JO­SÉ JOA­QUÍN OLMEDO MARURI PRÓ­CER DE CAR­NE Y HUE­SO

ACKERMAN PU­BLI­CÓ LA VIC­TO­RIA DE JUNÍN, CAN­TO A BO­LÍ­VAR Y POE­MAS DE OLMEDO EN EL RE­PER­TO­RIO AME­RI­CANO.

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA - POR: GUI­LLER­MO AROSEMENA A. aro­se­me­[email protected]­na­sa.com.ec

Gra­ve de­fec­to de nues­tros his­to­ria­do­res es crear se­mi­dio­ses de los per­so­na­jes que han so­bre­sa­li­do en di­fe­ren­tes épo­cas de nues­tra his­to­ria, en­tre ellos Bo­lí­var, Olmedo, Ro­ca­fuer­te, Flo­res, Al­fa­ro. Les han acre­di­ta­do he­chos que no les co­rres­pon­den; lo ha­cen sin do­cu­men­ta­ción pro­ba­to­ria. Tam­bién hay omi­sio­nes. Por el fa­na­tis­mo se po­ne en du­da do­cu­men­tos reales. No hay que men­tir ni exa­ge­rar pa­ra ha­cer de al­gu­nos, no to­dos, gran­des per­so­na­jes de nues­tra his­to­ria. Otro te­rri­ble de­fec­to es es­cri­bir so­bre igua­les án­gu­los, ca­da nue­va bio­gra­fía de una mis­ma per­so­na de­be­ría agre­gar va­lor a su vi­da. Es la prin­ci­pal cau­sa de la re­pe­ti­ción de erro­res. Re­cien­te­men­te iden­ti­fi­qué dos, en el su­ple­men­to de un dia­rio, y en un dis­cur­so.

Al ser in­vi­ta­do a es­cri­bir un li­bro so­bre Olmedo, no tu­ve in­te­rés asu­mien­do que la ca­sa edi­to­rial que­ría una bio­gra­fía más de lo que ya se co­no­ce de él. Ma­ni­fes­té que era ab­sur­do es­cri­bir lo mis­mo; no ha­bía nin­gún desafío in­te­lec­tual. Acep­ta­ría el trabajo ba­jo mis con­di­cio­nes, la más im­por­tan­te: re­vi­sar su vi­da. Hay gran di­fe­ren­cia en­tre el his­to­ria­dor ‘per se’ y el re­vi­sio­nis­ta de la his­to­ria. Per­te­nez­co a la se­gun­da ca­te­go­ría. Me apa­sio­na in­ves­ti­gar al de­ta­lle lo que bus­co. Es­ta­ba con­ven­ci­do de en­con­trar erro­res e in­for­ma­ción au­sen­te en las bio­gra­fías de Olmedo. Re­ci­bí luz ver­de.

VA­CÍOS SIN RES­PUES­TAS

En la bús­que­da de la ver­dad y co­mo ex­pre­sión con­tra­ria a lo en­con­tra­do, he re­ci­bi­do co­men­ta­rios de que las Me­mo­rias de O´Leary (34 to­mos) es­tán lle­nas de men­ti­ras, que hay car­tas de Olmedo con con­te­ni­do fal­so a pro­pó­si­to, o es­cri­tas pa­ra des­pis­tar a Juan Jo­sé Flo­res; o afir­mar que Olmedo par­ti­ci­pó en es­to o aque­llo, sin pre­sen­tar do­cu­men­tos. Por ejem­plo, hay obras in­di­can­do que Olmedo pro­pu­so la abo­li­ción de la Mi­tas, otras que fue uno de los más bri­llan­tes ora­do­res en las Cor­tes de Cá­diz; otras que pro­mo­vió la In­de­pen­den­cia des­de 1816; otras que lu­chó con­tra el cen­tra­lis­mo de Co­lom­bia o que fue po­lí­ti­co ya an­tes de via­jar a Cá­diz y du­ran­te su es­ta­día en Lon­dres. Tam­bién que fue men­ta­li­za­dor de la Re­vo­lu­ción de 1845. He lo­gra­do acu­mu­lar lo que creo es la bi­blio­gra­fía más gran­de de la vi­da de Olmedo: más de 200 li­bros, me­mo­rias, in­for­mes, ade­más nu­me­ro­sas car­tas y ac­tas co­no­ci­das y des­co­no­ci­das en Ecua­dor. A pe­sar de más de un año de in­ves­ti­ga­ción, no hay res­pues­ta a to­dos los va­cíos iden­ti­fi­ca­dos. Fu­tu­ros in­ves­ti­ga­do­res de­be­rán to­mar la pos­ta.

No he si­do fa­ná­ti­co de na­da ni de na­die. El fa­na­tis­mo en po­lí­ti­ca, de­por­tes o his­to­ria no es bueno pa­ra la so­cie­dad. Es muy di­fí­cil que los fa­ná­ti­cos en­tren en ra­zón. Los ul­tra­ad­mi­ra­do­res de Olmedo de­ben sa­ber que él tie­ne su­fi­cien­tes mé­ri­tos pa­ra en­con­trar­se en su ele­va­do pe­des­tal en la his­to­ria ecua­to­ria­na. No es ne­ce­sa­rio agre­gar­le mé­ri­tos que no le co­rres­pon­den.

Los años en que Olmedo ha­ce no­ti­cias son: Es­pa­ña en­tre 1811 y 1814; Gua­ya­quil, en­tre el 9-10-1820 y 28-7-1822; Pe­rú, en­tre 1822 y 1823; Eu­ro­pa, en­tre 1825 y 1828; Ecua­dor, en­tre 1830 y 1832, 1835 a 1841, 6-31845 a 1847. Fue le­gis­la­dor en tres paí­ses y ayu­dó a re­dac­tar la Cons­ti­tu­ción de ca­da uno, ade­más de la de Gua­ya­quil. Fue pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, al­cal­de de pri­mer vo­to, pre­fec­to, vi­ce­pre­si­den­te de Ecua­dor, di­plo­má­ti­co, pre­si­dió la Asam­blea Na­cio­nal, Go­ber­na­dor tem­po­ral, in­te­gró una Jun­ta de Go­bierno y un Go­bierno Pro­vi­so­rio. Tu­vo tra­ba­jos se­cun­da­rios: re­dac­tor del pe­rió­di­co Pa­trio­ta de Gua­ya­quil, co­rre­gi­dor, sub­di­rec­tor de ins­truc­ción pú­bli­ca, miem­bro de la Jun­ta de Ca­mi­nos, ad­mi­nis­tra­dor de sa­les, etc. Por su en­fer­me­dad pa­só lar­gas tem­po­ra­das fue­ra de Gua­ya­quil. Vi­vió muy po­cos años en Gua­ya­quil du­ran­te la Gran Co­lom­bia, por ha­ber es­ta­do en Pe­rú y Eu­ro­pa.

ERRO­RES HIS­TÓ­RI­COS

En sus bio­gra­fías hay erro­res his­tó­ri­cos. Olmedo no pu­do co­men­zar a tra­ba­jar por la In­de­pen­den­cia des­de 1816. Él lle­gó de Es­pa­ña en no­viem­bre de 1816; en 1817 via­jó a Li­ma, tam­bién se ca­só. La úni­ca car­ta que he en­con­tra­do de 1817 con in­for­ma­ción im­por­tan­te es la del 20 de enero, di­ri­gi­da al Ca­bil­do, re­por­tan­do los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos de su re­gre­so de Cá­diz. En la car­ta tex­tual­men­te de­mues­tra leal­tad a Fer­nan­do VII, es de­cir a esa fe­cha, él se­guía leal al rey. En otro se sos­tie­ne que Olmedo fue el ce­re­bro que pla­ni­fi­có la re­vo­lu­ción de mar­zo de 1845; la reali­dad es que, me­nos de dos me­ses an­tes, es­tan­do en su ha­cien­da La Virginia, es­cri­bió a Flo­res di­cién­do­le que te­nía me­ses en­fer­mo y pen­sa­ba ir­se a uno de los bal­nea­rios que so­lía asis­tir cuan­do es­ta­ba mal de sa­lud. A él lo in­vi­ta­ron a pre­si­dir el Go­bierno Pro­vi­so­rio, acep­tó y se desem­pe­ñó co­mo gran es­ta­dis­ta.

La vi­da de Olmedo tie­ne va­cíos. Se des­co­no­ce qué hi­zo en­tre sep­tiem­bre de 1814 y ju­lio de 1815 en Es­pa­ña. En Gua­ya­quil, en­tre 1817 y sep­tiem­bre de 1820, ade­más de lo ya men­cio­na­do, y en 1818 fue al­cal­de de pri­mer vo­to. Las ac­tas de las se­sio­nes no con­tie­nen ma­yor im­por­tan­cia. En­tre 1833 y 1834, pa­só gran­des tem­po­ra­das fue­ra de Gua­ya­quil y en­tre 1842 y enero de 1845 vi­vió en Pai­ta, El Mo­rro, San­ta Ele­na y La Virginia. Con pa­cien­cia y suer­te se­rá po­si­ble en­con­trar lo que fal­ta en la vi­da de Olmedo.

Ru­dolph Ackerman, li­bre­ro y edi­tor lon­di­den­se.

In­tro­duc­ción al dis­cur­so de las mi­tas de Olmedo en Cá­diz, pu­bli­ca­do por Ro­ca­fuer­te en Lon­dres.

Gre­go­rio Pa­re­des, li­me­ño, y J. J. Olmedo re­pre­sen­ta­ron a Pe­rú en Gran Bre­ta­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.