LAS CO­SAS EN EL SI­GLO XX

EN 1943, POR PRI­ME­RA VEZ EL IN­DIO ERA OB­JE­TO DE UN CER­TA­MEN CON­TI­NEN­TAL. VEN­TA­JO­SA­MEN­TE YA TE­NÍA­MOS GEN­TES SA­BIAS EN LO IN­DÍ­GE­NA.

Memorias Porteñas - - VINCULACIO­NES ENTRE ECUADOR Y MÉXICO - POR: DR. FER­NAN­DO JU­RA­DO

Mé­xi­co en­tra en to­tal co­mu­nión con Ecua­dor a par­tir de los años de 1930: de 1933 al 35 vi­ve allí Ben­ja­mín Ca­rrión, quien alu­ci­na­do por el mun­do in­dí­ge­na “in vi­vo”, ges­ta allí su obra so­bre Atahual­pa y se con­vier­te en enor­me ad­mi­ra­dor de los lien­zos de Die­go Ri­ve­ra.

A su re­gre­so al Ecua­dor y en su quin­ta de Los Chi­llos, Ca­rrión ha­bla tan­to de la obra de Ri­ve­ra a su pa­rien­te y pai­sano Eduardo King­man, que es­te se con­ta­gia de la belleza to­tal de la obra del me­ji­cano.

En 1934, dis­gus­ta­do con Ve­las­co Iba­rra, lle­ga a Mé­xi­co el gran no­ve­lis­ta Fer­nan­do Cha­ves. For­ma allí gru­po ín­ti­mo, con Jo­sé Ga­briel Na­va­rro (nues­tro bri­llan­te em­ba­ja­dor) y con el ci­ta­do Ben­ja­mín Ca­rrión. Un año des­pués lle­gó otro exi­la­do: el poe­ta cuen­cano Gre­go­rio Cor­de­ro y León, pa­dre de los Cor­de­ro Go­doy. Lle­vó una vi­da in­ten­sa de bohe­mio y de ju­ris­ta, com­pu­so las le­tras de mu­chas can­cio­nes que lue­go re­ga­la­ba a los mú­si­cos lo­ca­les a que las usa­ran a ‘mo­tu pro­prio’.

En 1939 la lec­tu­ra de Lo­bo de mar, en­tu­sias­mó tan­to al ado­les­cen­te An­drés Fer­nán­dez Sal­va­dor, que de­ci­dió es­ca­par a Mé­xi­co des­de Los Án­ge­les. Ca­mi­nan­do lle­gó a Ti­jua­na y lue­go a Ensenada. Fue res­ca­ta­do por el cón­sul Ismael Avi­lés, quien lo in­ter­nó en una aca­de­mia en Ca­li­for­nia. An­drés tu­vo la obsesión com­ple­ta por los Llan­ga­na­tis y mu­rió ha­ce po­co en Gua­ya­quil.

DES­DE LA IZ­QUIER­DA: ES­CRI­TO­RES Y AR­TIS­TAS

Los años 40 traen sor­pre­sas. La plana ma­yor de la iz­quier­da ecua­to­ria­na bus­ca con­tac­tos con el gran país, ba­jo cua­les­quier ren­glón: en 1941 y 42, un ecua­to­riano de adop­ción, Paul Ri­vet (emi­nen­te his­to­ria­dor) y su es­po­sa, la cuen­ca­na Mer­ce­des An­dra­de Chi­ri­bo­ga, vi­ven en ese gran país. Los años 43 y 44 Alfredo Pa­re­ja Diez­can­se­co y su fa­mi­lia vi­ven en Mé­xi­co, Arro­yo del Río le da por me­ses el car­go de en­car­ga­do de Ne­go­cios. En esa ciu­dad Pa­re­ja plas­ma una de sus me­jo­res obras: La ho­gue­ra bár­ba­ra.

UN AÑO INOL­VI­DA­BLE: 1943.

En es­te año se reali­zó en Patz­cua­ro el pri­mer Con­gre­so In­di­ge­nis­ta In­te­ra­me­ri­cano, por pri­me­ra vez el in­dio era ob­je­to de un cer­ta­men con­ti­nen­tal. Ven­ta­jo­sa­men­te, ya te­nía­mos gen­tes sa­bias en lo in­dí­ge­na. Nues­tra de­le­ga­ción es­tu­vo com­pues­ta por el lo­jano Pío Ja­ra­mi­llo Alvarado, por el ota­va­le­ño Víctor Ga­briel Gar­cés, el qui­te­ño Rei­nal­do Mur­guei­tio y el ca­ran­que­ño Hum­ber­to Gar­cía Or­tiz. No era coin­ci­den­cia la pre­sen­cia de dos im­ba­bu­re­ños, la ma­ta rai­zal del me­jor de los gér­me­nes au­tóc­to­nos. De allí na­ce­ría en Ecua­dor el Ins­ti­tu­to In­di­ge­nis­ta y más tar­de la re­vis­ta Llac­ta, que hon­ró a nues­tra cul­tu­ra. Sin du­da es el me­jor y ma­yor re­ga­lo que Mé­xi­co dio al mun­do en ese en­ton­ces.

El mis­mo año 43, el jo­ven Os­wal­do Gua­ya­sa­mín vi­si­ta el ta­ller del afa­ma­do mu­ra­lis­ta Jo­sé Cle­men­te Oroz­co, don­de ha­ce amis­tad con un hom­bre uni­ver­sal: el poe­ta Pa­blo Ne­ru­da.

Del 44 al 49 vi­ve co­mo be­ca­rio el gran ar­tis­ta rio­sen­se Ga­lo Ga­le­cio, quien ha­ce gran amis­tad con un enor­me ar­tis­ta que es Da­vid Al­fa­ro Se­quei­ros.

El que tra­ba­ja en la­dri­llo se pro­te­ge, pe­ro el que lo ha­ce en pie­dra, se pe­ren­ni­za”, OC­TA­VIO PAZ, al co­no­cer el Hos­pi­cio de Ca­ba­ñas en Gua­da­la­ja­ra, Mé­xi­co.

MÁS ECUA­TO­RIA­NOS EN MÉ­XI­CO

En­tre 1943 y 45 vi­vió en Mé­xi­co un per­so­na­je sin­gu­lar, un his­trió­ni­co com­ple­to que era Luis Ma­cías y Gar­cía, a la sa­zón de 27 años. Se tra­ta­ba de un tro­ta­mun­dos, de mag­ní­fi­cos mo­da­les so­cia­les. Pa­ró en Chiapas y lue­go en Ve­ra­cruz, don­de hi­zo amis­tad con el ba­rón Carlos von Reu­ter, es­pía ale­mán. Lue­go de al­gu­nos me­ses se ins­ta­ló en la ca­pi­tal, don­de co­la­bo­ró en el pe­rió­di­co El Uni­ver­sal y lle­gó a ser se­cre­ta­rio del Sin­di­ca­to de Pren­sa y Ra­dio. Me­ses des­pués fue en­ce­rra­do en pri­sión en el cas­ti­llo de Pe­ro­te, cer­ca de Pue­bla, don­de per­ma­ne­ció cua­tro me­ses. Al fin, en 1945, el em­ba­ja­dor del Dr. Ve­las­co lo­gró su sa­li­da y su de­por­ta­ción. Ma­cías era un ‘bon vi­vant’ com­ple­to.

En 1946 el II Con­cur­so Hí­pi­co In­ter­na­cio­nal se ce­le­bró en Mé­xi­co, fue­ron de­le­ga­dos por el Ecua­dor: Al­ber­to Díaz (de Cham­bo), Luis Due­ñas Es­tra­da, Luis Jácome Ri­vei­ro (oriun­do de Pí­lla­ro), Ho­ra­cio Se­vi­lla Ca­rras­co (de Am­ba­to) y Jai­me So­lór­zano Vi­llo­ta (de Qui­to).

En 1948, en el Con­gre­so Ame­ri­cano de Tu­bercu­losis hu­bo un de­le­ga­do ecua­to­riano, se tra­ta­ba del Dr. Armando Pa­re­ja Co­ro­nel.

En enero del 49 un ecua­to­riano re­ci­bió un enor­me ho­nor: se tra­ta­ba del Dr. Jor­ge Hig­gins Ja­ra­mi­llo, sa­lu­bris­ta de 41 años, que asis­tió al 8º Con­gre­so Pa­na­me­ri­cano de Tu­bercu­losis y a la fi­nal fue de­sig­na­do pre­si­den­te de esa so­cie­dad con­ti­nen­tal pa­ra los años de 1949 al 51.

Por esos años fun­cio­nó en Amé­ri­ca una uni­ver­si­dad a dis­tan­cia. Se lla­ma­ba Es­cla­ta­mer y su se­de es­ta­ba en Mé­xi­co. El ge­ren­te pa­ra va­rios paí­ses era Er­nes­to Ju­ra­do Martínez (qui­te­ño na­ci­do en 1902), quien el 12 de oc­tu­bre de 1949 en­vió una fo­to a sus fa­mi­lia­res des­de los jar­di­nes de Cha­pul­te­pec.

Fres­co Ale­go­ría de la Re­vo­lu­ción, Eduardo So­la­res, 1933, escalera prin­ci­pal del Cas­ti­llo de Cha­pul­te­pec, Ciu­dad de Mé­xi­co.

Hos­pi­cio Ca­ba­ñas. Gua­da­la­ja­ra, Mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.