LA AC­CIÓN DE POROTILLO

11 DE SEP­TIEM­BRE DE 1941

Memorias Porteñas - - NOJOTROS LOS MONTUVIOS SOMOS ASÍ… - POR: GA­BRIEL PA­RE­DES pa­re­[email protected]­na­sa.com.ec

En la zo­na de Los Tin­tos exis­tía un fun­do agrí­co­la lla­ma­do Porotillo, pro­pie­dad de don Nor­ber­to Ron­qui­llo, te­nien­do va­rios trabajador­es a su car­go. Re­sul­ta que el 5 de ju­lio de 1941 el Pe­rú ini­ció una pe­ne­tra­ción mi­li­tar al sue­lo ecua­to­riano. Ya en sep­tiem­bre las no­ti­cias ra­dia­les da­ban cuen­ta de que el ejér­ci­to in­va­sor es­ta­ba en las cer­ca­nías de Porotillo y pron­to la ata­ca­rían. Pan­cho Pi­lo­so, peón de la ha­cien­da, co­rrió de­ses­pe­ra­do don­de su pa­trón Nor­ber­to a po­ner­lo al tan­to de es­ta no­ve­dad y de in­me­dia­to lo “jin­cho­nió” a que pre­pa­ra­ra la de­fen­sa de la ha­cien­da. Pe­ro en reali­dad Porotillo se en­cen­tra­ba ubi­ca­do en la pro­vin­cia de El Oro, a 26 ki­ló­me­tros de la po­bla­ción de Pa­sa­je y su nom­bre se de­be a la abun­dan­cia de vai­nas que con­tie­nen un grano ro­jo pa­re­ci­do al po­ro­to.

ERA PRIO­RI­TA­RIO DE­TE­NER EL AVAN­CE PE­RUANO.

El ca­pi­tán Ju­lio Ca­bre­ra Ve­ga, ofi­cial de in­fan­te­ría, re­ci­bió una lla­ma­da del co­ro­nel Agus­tín Al­bán Bor­ja el 16 de agos­to de 1941, ex­pli­cán­do­le la crí­ti­ca si­tua­ción que en­fren­ta­ba el país. Te­nien­do al enemi­go bien aden­tra­do en nues­tro te­rri­to­rio, sus in­ten­cio­nes eran de lle­gar al Azuay. Se le en­co­men­dó el ser­vi­cio de or­ga­ni­zar un des­ta­ca­men­to mi­li­tar con el ob­je­ti­vo de opo­ner­se al avan­ce de las tro­pas pe­rua­nas. El ca­pi­tán

Ca­bre­ra de in­me­dia­to or­ga­ni­zó una pe­que­ña fuer­za que lo acom­pa­ña­ría en tan de­li­ca­da mi­sión, ha­bien­do cu­po so­lo pa­ra 60 hom­bres. Re­ci­bió la de­ci­di­da par­ti­ci­pa­ción de los ba­ta­llo­nes Ja­ra­mi­jó y Ya­gua­chi, quie­nes apor­ta­rían el con­tin­gen­te ne­ce­sa­rio pa­ra in­te­grar el des­ta­ca­men­to. Aque­llos cons­crip­tos ape­nas te­nían cin­co me­ses de ins­truc­ción mi­li­tar. Una vez lis­tos los pre­pa­ra­ti­vos, el gru­po se hi­zo bau­ti­zar co­mo Ven­ga­do­res de El Oro. El ca­pi­tán al man­do au­to­ri­zó que el úl­ti­mo de los sol­da­dos po­dría dis­pa­rar­le si el je­fe o cual­quie­ra da­ba mues­tra de va­ci­la­ción o te­mor an­te la ta­rea que te­nían por de­lan­te. Lue­go ofi­cia­les y tro­pa juraron mo­rir en el te­rreno an­tes que per­mi­tir que se so­me­ta a la pa­tria.

HA­CIEN­DO LOS PRE­PA­RA­TI­VOS DE GUE­RRA.

Ya so­bre el te­rreno se or­ga­ni­zó el ser­vi­cio de es­pio­na­je y ob­ser­va­ción a dos ki­ló­me­tros al oes­te del ria­chue­lo Cu­ne, so­bre el ca­mino Pa­sa­je- Girón; el ca­pi­tán Ga­briel Mo­gro­ve­jo dio avi­so por te­lé­fono so­bre el mo­vi­mien­to de tro­pas. Se em­pla­za­ron tres ame­tra­lla­do­ras, una al la­do iz­quier­do del ria­chue­lo Cu­ne y las dos res­tan­tes al la­do de­re­cho, do­mi­nan­do el cam­po abier­to por don­de de­be­rían pa­sar los peruanos. Mon­tícu­los de pe­drus­cos ha­cían de trin­che­ras na­tu­ra­les que ocul­ta­ban a los sol­da­dos ecua­to­ria­nos. El jue­ves 11 de sep­tiem­bre, cer­ca de las 10:45 de la ma­ña­na, Mo­gro­ve­jo aler­tó al ca­pi­tán Ca­bre­ra que la co­lum­na enemi­ga se apro­xi­ma­ba por el ca­mino. En Cu­ne se ha­lla­ban 40 hom­bres si­tua­dos en el flan­co de­re­cho de sus po­si­cio­nes, al man­do del te­nien­te Zu­ri­ta, y los res­tan­tes 20 cu­brían el flan­co iz­quier­do, co­man­da­dos por el te­nien­te Jor­ge Gor­tai­re. Atrás, en el pues­to de co­man­do, es­ta­ban el ma­yor Es­tre­lla, je­fe del des­ta­ca­men­to y el ca­pi­tán Ca­bre­ra, or­ga­ni­za­dor de la de­fen­sa; jun­to a ellos, el ca­pi­tán de Sa­ni­dad, Dr. Al­va­ra­do Co­bos.

LA AC­CIÓN HE­ROI­CA DE POROTILLO

A las 11:30, la es­pe­ra­da co­lum­na enemi­ga to­mó la cur­va del ca­mino an­tes de en­trar al es­pa­cio abier­to don­de se iba a abrir fue­go; cuan­do to­do el des­ta­ca­men­to pe­ruano es­tu­vo den­tro de él y a dis­tan­cia de ti­ro, el ca­pi­tán Ca­bre­ra des­car­gó su pis­to­la, a cu­ya se­ñal las ar­mas co­men­za­ron a vo­mi­tar fue­go, de­rri­ban­do a mu­chos de los in­va­so­res. Los peruanos, lue­go de re­po­ner­se del ata­que sor­pre­si­vo, em­pla­za­ron sus ame­tra­lla­do­ras res­pon­dien­do con rá­fa­gas que no pro­du­je­ron nin­gu­na ba­ja en los nues­tros. Los ecua­to­ria­nos die­ron un segundo ata­que; los usur­pa­do­res fue­ron acri­bi­lla­dos, que­dan­do unos cua­ren­ta cuer­pos ten­di­dos en el te­rreno, y lo­gran­do huir quin­ce mi­li­ta­res por don­de vi­nie­ron, en­tre ellos el je­fe de gru­po, ca­pi­tán Al­fre­do No­voa Ca­va, que­dan­do he­ri­do el te­nien­te Emi­li­ano Ta­pia Díaz, con las ma­nos en al­to, en­tre­gán­do­se co­mo pri­sio­ne­ro. Cuan­do los quin­ce lo­gra­ron lle­gar a La Unión, fue­ron se­ga­dos por la tro­pa del ca­pi­tán Mo­gro­ve­jo, del cual un so­lo sol­da­do pe­ruano pu­do es­ca­par, des­ba­rran­cán­do­se por el Ju­bo­nes, y él fue el que lle­vó la no­ti­cia del des­ca­la­bro su­fri­do. Es­ta ac­ción de Porotillo de­tu­vo el avan­ce en es­ta zo­na del ejér­ci­to del Pe­rú. Mien­tras tan­to, en la ha­cien­da Porotillo, Pan­cho Pi­lo­so ar­ma­ba a su gen­te con es­co­pe­tas ga­lla­re­te­ras, ma­che­tes y guar­da­ma­nos, pa­ra ha­cer la de­fen­sa de la pro­pie­dad. Aguar­da­ron por mu­cho tiem­po, pe­ro el enemi­go no aso­ma­ba. Lue­go de acla­ra­da la con­fu­sión, los ner­vios se di­si­pa­ron, que­dan­do es­ta anec­dó­ti­ca his­to­ria en la me­mo­ria de los ha­bi­tan­tes de Los Tin­tos.

HA­BÍA QUE FRE­NAR A LOS PERUANOS. OFI­CIA­LES Y TRO­PA JURARON QUE MORIRÍAN POR DE­FEN­DER LA

PA­TRIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.