GA­LO ALMEIDA URRU­TIA: SUBLEVACIÓ­N, PRI­SIÓN Y RE­CO­NO­CI­MIEN­TO HIS­TÓ­RI­CO

GA­LO ALMEIDA URRU­TIA, EN 1940, CUAN­DO OS­TEN­TA­BA EL GRA­DO DE CA­PI­TÁN DE AVIA­CIÓN, SE SUBLEVÓ EN DE­FEN­SA DE LA DE­MO­CRA­CIA, DE ACUER­DO A SUS CON­VIC­CIO­NES.

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA - POR: MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO san­[email protected]­na­sa.com.ec

Hay acon­te­ci­mien­tos que mar­can la vi­da de los per­so­na­jes, co­mo lo fue aquel que se sus­ci­tó por mo­ti­vos de dispu­tas po­lí­ti­cas elec­to­ra­les y que cul­mi­nó con una sublevació­n mi­li­tar li­de­ra­da por el ca­pi­tán de avia­ción Ga­lo Almeida Urru­tia, quien su­frió por aque­llo, pri­sión y per­se­cu­ción. Pos­te­rior­men­te pa­só al Ejér­ci­to y al­can­zó la je­rar­quía de te­nien­te co­ro­nel. So­bre su tra­yec­to­ria me re­fie­ro se­gui­da­men­te.

FOR­MA­CIÓN CO­MO PI­LO­TO

Ga­lo Almeida Urru­tia fue un iba­rre­ño na­ci­do el 20 de fe­bre­ro de 1911. Des­pués de su gra­dua­ción co­mo ba­chi­ller in­gre­só en 1929 al co­le­gio mi­li­tar Eloy Al­fa­ro, en don­de lue­go de cul­mi­nar su ins­truc­ción ob­tu­vo el gra­do de sub­te­nien­te del Ejér­ci­to.

El 8 de di­ciem­bre de 1935 se re­abrió la Es­cue­la de Avia­ción Mi­li­tar en el cam­po de avia­ción Si­món Bo­lí­var de Gua­ya­quil. A ella in­gre­só Ga­lo Almeida, cul­mi­nan­do su pre­pa­ra­ción de pi­lo­to con éxi­to.

RAID GUA­YA­QUIL-LI­MA

En 1937 la Avia­ción Mi­li­tar ecua­to­ria­na fue in­vi­ta­da por el Go­bierno del Pe­rú a la Pri­me­ra Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal de Avia­ción, por lo que la Su­pe­rio­ri­dad Mi­li­tar dis­pu­so que tres avio­nes Al­fa Romeo RO-37 vue­len has­ta Li­ma pi­lo­tea­dos por los ca­pi­ta­nes Ni­co­lás Ló­pez Val­di­vie­so y Jai­me Chi­ri­bo­ga Or­dó­ñez, y el te­nien­te Ga­lo Almeida Urru­tia. So­bre el ca­pi­tán Ló­pez es de in­di­car que aquél ha­bía in­gre­sa­do a la Es­cue­la Naval de Chi­le en fe­bre­ro de 1925, y cul­mi­na­dos sus es­tu­dios, al re­tor­nar al Ecua­dor por 1934 fue re­co­no­ci­do co­mo al­fé­rez de Na­vío, pe­ro ha­bién­do­se es­pe­cia­li­za­do co­mo in­ge­nie­ro naval y pi­lo­to de avia­ción, con­ti­núo su ca­rre­ra en la Avia­ción Mi­li­tar.

La Es­cua­dri­lla de­co­ló el 14 de sep­tiem­bre de 1937 pe­ro al po­co tiem­po co­men­zó a in­cen­diar­se el avión pi­lo­tea­do por el te­nien­te Ga­lo Almeida, quien con des­tre­za re­gre­só a Gua­ya­quil pa­ra re­vi­sar su na­ve, y una vez re­pa­ra­do el da­ño re­to­mó el vue­lo has­ta Chi­cla­yo.

Al día si­guien­te los tres avio­nes se di­ri­gie­ron a Li­ma, en don­de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ae­ro­náu­ti­ca y el Go­bierno pe­ruano con­de­co­ra­ron a los pi­lo­tos por sus ha­za­ñas con la Cruz de la Avia­ción. El 28 de sep­tiem­bre re­tor­na­ron a Gua­ya­quil, en don­de los re­ci­bie­ron con ho­no­res, y los tres pi­lo­tos fue­ron as­cen­di­dos al gra­do in­me­dia­to su­pe­rior.

SUBLEVACIÓ­N DE LA AVIA­CIÓN MI­LI­TAR.

El 10 de enero de 1940 se ce­le­bra­ron elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, so­bre la que di­ce Al­fre­do Pa­re­ja Diez­can­se­co: “El frau­de elec­to­ral dio el triun­fo a Arro­yo del Río. Real­men­te ga­nó las elec­cio­nes Ve­las­co Iba­rra. Pro­tes­tó Ve­las­co… y, en com­pa­ñía de un jo­ven po­lí­ti­co Car­los Gue­va­ra Mo­reno se lan­zó a la aven­tu­ra, y am­bos fue­ron apre­sa­dos cuan­do tra­ta­ban de su­ble­var a la Avia­ción Mi­li­tar del Puer­to…”.

El lí­der mi­li­tar de la sublevació­n, ca­pi­tán de avia­ción Ga­lo Almeida Urru­tia, ex­pre­só an­te la jus­ti­cia mi­li­tar so­bre el frus­tra­do le­van­ta­mien­to del 11 de enero en fa­vor de Ve­las­co: “Fue una res­pues­ta por­que el go­bierno hi­zo bru­ta­les de­mos­tra­cio­nes de fuer­za que de­ja­ron in­nu­me­ra­bles he­ri­dos en Gua­ya­quil. Los ofi­cia­les y tropa que es­ta­ban ba­jo mi co­man­do no han he­cho otra co­sa que cen­su­rar el frau­de elec­to­ral eje­cu­ta­do”.

El ca­pi­tán de avia­ción Ga­lo Almeida fue con­de­na­do a dos años de pri­sión y re­mi­ti­do al pan­óp­ti­co, ade­más se lo dio la ba­ja del ser­vi­cio. Es­te dis­tin­gui­do ofi­cial pu­do go­zar de su li­ber­tad al pro­du­cir­se la re­vo­lu­ción del 28 de Ma­yo de 1944, con la que fue de­rro­ca­do el pre­si­den­te Car­los Alberto Arro­yo del Río. Ade­más fue re­in­te­gra­do a las Fuer­zas Ar­ma­das, es­ta vez al Ejér­ci­to, don­de desem­pe­ñó co­mo co­man­dan­te de va­rios re­gi­mien­tos.

Así tam­bién sir­vió dos años en la sel­va Ama­zó­ni­ca. Fue in­ten­den­te de po­li­cía de la ciu­dad de Gua­ya­quil, y al­can­zó el gra­do de te­nien­te co­ro­nel, con el que ocu­pó el car­go de je­fe de la Se­gun­da Zo­na Mi­li­tar, con se­de en Gua­ya­quil, de 1952 a 1954. Jun­to con el go­ber­na­dor del Gua­yas, sos­tu­vo en el po­der al Dr. Jo­sé Ma­ría Ve­las­co Iba­rra, tras un in­ten­to de de­rro­ca­mien­to, lo­gran­do que es­te cul­mi­ne su pe­rio­do pre­si­den­cial. En 1956 se pro­du­jo su re­ti­ro, pe­ro si­guió sir­vien­do en otros car­gos de la ma­ne­ra más digna, tal co­mo lo hi­zo en su pa­sa­do me­dia­to.

Ca­pi­tán de avia­ción mi­li­tar Ga­lo Almeida Urru­tia.

Te­nien­te co­ro­nel Ga­lo Almeida, con uni­for­me del Ejér­ci­to, al que re­tor­nó por 1944.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.