LA PRE­COZ GENIALIDAD DE DÁ­VI­LA AN­DRA­DE

SU POE­SÍA ES UN VIA­JE INACA­BA­BLE INI­CIA­DO DES­DE UNA PRE­LI­MI­NAR EXUBERANCI A VER­BAL HAS­TA UNA BÚS­QUE­DA DEL SI­LEN­CIO Y DEL VA­CÍO...

Memorias Porteñas - - REMEMBRANZ­AS - POR: RODOLFO PÉ­REZ PI­MEN­TEL pe­[email protected]­na­sa.com.ec

Fue un ra­ro ca­so de genialidad es­pon­tá­nea. Co­mo anéc­do­ta se cuen­ta que de es­ca­sos do­ce años en 1930, su pro­fe­sor de Cas­te­llano en el nor­mal Ma­nuel J. Ca­lle man­dó a sus alum­nos que es­cri­bie­ran un poe­ma. El jo­ven se pre­sen­tó al día si­guien­te con una com­po­si­ción ti­tu­la­da ‘Ec­ce Ho­mo’ y uno de sus ex­pre­si­vos di­bu­jos con los que so­lía de­co­rar sus cua­der­nos, pe­ro el pro­fe­sor le ca­li­fi­có con ce­ro acu­sán­do­lo de

ha­ber pla­gia­do el tex­to.

De la poe­sía de la úl­ti­ma eta­pa de su vi­da, crí­ti­cos tan cer­te­ros co­mo Pe­san­tez Ro­das han con­fe­sa­do que la in­ten­si­fi­ca­ción mis­te­rio­sa de Dá­vi­la An­dra­de en­con­tró en el ver­so her­mé­ti­co la li­be­ra­ción de su con­cien­cia, co­mo na­ve­gan­te de las zo­nas os­cu­ras de aban­dono. Es el ser que va ha­cia un lu­gar no iden­ti­fi­ca­do y blas­fe­ma y se re­be­la con la con­cien­cia crea­do­ra, se­du­ci­do por los ma­yo­res abis­mos del mis­te­rio. Los úl­ti­mos días de su poe­sía fue­ron de atroz de­ses­pe­ra­ción. La na­da le ha­bía caí­do so­bre to­das las pa­la­bras y es­tas per­die­ron aún su sig­ni­fi­ca­ción ele­men­tal gra­má­ti­ca, des­pe­da­zán­do­se en fra­ses in­con­gruen­tes que na­die en­ten­día.

En Ma­te­ria Real, su li­bro pós­tu­mo de poe­sía, con­te­nien­do so­lo tres poe­mas con imá­ge­nes a jue­gos al­tos y se­cre­tos, de en­tre­ga a la poe­sía, a su mis­te­rio, apren­dió a amar­la y pa­de­cer­la.

LA VA­LEN­TÍA DE LOS GRAN­DES

Tam­bién se ha di­cho que to­da su poe­sía es un via­je inaca­ba­ble ini­cia­do des­de una pre­li­mi­nar exu­be­ran­cia ver­bal has­ta una bús­que­da del si­len­cio y del va­cío ca­da vez más ra­di­cal. La va­len­tía de re­nun­ciar a los es­pa­cios ex­plo­ra­dos y lan­zar­se ha­cia el fon­do de lo des­co­no­ci­do pa­ra en­con­trar lo nue­vo, es pri­va­ti­vo de los gran­des poe­tas, de aque­llos que se van has­tian­do de su pro­pio pen­sa­mien­to y del do­mi­nio de las for­mas en que lo­gran ex­pre­sar­los y ne­ce­si­tan la pro­vo­ca­ción del abis­mo, el re­to de pro­po­ner moldes dis­tin­tos pa­ra las ines­pe­ra­das ma­ne­ras de ver el mun­do que al­can­zan a en­tre­ver en ese pai­sa­je ci­fra­do que re­sul­ta la reali­dad. En sín­te­sis, to­do en él era una vo­lun­tad de tras­gre­sión que a la pos­tre se desata­ba en desa­zón.

En cuan­to a sus ideas acer­ca del se­xo, Ma­ría Au­gus­ta Vin­ti­mi­lla, con mu­cha sa­ga­ci­dad ha di­cho: la se­xua­li­dad es una mar­ca de la caí­da, cons­ta­ta­ción de la dua­li­dad, de la ra­di­cal ‘in­com­ple­tud’ de ca­da ser hu­mano, en per­pe­tuo an­he­lo del otro, so­la­men­te pa­ra re­caer otra vez en el abis­mo de su pro­pia so­le­dad; pe­ro ade­más, la se­xua­li­dad es una fuer­za abis­mal, pul­sión os­cu­ra que bro­ta den­tro de lo ins­tin­ti­vo re­afir­man­do una y otra vez la ani­ma­li­dad del hom­bre, su inexo­ra­ble cau­ti­ve­rio en la car­ne. In­clu­so la fun­ción en­gen­dra­do­ra del ac­to se­xual apa­re­ce en su poé­ti­ca co­mo una per­pe­tua­ción en otros - en los hi­jos- de la con­de­na ori­gi­nal, re­pro­du­ci­da y mul­ti­pli­ca­da en la es­pe­cie en­te­ra. El ero­tis­mo, la se­xua­li­dad, en tan­to que dua­li­dad y en tan­to que mul­ti­pli­ca­ción de los se­res, es fuen­te de an­gus­tia por­que im­pul­sa la dis­per­sión y el do­lor has­ta el in­fi­ni­to.

De ma­ne­ra que tu­vo una tris­te, os­cu­ra, su­cia idea del se­xo, sin la ale­gría que le es pro­pia y na­tu­ral en la es­pe­cie.

SUS RA­RAS IDEAS PO­LÍ­TI­CAS

Igual­men­te fue un es­pí­ri­tu ra­ro en el me­dio en lo con­cer­nien­te a ideas po­lí­ti­cas, pues apar­ta­do de esa mo­da ecua­to­ria­na de su tiem­po -im­pues­ta en­tre 1944 con el triun­fo de la re­vo­lu­ción del 28 de Ma­yo y 1989 con la des­truc­ción del mu­ro de Ber­lín y con­se­cuen­te caí­da del co­mu­nis­mo mun­dial, se lan­zó a cul­ti­var una poe­sía don­de im­por­ta po­co el an­sia co­mu­ni­ca­ti­va de tras­mi­tir un men­sa­je po­lí­ti­co y so­cial y to­da la ener­gía se des­pla­za ha­cia la ne­ce­si­dad de de­mos­trar las per­ple­ji­da­des de los su­je­tos lí­ri­cos an­te un uni­ver­so com­ple­jo en el que cual­quier bús­que­da, por au­daz y vi­sio­na­ria que sea, es­tá con­de­na­da al fra­ca­so. Es­ta sen­da con­du­ce a un ejer­ci­cio de pres­cin­den­cia cu­yo fi­nal ab­so­lu­to se­ría el si­len­cio. Y sus poe­mas her­mé­ti­cos so­lo lo­gran un gra­do de in­cer­ti­dum­bre en lo que cual­quier des­cu­bri­mien­to es po­si­ble, des­de el me­ro jue­go li­te­ra­rio, co­mo al­gu­nos han opi­na­do, has­ta el in­clu­si­vo de ideas ex­tra­ñas en nues­tro me­dio, que el poe­ta co­no­cía, co­mo las del bu­dis­mo y del yo­ga zen por ejem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.