VA­LO­RES Y SA­LA­RIOS DE UN RE­MO­TO PA­SA­DO

ES MUY IN­TERE­SAN­TE CO­NO­CER LA FOR­MA EN QUE HA EVO­LU­CIO­NA­DO EL COS­TO DE LA VI­DA; VER CÓ­MO HA CAM­BIA­DO A TRA­VÉS DE LOS SI­GLOS LA MA­NE­RA EN QUE LA ECO­NO­MÍA SE DESA­RRO­LLA­BA, EN FUN­CIÓN DE LOS SA­LA­RIOS QUE PER­CI­BÍAN LOS HA­BI­TAN­TES DEL GUA­YA­QUIL DE AYER.

Memorias Porteñas - - RECUERDOS DE MIS ABUELOS -

Ai­ni­cios del si­glo XVII, cuan­do el sis­te­ma oc­ta­va­rio de pe­sos y me­di­das es­ta­ba vi­gen­te en Gua­ya­quil y la Au­dien­cia, la lis­ta de pre­cios pa­ra los ar­tícu­los de pri­me­ra ne­ce­si­dad eran los que a con­ti­nua­ción ano­ta­mos, pu­dien­do ob­ser­var­se que al­gu­nas co­sas, co­mo la acei­tu­na y el pan, te­nían cos­tos que di­fe­rían mu­cho a los ac­tua­les, si con­si­de­ra­mos que 12 acei­tu­nas cos­ta­ban lo mis­mo que un pan gran­de, ha­cién­do­nos ver que las acei­tu­nas eran muy ba­ra­tas o que el pan era muy ca­ro.

Un lis­ta­do de cos­tos co­mu­nes pa­ra ese en­ton­ces eran los co­bra­dos en ter­ce­nas y car­ni­ce­rías al pú­bli­co en ge­ne­ral, es­pa­cios que eran una suer­te de cen­tros co­mer­cia­les de aquel en­ton­ces, pues era muy gran­de la va­rie­dad de gé­ne­ros y mer­ca­de­rías que se ex­pen­dían en ellos.

LIS­TA DE COS­TOS DE AR­TÍCU­LOS DE PRI­ME­RA NE­CE­SI­DAD A ME­DIA­DOS DEL SI­GLO XVII

12 tor­ti­llas de maíz; Me­dio real

Una pi­ña gran­de; Me­dio real

Un ata­do de can­gre­jos (24 uni­da­des) Me­dio real

Un pan gran­de (30 on­zas) Un real

Cin­co li­bras de arroz Un real

Dos do­ce­nas de acei­tu­nas del Pe­rú Un real. Una li­bra de que­so Un real.

Un po­llo Un real.

Vein­te gui­neos Un real.

Cua­ren­ta gua­ya­bas Un real.

Un ca­nas­to (muy gran­de) de le­gum­bres Un real.

Cin­co li­bras de car­ne de res Un real.

Una li­bra de hon­gos Un real y me­dio. Una li­bra de pa­sas Dos reales. Una ga­lli­na De dos a cua­tro reales

Una li­bra de azú­car De tres a cua­tro reales Una fa­ne­ga de sal 5 reales.

(an­ti­gua me­di­da es­pa­ño­la de ca­pa­ci­dad, equi­va­len­te a 55 li­tros)

Una bo­ti­ja de vino (cua­tro li­tros) Ocho reales o un pe­so

Un quin­tal de ja­bón De diez a do­ce pe­sos Una bo­ti­ja de acei­te De 12 a 14 pe­sos

SUEL­DOS Y SA­LA­RIOS EN LA ÉPO­CA CO­LO­NIAL

En la Co­lo­nia, al igual que en to­das las épo­cas, los sa­la­rios va­ria­ban de­pen­dien­do del gra­do de com­ple­ji­dad del ser­vi­cio que el asa­la­ria­do pres­ta­ba. Así, si era a un mé­di­co a quien se le re­co­no­ce­rían sus ho­no­ra­rios, es­tos se­rían ob­via­men­te su­pe­rio­res que los de un ama­nuen­se o un por­te­ro.

Pa­ra el ca­so de los cargos pú­bli­cos, las au­to­ri­da­des vi­rrei­na­les te­nían re­gu­la­dos los suel­dos de acuer­do a es­ca­las que ve­nían dis­pues­tas por la Co­ro­na des­de la mis­ma pe­nín­su­la.

El sis­te­ma se man­tu­vo lue­go de la eman­ci­pa­ción de las co­lo­nias en Amé­ri­ca, lo que se pue­de cons­ta­tar den­tro de la in­for­ma­ción in­clui­da en el Pri­mer Re­gis­tro au­tén­ti­co Na­cio­nal pu­bli­ca­do en Quito en 1840, que es, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, un com­pen­dio en el que se re­gis­tra­ron to­das las dis­po­si­cio­nes, acuer­dos y de­cre­tos dic­ta­dos por los po­de­res Eje­cu­ti­vo y Le­gis­la­ti­vo den­tro de la jo­ven na­ción.

En él po­de­mos ob­ser­var los sa­la­rios que el go­bierno de­fi­nie­ra pa­ra los em­plea­dos pú­bli­cos, cu­brien­do es­tos una gran va­rie­dad de fun­cio­nes de las que he­mos ex­traí­do al­gu­nas con el afán de que Uds. co­noz­can su mon­to y po­der en­ten­der así, su ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va, con ca­ra al cos­to que pa­ra ese en­ton­ces te­nían al­gu­nos de los bie­nes con­si­de­ra­dos de pri­me­ra ne­ce­si­dad.

De acuer­do a los do­cu­men­tos pú­bli­cos con­sul­ta­dos, los suel­dos eran per­ci­bi­dos men­sual­men­te. Es­tos, com­pa­ra­dos con el cos­to de la ca­nas­ta bá­si­ca, nos per­mi­ten ver que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca en tiem­pos co­lo­nia­les era muy di­fe­ren­te de la ac­tual.

El suel­do pro­me­dio de pro­fe­sio­na­les co­mo con­ta­do­res y mé­di­cos no pa­sa­ba de los 150 pe­sos, por lo que si con­si­de­ra­mos que un pe­so es­ta­ba di­vi­di­do en ocho reales y la can­ti­dad pro­me­dio de reales ga­na­da por un pro­fe­sio­nal no ex­ce­día los mil reales, más del 60 % de su suel­do que­da­ba li­bre pa­ra gas­tos que no fue­ran los de pri­me­ra ne­ce­si­dad. Es­to no pa­sa­ba con los em­plea­dos que tu­vie­sen ofi­cios de otro ni­vel, co­mo por­te­ros y ama­nuen­ses, cu­yos sa­la­rios no pa­sa­ban de un pro­me­dio de quin­ce pe­sos, mon­to que no al­can­za­ba ni pa­ra cu­brir el cos­to de la ca­nas­ta bá­si­ca.

Es­te aná­li­sis nos per­mi­te ob­ser­var que los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos de nues­tra so­cie­dad se han man­te­ni­do idén­ti­cos real­men­te des­de ha­ce si­glos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.