LA DIC­TA­DU­RA DEL 63

GUA­YA­QUIL SI­GLO XX VO­CES DE LA PREN­SA AL­TER­NA­TI­VA GUAYAQUILE­ÑA CON­TRA

Memorias Porteñas - - GUAYAQUIL SIGLO XX - POR: JO­SÉ LUIS OR­TÍZ or­[email protected]­na­sa.com.ec

RE­VIS­TA EL PAÍS SOS­TU­VO QUE “…DE LOS ‘CUADRUNVIR­OS’ INS­TA­LA­DOS EN EL PO­DER, BIEN PO­DRÍA DE­CIR­SE QUE MAN­DA­BAN TO­DOS Y NIN­GUNO”.

La dic­ta­du­ra mi­li­tar ins­tau­ra­da el 11 de ju­lio de 1963 co­se­chó, ca­si des­de sus ini­cios, una reac­ción cre­cien­te de la co­lec­ti­vi­dad po­lí­ti­ca ecua­to­ria­na. La asunción del go­bierno de fac­to, lue­go de ha­ber ce­sa­do al pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal Car­los Ju­lio Aro­se­me­na Mon­roy, sig­ni­fi­có el co­mien­zo de una ges­tión mar­ca­da por la eje­cu­ción de al­gu­nas obras pú­bli­cas pe­ro ma­ti­za­da por una fal­ta de cohe­sión en el ma­ne­jo de la eco­no­mía y por un inocul­ta­ble pro­ce­der de re­pre­sión y vio­len­cia con­tra quie­nes con­si­de­ra­ba sus opo­si­to­res. El pru­ri­to del “an­ti­co­mu­nis­mo” fue, en la es­ce­na po­lí­ti­ca, el jus­ti­fi­ca­ti­vo pa­ra im­po­ner san­cio­nes y per­se­guir a lí­de­res par­ti­da­rios, so­cia­les, de tra­ba­ja­do­res y es­tu­dian­ti­les. Los dia­rios de la épo­ca es­tán lle­nos de no­ti­cias en ese sen­ti­do.

NUE­VA VOZ COM­BA­TI­VA EN LA PREN­SA DE EN­TON­CES

En esa reali­dad de pér­di­da de le­gi­ti­mi­dad del ofi­cia­lis­mo sur­gie­ron vo­ces tra­du­ci­das en pu­bli­ca­cio­nes que in­ci­die­ron en la opi­nión pú­bli­ca y se­ña­la­ron fa­llas, abu­sos, tro­pe­lías e in­ca­pa­ci­da­des en la con­duc­ción del po­der. Una de aque­llas se­ría la re­vis­ta El País, fun­da­da y di­ri­gi­da por el co­no­ci­do pe­rio­dis­ta gua­ya­qui­le­ño Jorge A. Egüez Me­di­na, que cir­cu­ló des­de oc­tu­bre de 1964 “…con el pro­pó­si­to de com­ba­tir a la Jun­ta Mi­li­tar – el Cua­drun­vi­ra­to­que ha­bía de­pues­to al go­bierno le­gí­ti­mo del Sr. Dr. Car­los Ju­lio Aro­se­me­na Mon­roy…” (Pu­bli­ca­ción de El País, Re­co­pi­la­ción de ar­tícu­los de la me­jor re­vis­ta po­lí­ti­ca del Ecua­dor 1964-1971). Es­te me­dio fue sin du­da el re­sul­ta­do de la in­con­for­mi­dad an­te un go­bierno de fac­to que aten­ta­ba con­tra la li­ber­tad y la jus­ti­cia, y se asu­mió voz de reivin­di­ca­ción po­pu­lar pa­ra lu­char con­tra la des­orien­ta­ción y la in­cer­ti­dum­bre. Su con­te­ni­do tu­vo, co­mo re­fe­ren­te his­tó­ri­co, la con­vic­ción de que los sucesos acae­ci­dos pa­ra la in­te­rrup­ción del sis­te­ma cons­ti­tu­cio­nal de­ri­va­ron de la am­bi­ción de los cua­tro al­tos uni­for­ma­dos que inau­gu­ra­ron un go­bierno “in­co­lo­ro y desapren­si­vo”, cu­ya ac­ción se re­du­jo a “…fir­mar cuan­to de­cre­to se les an­to­ja­ba a los im­pon­de­ra­bles “ki­ku­yos”…”, y re­sal­tó, con una apre­cia­ción bas­tan­te sa­gaz en torno a la ma­ne­ra en que se con­du­je­ron los in­te­gran­tes de esa Jun­ta, una di­ná­mi­ca de in­cohe­ren­cia pro­duc­to de la au­to­asu­mi­da je­fa­tu­ra del ré­gi­men por par­te de ca­da uno de ellos. En esa lí­nea El País sos­tu­vo que “…de los cuadrunvir­os ins­ta­la­dos en el po­der, bien po­dría de­cir­se que man­da­ban to­dos y nin­guno. Ade­más, se es­pia­ban, hus­mea­ban y ace­cha­ban, pa­ra dar­se mu­tua­men­te el es­qui­na­zo…”. Es­ta apre­cia­ción in­ter­pre­ta­ba de ma­ne­ra jus­ta la ac­ti­tud de uno de los miem­bros del go­bierno, Gui­ller­mo Frei­le Pos­so, de pre­ten­der al­zar­se con el man­do su­pre­mo, des­pla­zan­do a sus ca­ma­ra­das. Los tres je­fes cas­tren­ses pro­ce­die­ron a ex­pul­sar a Frei­le y el nú­cleo se re­du­jo a triun­vi­ra­to.

UN ME­DIO QUE CA­NA­LI­ZÓ LA PRO­TES­TA SO­CIAL

El País hi­zo una am­plia re­fe­ren­cia a la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal de es­te go­bierno. Cri­ti­có de mo­do ro­tun­do la rup­tu­ra de las re­la­cio­nes con Ve­ne­zue­la, el des­co­no­ci­mien­to de la te­sis de las 200 mi­llas ma­ri­nas, aten­tan­do con­tra la so­be­ra­nía te­rri­to­rial del Ecua­dor y el Ac­ta de San­tia­go de la que el país era sig­na­ta­rio, e hi­zo un de­te­ni­do aná­li­sis de la ac­ti­tud in­com­pren­si­va de los in­te­gran­tes del go­bierno cuan­do de­vol­vie­ron las con­de­co­ra­cio­nes que el pre­si­den­te fran­cés Char­les de Gau­lle les ha­bía en­tre­ga­do en su vi­si­ta al Ecua­dor. Es­te úl­ti­mo acon­te­ci­mien­to se dio pre­ci­sa­men­te cuan­do sa­lió el pri­mer nú­me­ro de la re­vis­ta, el 20 de oc­tu­bre de 1964.

EXAL­TA­CIÓN A LA FI­GU­RA DE VE­LAS­CO IBA­RRA

El con­te­ni­do de es­ta pu­bli­ca­ción, en su con­jun­to, re­fle­ja­ba una cla­ra ad­he­sión a la fi­gu­ra de Jo­sé Ma­ría Ve­las­co Iba­rra. Su pri­mer nú­me­ro tra­jo en la por­ta­da la ima­gen de es­te lí­der po­lí­ti­co y cuan­do to­có al­guno de los as­pec­tos de su ges­tión al fren­te del Es­ta­do, fue con­tun­den­te en se­ña­lar que aquel, exi­lia­do en Bue­nos Ai­res, “…no ha­bía si­do ol­vi­da­do, en nin­gún mo­men­to, por el pue­blo que lo con­si­de­ra­ba su guía. El pue­blo del Ecua­dor lo lle­va­ba en la con­cien­cia co­mo siem­pre ha ocu­rri­do, há­lle­se el Maes­tro den­tro o fue­ra de la Pa­tria…”. La exal­ta­ción a Ve­las­co cu­brió en El País la ma­yo­ría de sus nú­me­ros y su per­fil, co­mo po­lí­ti­co ejem­plar, fue com­pa­ra­do con lo que pa­ra el me­dio sig­ni­fi­có la “vul­ga­ri­za­ción” en el es­ti­lo de go­ber­nar de los mi­li­ta­res y la “usur­pa­ción” co­mo me­ca­nis­mo pa­ra lle­gar al po­der.

PER­SE­CU­CIÓN IMPULSADOR­A

La Jun­ta Mi­li­tar con­si­de­ró a El País ins­tru­men­to de una opo­si­ción ali­men­ta­da por con­sig­nas ex­ter­nas y “co­mu­nis­tas” y or­de­nó en dos oca­sio­nes la con­fis­ca­ción de sus ejem­pla­res. Sin em­bar­go, fue uno de los me­dios que más com­ba­tió al ré­gi­men mi­li­tar y con­tri­bu­yó a in­cre­men­tar la pro­tes­ta so­cial an­te sus abu­sos e inep­ti­tu­des.

Dic­ta­du­ra Mi­li­tar 1963.

Car­los Ju­lio Aro­se­me­na Mon­roy

Jo­sé Ma­ría Ve­las­co Iba­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.