­ban en nues­tros ma­res.

Los car­pin­te­ros na­va­les ocu­pa­dos en es­tas obras ga­na­ban jor­na­les re­la­ti­va­men­te cre­ci­dos; al maes­tro ma­yor se le pa­ga­ba 100 pe­sos al mes, y a los ofi­cia­les 90. Tam­bién se la­bra­ban ca­noas de di­ver­so ta­ma­ño y se la­bra­ban, te­cha­ban y ar­bo­la­ban las ca­rac­te­rís­ti­cas bal­sas.

Las tien­das de co­mer­cio de la lo­ca­li­dad no pa­sa­ban de cua­tro y en ellas se ven­dían to­da cla­se de gé­ne­ros y pro­duc­tos de Cas­ti­lla (es­pa­ño­les), Pe­rú, Nue­va Es­pa­ña (Mé­xi­co) y de la tie­rra (lo­ca­les y na­cio­na­les).

Los prin­ci­pa­les ve­ci­nos es­pa­ño­les, to­dos vie­jos con­quis­ta­do­res, o des­cen­dien­tes de los mis­mos, se ocu­pa­ban de los ser­vi­cios del go­bierno, de la ad­mi­nis­tra­ción de sus en­co­mien­das y de la vi­gi­lan­cia de sus fin­cas; los crio­llos se ocu­pa­ban del co­mer­cio o de la in­dus­tria.

ECO­NO­MÍA Y FI­NAN­ZAS DE LA ÉPO­CA

Las for­tu­nas pri­va­das eran bas­tan­te re­du­ci­das y so­lo los ve­ci­nos de ma­yor dis­tin­ción y an­ti­güe­dad eran pro­pie­ta­rios de ha­cien­das que va­lían 20, 30 y has­ta 40.000 pe­sos. El va­lor to­tal de la pro­pie­dad rús­ti­ca en la pro­vin­cia lle­ga­ba a no más de 164.000 pe­sos co­rrien­tes.

Los pro­pios de la ciu­dad (ren­tas mu­ni­ci­pa­les) eran no más de 450 du­ca­dos, y con es­ta su­ma se aten­dían, tan­to el alum­bra­do de cier­tos pa­ra­jes, co­mo la lim­pie­za de pla­zas y ca­lles.

Los suel­dos de los em­plea­dos pú­bli­cos eran los si­guien­tes: sa­la­rio del co­rre­gi­dor (go­ber­na­dor de la pro­vin­cia), mil pe­sos al año; sa­la­rio del te­so­re­ro real (te­so­re­ro de ha­cien­da), 500 pe­sos al año; sa­la­rio del con­ta­dor real (pre­si­den­te del tri­bu­nal de cuen­tas), 200 pe­sos al año.

Los otros ofi­cios del go­bierno per­te­ne­cían al Pa­tri­mo­nio Real y eran ven­di­dos en re­ma­te a personas de al­cur­nia; así, el ofi­cio de al­gua­cil va­lía 3.000 pe­sos, el de es­cri­bano pú­bli­co 4.000 pe­sos y el de juez y ofi­cia­les reales, 1.500 pe­sos.

El nú­me­ro de en­co­men­de­ros pa­ra ese en­ton­ces era de 13, quie­nes por obli­ga­ción de­bían man­te­ner lis­tos, ca­ba­llo, lan­za adar­ga y es­co­pe­ta y acu­dir al au­xi­lio de las au­to­ri­da­des por cual­quier al­te­ra­ción que se die­se en su co­lo­nia. Al­gu­nos con­ser­va­ban ade­más: ar­ca­bu­ces, es­pa­das, da­gas ala­bar­das, pe­tos, fuer­tes, go­rrio­nes de ace­ro, así co­mo ro­de­las de pie­dra o ace­ra­das.

Las ha­cien­das y cha­gras de la gen­te aco­mo­da­da que ha­bía en el dis­tri­to eran 22; con 35 es­tan­cias de ga­na­do va­cuno y ca­ba­llar y 9 de cer­dos. Vi­vían allí, en­tre­ga­dos a su cui­da­do, 420 peo­nes, ca­si en su to­ta­li­dad, in­dios y ne­gros.

AGRI­CUL­TU­RA Y GA­NA­DE­RÍA

En to­das las ha­cien­das se cul­ti­va­ba ca­cao, ca­fé, plá­tano, arroz, ár­bo­les fru­ta­les de agua­ca­te, gua­ba, cai­mi­tos, dá­ti­les, pa­rras, hi­gue­ras, na­ran­jas, li­mo­nes, gra­na­das, etc. En las cha­cras se sem­bra­ba: maíz, ha­bas, fri­jo­les, pi­ñas, za­pa­llos, me­lo­nes, pe­pi­nos, rá­ba­nos. Le­chu­gas, co­les, yu­ca, ca­mo­te, etc. En las es­tan­cias pas­ta­ba to­da cla­se de ga­na­do; to­ros, bue­yes, va­cas, ca­ba­llos, ye­guas, mu­las, as­nos, ove­jas, ca­bras, puer­cos y en los co­rra­les se mul­ti­pli­ca­ban rá­pi­da­men­te: los ga­llos, ga­lli­nas, pa­vos y pa­tos de Cas­ti­lla.

Esa era la vi­da y la eco­no­mía que lle­va­ban los pri­me­ros ha­bi­tan­tes de la jo­ven Gua­ya­quil, in­tere­san­te sa­ber de ella pa­ra, con pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca, ver y apre­ciar nues­tra evo­lu­ción y cre­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.