PE­LO­TA VAS­CA

EN GUA­YA­QUIL

Memorias Porteñas - - RECUERDOS DE MIS ABUELOS - POR: MEL­VIN HO­YOS ho­[email protected]­na­sa.com.ec

CIER­TOS DE­POR­TES FUE­RON MUY PRACTICADO­S

EN NUES­TRA CIU­DAD Y LLE­GA­RON A TE­NER TAN­TOS FA­NÁ­TI­COS, QUE LAS NO­TI­CIAS SO­BRE ELLOS ERAN CO­SA CO­TI­DIA­NA EN LOS ME­DIOS DE CO­MU­NI­CA­CIÓN. UNO LLE­GÓ TAN RÁ­PI­DO CO­MO SE FUE: EL FRON­TÓN, TAM­BIÉN

CO­NO­CI­DO CO­MO PE­LO­TA VAS­CA.

Lle­ga­do a Gua­ya­quil en 1906, es­te de­por­te co­mien­za a prac­ti­car­se gra­cias al arri­bo a nues­tra ciu­dad de al­gu­nos des­ta­ca­dos ‘pe­lo­ta­ris’ (ex­per­tos en es­ta dis­ci­pli­na de­por­ti­va), que al ha­cer de­mos­tra­cio­nes de sus ha­bi­li­da­des fas­ci­na­ron a nues­tro pú­bli­co, mo­ti­ván­do­lo a cons­truir es­pa­cios en los que se lo pu­die­ra prac­ti­car.

Po­co tiem­po pa­só pa­ra que se for­me una gran can­ti­dad de fa­ná­ti­cos. El cre­ci­mien­to en la can­ti­dad de se­gui­do­res y la de­man­da por­que se in­cre­men­ten las pre­sen­ta­cio­nes jus­ti­fi­ca­ría la crea­ción de un co­li­seo en el que se pu­die­ran ha­cer di­chas prác­ti­cas, na­cien­do así el Club Sport Vas­co.

SE­DE Y COM­PE­TEN­CIAS IN­TER­NA­CIO­NA­LES

Va­le la pe­na des­ta­car que es­te de­por­te lle­gó a te­ner un ni­vel tan al­to de im­por­tan­cia en Gua­ya­quil, que es­ta jus­ti­fi­ca­ría la traí­da de los prin­ci­pa­les ju­ga­do­res del mun­do pa­ra que reali­cen en nues­tra ciu­dad de­mos­tra­cio­nes de su des­tre­za.

En vis­ta de ello, a fi­nes de 1906, el em­pre­sa­rio es­pa­ñol An­ti­mo Cal­pe, so­li­ci­ta­rá al Mu­ni­ci­pio de Gua­ya­quil un per­mi­so pa­ra es­ta­ble­cer una can­cha de “Jai-alai” en la ciu­dad, a fin de que en ella se lle­ven a ca­bo los en­cuen­tros con un sis­te­ma de apues­tas si­mi­lar al re­gla­men­ta­do en la ciu­dad de Li­ma – Pe­rú.

La con­ce­sión da­da por el Ca­bil­do du­ra­ría cin­co años, de­bien­do la em­pre­sa pa­gar la can­ti­dad de cien su­cres men­sua­les pa­ra man­te­ner­la.

Es­ta dis­po­si­ción ex­pe­ri­men­ta­ría jus­ti­fi­ca­dos cam­bios, por­que cuan­do la can­cha fue­ra uti­li­za­da en com­pe­ten­cias, el lu­cro ob­te­ni­do por ellas de­be­ría ge­ne­rar al­gún im­pues­to, y era jus­to que esos in­gre­sos fue­sen gra­va­dos.

Lue­go del acuer­do con la Mu­ni­ci­pa­li­dad, la em­pre­sa pro­ce­de­ría a cons­truir un edi­fi­cio que ten­dría una pa

red ex­te­rior de nue­ve me­tros de al­tu­ra, tres mu­ra­llas de la­dri­llo y ce­men­to ar­ma­do, que ser­vi­rían pa­ra alo­jar los gra­de­ríos y una se­rie de co­lum­nas de hie­rro de ca­tor­ce me­tros de al­tu­ra que ser­vi­rían pa­ra sos­te­ner la cu­bier­ta del edi­fi­cio.

La can­cha se­ría cons­trui­da en la ca­lle Ro­ca­fuer­te # 615, sien­do tal la aco­gi­da que tu­vo, que cuan­do no es­ta­ba ocu­pa­da pa­ra com­pe­ten­cias era uti­li­za­da pa­ra dar ins­truc­ción de có­mo apren­der el de­por­te.

NI­ÑO PE­LO­TA­RI Y EM­PRE­SA­RIO

Es de des­ta­car que An­to­nio Cal­pe, em­pre­sa­rio que ma­ne­ja­ba es­ta ac­ti­vi­dad de­por­ti­va en nues­tra ciu­dad, no es­ta­ba do­mi­ci­lia­do en ella sino en Li­ma y so­lo ve­nía a Gua­ya­quil cuan­do era in­dis­pen­sa­ble su pre­sen­cia.

Su re­pre­sen­tan­te, Leo­pol­do Las­he­ras se las arre­gla­ba so­lo, pues gra­cias a su in­te­li­gen­cia, ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo y di­na­mis­mo, ad­mi­nis­tra­ba, pro­mo­vía y tam­bién ju­ga­ba en los ‘matchs’ or­ga­ni­za­dos por él mis­mo.

Pa­ra 1908 es­te jo­ven con­ta­ba ya con 27 años, apa­ren­te­men­te muy cor­ta edad si no se con­si­de­ra que ve­nía ju­gan­do des­de los nue­ve y que a los diez ya ha­bía si­do con­tra­ta­do co­mo un ‘ni­ño pe­lo­ta­ri’ de ca­rac­te­rís­ti­cas ver­da­de­ra­men­te ex­cep­cio­na­les.

Las­he­ras se­ría par­te del equi­po que es­tre­nó el fa­mo­so Fron­tón de Va­lla­do­lid, ciu­dad de la que sal­dría rum­bo a Mé­xi­co, a fin de in­tro­du­cir el jue­go del fron­tón en ese país.

Des­pués de die­ci­séis me­ses, Las­he­ras pa­sa­ría con su equi­po al Bra­sil pa­ra rea­li­zar jue­go en Río de Ja­nei­ro y Sao Pau­lo, ob­te­nien­do tan­to éxi­to en sus pre­sen­ta­cio­nes que al­gu­nos pro­mo­to­res lo con­tra­ta­ron jun­to a su cua­dro pa­ra que ju­ga­se en San­tia­go, Val­pa­raí­so y Li­ma, que era la ciu­dad en la que se ha­bía co­no­ci­do con Cal­pe, el que al ver su ca­li­dad hu­ma­na y pro­fe­sio­nal lo con­tra­tó de in­me­dia­to pa­ra en­car­gar­le la ad­mi­nis­tra­ción de su em­pre­sa en Gua­ya­quil.

AC­TI­VI­DA­DES DE­POR­TI­VAS Y SO­CIA­LES

En 1908, la em­pre­sa de Cal­pe ins­ta­la­ría una plan­ta de luz eléc­tri­ca en las acan­chas con el fin de rea­li­zar jue­gos noc­tur­nos prohi­bién­do­se, pa­ra­le­la­men­te a ello, el ac­ce­so a me­no­res de edad de­bi­do, prin­ci­pal­men­te a que l lu­gar era un si­tio en el que se cru­za­ban apues­tas.

Muy pron­to se in­vo­lu­cra­ría la em­pre­sa con la ac­ti­vi­dad so­cial de la ciu­dad, por lo cual no era de ex­tra­ñar­se ver có­mo se rea­li­za­ban tor­neos, jue­gos y to­da cla­se de even­tos en su edi­fi­cio con la fi­na­li­dad de re­co­ger fon­dos pa­ra en­ti­da­des co­mo la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia de Se­ño­ras o los Co­mi­tés de So­co­rro pa­ra Au­xi­lios Ge­ne­ra­les.

Su in­te­gra­ción fue tal, que el Mu­ni­ci­pio les per­mi­tió pro­mo­cio­nar tan­to sus even­tos co­mo el nom­bre de sus ‘pe­lo­ta­ris’ en sus lu­ga­res pú­bli­cos, lle­gan­do in­clu­so a re­gla­men­tar por me­dio de or­de­nan­za sus ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas y so­cia­les.

Real­men­te nun­ca he­mos lle­ga­do a en­ten­der có­mo un jue­go tan con­so­li­da­do en nues­tra ciu­dad lle­gó des­apa­re­cer sin de­jar más ras­tro que el de la his­to­ria de sus ini­cios.

El fron­tón o pe­lo­ta vas­ca co­men­zó a prac­ti­car­se en Gua­ya­quil en 1906.

1. El nom­bre que se le da­ba a los ju­ga­do­res de pe­lo­ta vas­ca era el de pe­lo­ta­ris. 1

2. no­ta de pren­sa don­de se men­cio­na al fron­tón con fi­nes be­né­fi­cos. 2

3. Tar­je­ta en la que se in­vi­ta a la inau­gu­ra­ción de las can­chas del fron­tón Be­ti Jai. 3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.