ÚL­TI­MA VI­SI­TA

DE BO­LÍ­VAR A ECUA­DOR

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA - POR: GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA A. aro­se­me­[email protected]­na­sa.com.ec

A1827, can­sa­do el Mu­ni­ci­pio de Gua­ya­quil de los atro­pe­llos, de­ci­dió no re­co­no­cer la au­to­ri­dad, co­men­zan­do por Juan Jo­sé Flo­res; fue un in­ten­to de se­pa­ra­ción. La Mar y Elizalde fue­ron nom­bra­dos pa­ra ocu­par los más al­tos car­gos mi­li­ta­res. Es­te in­ci­den­te cau­só una lar­ga gue­rra en­tre Co­lom­bia y Pe­rú. En 1829, Si­món Bo­lí­var de­ci­dió ir a Ecua­dor pa­ra re­to­mar Gua­ya­quil y re­po­ner a Flo­res de máxima au­to­ri­dad. Se­ría su úl­ti­mo via­je. Lle­gó a Qui­to a fi­nes de mar­zo. Du­ran­te su es­ta­día en el país es­cri­bió cin­co car­tas a Joa­quín Mos­que­ra Ar­bo­le­da, ju­ris­ta, di­plo­má­ti­co y po­lí­ti­co co­lom­biano, su hom­bre de con­fian­za; ha­bía si­do pre­si­den­te del Con­gre­so de Oca­ña en 1828. Las car­tas se en­via­ron de Qui­to, Bui­jo y Gua­ya­quil, con­tan­do lo que su­ce­día en la úl­ti­ma. En ellas se re­fle­jó un Bo­lí­var frus­tra­do, ago­ta­do y re­sig­na­do.

En Qui­to, 2 de abril, Bo­lí­var des­po­tri­có de La Mar, cuan­do años atrás lo ha­bía ad­mi­ra­do. Era su es­ti­lo, lo mis­mo pa­só con Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te, en su pri­me­ra car­ta a él, le es­cri­bió ma­ra­vi­llas, pa­ra años des­pués ca­li­fi­car­lo de si­nies­tro. Se re­fi­rió a una opi­nión de Su­cre, so­bre La Mar. Su­cre le men­cio­na­ba, que es­ta­ba “…lleno de frí­vo­las ra­zo­nes […] pa­ra vio­lar la fe de los tra­ta­dos y con­ti­nuar con la gue­rra”. Bo­lí­var lo acu­só de ha­ber ase­si­na­do a mu­chas per­so­nas, in­clu­yen­do mu­je­res y ni­ños; ha­ber in­cen­dia­do pue­blos e in­ci­ta­do a la po­bla­ción de Gua­ya­quil pa­ra que to­ma­ra las ar­mas. Creía fir­me­men­te que la lle­ga­da de Flo­res ha­ría clau­di­car a Gua­ya­quil, por las bue­nas o las ma­las: “El ge­ne­ral Flo­res ha mar­cha­do con fuer­zas pa­ra to­mar a Gua­ya­quil, lo que él no po­drá ve­ri­fi­car has­ta fi­nes de ma­yo, tiem­po en

“SI US­TED Y LOS ME­JO­RES DIPU­TADOS NO ASIS­TEN SE PER­DE­RÁ TO­DO CO­MO EN OCA­ÑA”, BO­LÍ­VAR A MOS­QUE­RA. 21/9/1829

se se­can las aguas. Al mo­men­to que él me anun­cia la ocu­pa­ción de aque­lla ciu­dad, yo me pon­dré en mar­cha pa­ra Bo­go­tá, por­que mi in­ten­ción es es­tar ahí cuan­to an­tes. Es­ta­ba con­ven­ci­do de que con­se­gui­ría la vic­to­ria. Se­gún él la lo­gra­ría: 1) por la con­quis­ta de Gua­ya­quil y la ame­na­za al Pe­rú, 2) por la lle­ga­da de nues­tras fuer­zas ma­rí­ti­mas al Pa­cí­fi­co y 3) por una in­su­rrec­ción com­bi­na­da de Ga­ma­rra con San­ta Cruz que man­da ya en Bo­li­via. Es­to es ca­si se­gu­ro”. Más tar­de le es­cri­bió que Santander, que pre­si­día Nueva Gra­na­da, ha­bía com­plo­ta­do con La Mar y Ga­ma­rra pa­ra se­pa­rar­se de la Gran Co­lom­bia; el pri­me­ro se nom­bra­ría pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de Ecua­dor y Ga­ma­rra del Pe­rú. Bo­lí­var se ex­pre­só de La Mar co­mo trai­dor, vil y pér­fi­do.

UNA JUN­TA DE DIS­TRI­TO

Un mes des­pués Bo­lí­var se­guía en Qui­to y el 6 de nue­vo es­cri­bió a Mos­que­ra que ha­bía re­ci­bi­do mu­cho apo­yo des­de Pe­rú, in­clu­yen­do car­tas de mu­je­res que le pe­dían que va­ya a Li­ma pa­ra ha­cer una re­vo­lu­ción y to­mar el po­der. Mos­tró gran op­ti­mis­mo, to­man­do en cuen­ta que los pe­rua­nos es­tu­vie­ron en­tre los pri­me­ros en re­cha­zar la Cons­ti­tu­ción bo­li­via­na. En la car­ta Bo­lí­var le co­men­tó que La Mar no ha­bía lo­gra­do re­for­zar a Gua­ya­quil co­mo que­ría, por fal­ta de apo­yo de Ga­ma­rra y nun­ca “…po­drá re­sis­tir las fuer­zas que es­tán y voy aglo­me­ran­do, ca­da vez más, en aque­lla par­te, pa­ra no sufrir ni un re­vés par­cial. El ge­ne­ral Flo­res, que las man­da, lo ha­ce muy bien, y sus avanzadas lle­gan has­ta Gua­ya­quil mis­mo”. Ter­mi­nó su co­mu­ni­ca­ción ha­cién­do­le co­no­cer que ha­bía crea­do una Jun­ta de Dis­tri­to con las per­so­nas más ca­pa­ces “… pa­ra ver si pue­do ha­cer al­gún bien a es­tos mi­se­ra­bles de­par­ta­men­tos, me­jo­rán­do­les al me­nos su ad­mi­nis­tra­ción”. Po­si­ble­men­te se re­fi­rió a Gua­ya­quil, en­tre otros. Ata­có a la ad­mi­nis­tra­ción, se­gu­ra­men­te por­que no le gus­tó la ac­ti­tud de los miem­bros del Mu­ni­ci­pio de nues­tra ciu­dad.

DE­CRE­TOS Y PRO­PUES­TA

La pró­xi­ma car­ta es del 14 de ju­lio, des­de el Bui­jo, cer­ca de Gua­ya­quil. El plan de Bo­lí­var de re­gre­sar a Bo­go­tá des­de Qui­to, no se cum­plió. Sub­es­ti­mó a los gua­ya­qui­le­ños. En ella le hi­zo co­no­cer que es­ta­ban por fir­mar un ar­mis­ti­cio con Co­lom­bia. Pe­dro Gual lo re­pre­sen­tó, lo es­pe­ra­ba en cual­quier mo­men­to pa­ra así re­ci­bir la ciu­dad de los pe­rua­nos. La Mar ya se ha­bía re­gre­sa­do a Pe­rú, por ha­ber si­do ele­gi­do pre­si­den­te. Pa­ra el mes de agos­to Bo­lí­var es­tu­vo en Gua­ya­quil y apro­ve­chó pa­ra fir­mar va­rios de­cre­tos, en­tre ellos, los agri­cul­to­res po­dían pa­gar cier­tos im­pues­tos con pro­que duc­tos que pro­du­cían, en lu­gar de mo­ne­da. Otro fue la prohi­bi­ción de im­por­tar sal ma­ri­na pa­ra no per­ju­di­car la venta de la sal ecua­to­ria­na. Es en es­ta fe­cha que Bo­lí­var ofre­ció a Jo­sé Joa­quín Olmedo por se­gun­da oca­sión el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Gran Co­lom­bia y por se­gun­da oca­sión no acep­tó. En­tre ellos no hu­bo con­tac­to al­guno, la pro­pues­ta y la con­tes­ta­ción fue­ron he­chas a tra­vés del se­cre­ta­rio.

En la car­ta del 3 de sep­tiem­bre a Mos­que­ra, Bo­lí­var se ex­pre­só muy mal de los di­ri­gen­tes co­lom­bia­nos y ve­ne­zo­la­nos. Men­cio­nó so­bre se­pa­rar Nueva Gra­na­da de Ve­ne­zue­la y crear una fe­de­ra­ción. Es­cri­bió so­bre la con­vo­ca­to­ria al Con­gre­so en 1830 que ha­bía he­cho, le ma­ni­fes­tó que pre­sen­ta­ría su re­nun­cia. Se que­jó de sus ad­ver­sa­rios: “No quie­ren mo­nar­quía ni vi­ta­li­cios, me­nos aún aris­to­cra­cia, ¿por qué no se aho­gan de una vez en el es­tre­pi­to­so y ale­gre océano de la

anar­quía?” El 22 de sep­tiem­bre se fir­mó el Tra­ta­do de Gua­ya­quil y par­tió de es­ta ciu­dad.

Joa­quín Mos­que­ra.

Car­ta de Si­món Bo­lí­var a Joa­quín Mos­que­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.