EL ‘AG­GIOR­NA­MEN­TO’ DE LA IGLE­SIA Y LA GES­TIÓN PÚ­BLI­CA EN GUA­YA­QUIL

EN EL PUER­TO PRIN­CI­PAL, MÁS QUE EN NIN­GÚN OTRO PUN­TO DEL PAÍS, SE DIO LA PAR­TI­CI­PA­CIÓN CON­JUN­TA DE RE­LI­GIO­SOS Y SE­GLA­RES A FA­VOR DE LOS GRU­POS SO­CIA­LES ME­NOS FA­VO­RE­CI­DOS.

Memorias Porteñas - - GUAYAQUIL SIGLO XX -

El go­bierno mi­li­tar pre­si­di­do por el ge­ne­ral Gui­ller­mo Ro­drí­guez La­ra, ins­tau­ra­do en fe­bre­ro de 1972 lue­go de la de­fe­nes­tra­ción de Ve­las­co Iba­rra, no se ca­rac­te­ri­zó por te­ner una po­si­ción de ul­tra­de­re­cha y re­pre­si­va, co­mo ocu­rrió con las dic­ta­du­ras del Cono Sur (Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Chi­le, Uru­guay, Pa­ra­guay), y fue más bien un ré­gi­men de ins­pi­ra­ción pro­gre­sis­ta que im­pul­só un pro­gra­ma de desa­rro­llo y de mo­der­ni­za­ción. Es­te go­bierno coin­ci­dió con el in­cre­men­to a gran es­ca­la de la ex­por­ta­ción pe­tro­le­ra y, pre­ten­dió a par­tir de los in­gre­sos ob­te­ni­dos en esa ac­ti­vi­dad, im­pul­sar una po­lí­ti­ca de desa­rro­llo in­dus­trial de sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes, uti­li­zan­do el mo­de­lo ela­bo­ra­do por el per­so­ne­ro de la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na (Ce­pal), Raúl Pre­bisch, que fue­ra aco­gi­do por el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID). El jus­ti­fi­ca­ti­vo pa­ra tal de­ci­sión se ha­lla­ba en los tér­mi­nos del in­ter­cam­bio in­ter­na­cio­nal des­fa­vo­ra­bles pa­ra las eco­no­mías sub­de­sa­rro­lla­das y pe­ri­fé­ri­cas. Se pen­sa­ba con ello de­jar de de­pen­der de los mer­ca­dos cen­tra­les pa­ra la ad­qui­si­ción de ma­te­rias pri­mas y pro­duc­tos ela­bo­ra­dos e im­por­tar bie­nes de ca­pi­tal pa­ra im­plan­tar es­truc­tu­ras pro­duc­ti­vas au­tó­no­mas en me­jo­res con­di­cio­nes de com­pe­ti­ti­vi­dad.

El ré­gi­men mi­li­tar de en­ton­ces to­mó al­gu­nas me­di­das in­tere­san­tes ba­jo esa orien­ta­ción de au­to­no­mía en el desa­rro­llo y el ma­ne­jo de su eco­no­mía. Ecua­dor en­tró a for­mar par­te de la Or­ga­ni­za­ción de Paí­ses Ex­por­ta­do­res de Pe­tró­leo (OPEP) a fin de lo­grar me­jo­res pre­cios pa­ra el cru­do, se de­ci­dió im­pul­sar un pro­ce­so de re­for­ma agra­ria y ca­na­li­zar los ex­ce­den­tes de la ex­por­ta­ción pe­tro­le­ra pa­ra cu­brir, en­tre otros hue­cos, la de­bi­li­dad cre­cien­te que su­fría el sec­tor de la agroex­por­ta­ción.

UN FAC­TOR PO­SI­TI­VO

Fi­nal­men­te los re­sul­ta­dos no se cum­plie­ron y los ob­je­ti­vos al­can­za­dos ado­le­cie­ron de la­men­ta­ble re­la­ti­vi­dad. Sin em­bar­go, un as­pec­to que ca­be res­ca­tar en el ma­ne­jo de ese go­bierno fue el apoyo brin­da­do a de­ter­mi­na­das ac­cio­nes en­ca­mi­na­das a em­pu­jar pro­gra­mas de mo­der­ni­za­ción en el cam­po de la cos­ta. En­tre ellas se ubi­ca­ron las me­di­das en­ca­mi­na­das a la mo­der­ni­za­ción de la ges­tión de los go­bier­nos pro­vin­cial del Gua­yas y can­to­nal de Gua­ya­quil, y el im­pul­so a la ges­tión pro­duc­ti­va y de pla­ni­fi­ca­ción li­de­ra­da por la Co­mi­sión de Es­tu­dios pa­ra el Desa­rro­llo de la Cuen­ca del Gua­yas (Ce­de­ge).

OPOR­TU­NI­DAD PA­RA MOS­TRAR UNA NUE­VA VI­SIÓN DEL EVAN­GE­LIO

Fue en el go­bierno de Ro­drí­guez La­ra cuan­do se con­cre­tó la opor­tu­ni­dad pa­ra que un gru­po de pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos que, im­pul­sa­dos por el con­te­ni­do so­cial del Con­ci­lio Va­ti­cano II y la apli­ca­ción de sus di­rec­tri­ces en Amé­ri­ca La­ti­na a tra­vés de la II Con­fe­ren­cia Ge­ne­ral del Epis­co­pa­do La­ti­noa­me­ri­cano lle­va­da a ca­bo en Me­de­llín en­tre el 26 de agos­to y el 6 se sep­tiem­bre de 1968, par­ti­ci­pa­ran de la ges­tión ofi­cial en pues­tos cla­ve den­tro de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad en­car­ga­da de uno de los ejes más im­por­tan­tes del Plan de Go­bierno: el Desa­rro­llo Re­gio­nal. En es­te co­lec­ti­vo, nu­clea­do al­re­de­dor del Cen­tro de Es­tu­dios So­cia­les (CES) con se­de en Gua­ya­quil, in­ter­vi­nie­ron per­so­na­li­da­des que for­ma­ban par­te de ini­cia­ti­vas de­no­mi­na­da Ac­ción Ca­tó­li­ca y Cur­si­llo de Cris­tian­dad y Mo­vi­mien­to Fa­mi­liar Cris­tiano. De ellas tu­vie­ron

una par­ti­ci­pa­ción pro­ta­gó­ni­ca en la po­lí­ti­ca de desa­rro­llo re­gio­nal Ra­mi­ro Larrea San­tos, Os­car Loor, Juan Pén­do­la, Raúl Ba­ca, en­tre otros. Ra­mi­ro Larrea fue de­sig­na­do por Ro­drí­guez La­ra pre­si­den­te del di­rec­to­rio de Ce­de­ge; Os­car Loor ocu­pó la Di­rec­ción Eje­cu­ti­va de ese or­ga­nis­mo; Juan Pén­do­la fue al­cal­de de Gua­ya­quil; Raúl Ba­ca fue pre­fec­to pro­vin­cial del Gua­yas y lue­go al­cal­de de Gua­ya­quil.

La ges­tión lle­va­da a ca­bo por es­tos pro­fe­sio­na­les es­tu­vo in­flui­da por el ca­rác­ter so­cial y par­ti­ci­pa­ti­vo de su ges­tión. No en vano el tra­ba­jo rea­li­za­do por mon­se­ñor Leó­ni­das Proa­ño y por su equi­po com­pues­to por sa­cer­do­tes na­cio­na­les y es­pa­ño­les fun­da­men­tal­men­te, ha­bía crea­do las con­di­cio­nes teó­ri­cas y las mo­ti­va­cio­nes pa­ra que aque­llos re­pli­ca­ran la enor­me la­bor que los ser­vi­do­res re­li­gio­sos desa­rro­lla­ban en los ba­rrios po­pu­la­res de Gua­ya­quil y aco­gie­ran una efec­ti­va me­to­do­lo­gía de al­fa­be­ti­za­ción y mo­ti­va­ción que lle­va­ba ade­lan­te en el ba­rrio de San Pe­dro (ciu­da­de­la La Fe­rro­via­ria) el sa­cer­do­te gua­ya­qui­le­ño Jo­sé Gó­mez Iz­quier­do.

En Gua­ya­quil, más que en nin­gún otro pun­to de la geo­gra­fía na­cio­nal, se ar­ti­cu­ló una po­lí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal con un re­fe­ren­te me­to­do­ló­gi­co asen­ta­do en la nue­va vi­sión del Evan­ge­lio, en la par­ti­ci­pa­ción con­jun­ta de re­li­gio­sos y se­gla­res y en la pre­sen­cia de los gru­pos so­cia­les me­nos fa­vo­re­ci­dos.

PA­DRE JO­SÉ GÓ­MEZ IQUIERDO.

RA­MI­RO LARREA SAN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.