SIER­VA DE DIOS

SOR CA­TA­LI­NA DE JE­SÚS HE­RRE­RA

Memorias Porteñas - - LA AMÉRICA Y EUROPA. HISTORIA Y CULTURA - POR: RO­BER­TO VER­GA­RA NO­BOA ver­ga­[email protected]­na­sa.com.ec

En vis­ta del an­ti­guo des­tino de las mu­je­res, de ser pri­me­ro obe­dien­tes a los man­da­tos en la ca­sa de su pa­dre pa­ra lue­go al to­mar el ma­tri­mo­nio ser par­te de la tu­te­la de sus ma­ri­dos, su for­tu­na es­ta­ba siem­pre con­di­cio­na­da a que los hom­bres fue­sen ca­ba­lle­ros de ver­dad y so­bre­to­do, bue­nos. Aquel as­pec­to de su­pe­rio­ri­dad y po­der de los va­ro­nes, ideal­men­te no de­bía dar­se a no­tar, y al no de­jar­se sen­tir, per­mi­tir el desa­rro­llo y el cul­ti­vo de las mu­je­res en aquel tiem­po. De otra ma­ne­ra, la al­ter­na­ti­va de ellas era la de in­cor­po­rar­se co­mo mon­jas al ser­vi­cio de la San­ta Ma­dre Igle­sia.

En el es­tu­dio de las mu­je­res no­ta­bles de Gua­ya­quil, en­con­tra­mos a aque­llas que se des­ta­ca­ron en las va­rias fun­cio­nes in­he­ren­tes a su gé­ne­ro en las di­fe­ren­tes épo­cas, ha­cien­do un dis­tin­go en­tre la épo­ca co­lo­nial y en la re­pú­bli­ca. Las mu­je­res cé­le­bres que han si­do re­co­gi­das por la his­to­ria son unas po­cas que en gra­do ex­cep­cio­nal go­za­ron de la pro­tec­ción de sus pa­dres y po­se­ye­ron al­gún ta­len­to, sien­do el pri­me­ro y de ma­yor re­lie­ve el del ar­te li­te­ra­rio. Pa­ra una bre­ve idea, po­de­mos ma­ni­fes­tar que aque­llas mu­je­res ta­len­to­sas eran con fre­cuen­cia te­ni­das por lu­ná­ti­cas, a ve­ces pen­sa­ban que su orien­ta­ción y ca­pa­ci­dad por la es­cri­tu­ra era con­se­cuen­cia de ha­ber na­ci­do con ce­re­bro de hom­bre. He allí el in­men­so con­tras­te con los gran­des be­ne­fi­cios en jus­ti­cia al­can­za­dos du­ran­te los dos úl­ti­mos si­glos por el bien de re­di­mir a las mu­je­res, en un re­to a los hom­bres y tam­bién a las pro­pias mu­je­res.

VI­DA Y VO­CA­CIÓN

El día de hoy que­re­mos re­sal­tar la per­so­na­li­dad de sor Ca­ta­li­na He­rre­ra, quien na­ció a prin­ci­pios del si­glo XVIII en Gua­ya­quil, que era en­ton­ces la ca­pi­tal del aquel im­por­tan­te Co­rre­gi­mien­to del Vi­rrei­na­to del Pe­rú. Fue des­cen­dien­te de fa­mi­lia de abo­len­go, hi­jo­dal­go y cris­tia­nos vie­jos, sien­do hi­ja le­gi­ti­ma del ca­pi­tán don Juan de He­rre­ra y Cam­pu­sano y de do­ña Ma­ría Na­va­rro y Na­va­rre­te y Cas­tro, de la mis­ma ca­li­dad. Na­ció el 22 de agos­to de 1717, fue bau­ti­za­da en la igle­sia ma­triz de Gua­ya­quil con el nom­bre de Ca­ta­li­na Lui­sa. Fa­lle­ció en Quito el 29 de sep­tiem­bre de 1795.

El trans­cur­so de la vi­da de Ca­ta­li­na se desen­vuel­ve en­tre las cos­tum­bres de Gua­ya­quil en la Co­lo­nia. La edu­ca­ción era re­ser­va­da a las ni­ñas en su pro­pia ca­sa, ya que la en­se­ñan­za no se dis­po­nía to­da­vía en las es­cue­las re­gu­la­res. Los pri­me­ros tu­to­res eran los pa­rien­tes de la fa­mi­lia nu­me­ro­sa, quie­nes se fi­ja­ban en el in­te­rés y ca­pa­ci­dad de los pe­que­ños. Cuan­do los ni­ños da­ban mues­tras de ta­len­to y de­di­ca­ción, apro­ba­ban la vi­si­ta de un pro­fe­sor. Ca­ta­li­na, re­ci­bió las le­tras de su ma­dre y el aus­pi­cio a su es­pi­ri­tua­li­dad por la ora­ción y la fe. De­sa­for­tu­na­da­men­te, la tem­pra­na muer­te de su pa­dre fue una du­ra prue­ba de po­bre­za y or­fan­dad. Ca­ta­li­na ma­ni­fies­ta su de­vo­ción a Dios y la pre­fe­ren­cia por re­sig­nar su vi­da a la ora­ción y pe­ni­ten­cia, bus­can­do ser mon­ja pro­fe­san­do la Ter­ce­ra Or­den Do­mi­ni­ca. Olor de san­ti­dad

No sin di­fi­cul­ta­des, Ca­ta­li­na lo­gra el fin an­he­la­do de pa­sar a Quito e in­cor­po­rar­se al mo­nas­te­rio de San­ta Ca­ta­li­na de Sie­na el 23 de abril de 1741, don­de prin­ci­pia su no­vi­cia­do cum­plien­do los dis­tin­tos ofi­cios con­ven­tua­les. Sor Ca­ta­li­na de Je­sús de­mos­tró si­mul­tá­nea­men­te su in­te­li­gen­cia y cul­tu­ra ba­jo la in­fluen­cia de di­rec­to­res es­pi­ri­tua­les y con­fe­so­res. Por or­den de uno de ellos pro­ce­dió a es­cri­bir su au­to­bio­gra­fía. Te­nía trein­ta años de edad, en 1747, cuan­do com­po­ne la obra con­tan­do su vi­da. Es­te pri­mer ori­gi­nal fue que­ma­do y re­suel­ve re­es­cri­bir­lo por se­gun­da vez en 1758 cuan­do desem­pe­ña­ba las fun­cio­nes de maes­tra de no­vi­cias y se­guía en con­tem­pla­ción y mis­ti­cis­mo. Fue ele­gi­da por una­ni­mi­dad prio­ra en 1760, año en que ter­mi­nó su ma­nus­cri­to Se­cre­tos en­tre el al­ma y Dios, que fue res­ca­ta­do del ol­vi­do en la im­pren­ta en 1895, año del cen­te­na­rio de su muer­te. Sor Ca­ta­li­na mu­rió en olor de san­ti­dad.

La ejem­plar vi­da es­pi­ri­tual de San­ta Ca­ta­li­na, se dis­tin­gue tam­bién por la con­tri­bu­ción no­ta­ble de la es­cri­tu­ra tan­to en pro­sa co­mo en unas po­cas poe­sías de su au­to­ría, in­clui­das en su au­to­bio­gra­fía. Gra­cias a la va­lio­sa ini­cia­ti­va del his­to­ria­dor Dr. Ro­dol­fo Pé­rez Pi­men­tel, quien res­ca­tó su bio­gra­fía, el car­de­nal Pa­blo Mu­ñoz Ve­ga en 1976 apro­bó que par­te de sus res­tos fue­ran tras­la­da­dos a Gua­ya­quil, al mo­nas­te­rio de los do­mi­ni­cos, los que fi­nal­men­te fue­ron en­tre­ga­dos al con­ven­to de las mon­jas do­mi­ni­cas en Du­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.