LA MI­GRA­CIÓN CO­MO PAR­TE DE LA HIS­TO­RIA

LA MI­GRA­CIÓN VE­NE­ZO­LA­NA, PRO­DUC­TO DE LA DE­BA­CLE QUE SU­FRE ESA NA­CIÓN A CAU­SA DEL CHA­VIS­MO Y SUS ATRO­CI­DA­DES, NOS LLE­VA A CON­SI­DE­RAR ES­TE FE­NÓ­MENO CO­MO PAR­TE DE NUES­TRA HIS­TO­RIA RE­CIEN­TE.

Memorias Porteñas - - GUAYAQUIL SIGLO XX - POR: JO­SÉ LUIS ORTÍZ or­[email protected]­na­sa.com.ec

Ve­ne­zue­la ha ex­pul­sa­do mi­llo­nes de sus ha­bi­tan­tes, y es­tos re­co­rren los ca­mi­nos de Amé­ri­ca en bus­ca de una opor­tu­ni­dad pa­ra vi­vir. El he­cho im­pli­ca un pro­fun­do es­ta­do de su­fri­mien­to pa­ra quie­nes pa­de­cen el des­en­tra­ña­mien­to de su tie­rra de ori­gen. El pen­sa­dor pa­les­tino Ed­ward W. Said se­ña­la que es­te “…es la grie­ta im­po­si­ble de ci­ca­tri­zar im­pues­ta en­tre un ser hu­mano y su lu­gar na­tal, en­tre el yo y su ver­da­de­ro ho­gar: nun­ca se pue­de su­pe­rar su esen­cial tris­te­za… Los lo­gros del exi­lia­do es­tán mi­na­dos siem­pre por la pér­di­da de al­go que ha que­da­do atrás pa­ra siem­pre…”.

La pre­sen­cia de ve­ne­zo­la­nos en Ecua­dor es un da­to de nues­tro pai­sa­je co­ti­diano. Las cau­sas de es­ta diás­po­ra son co­no­ci­das: un ré­gi­men co­rrup­to que se ha apro­pia­do de la ri­que­za del país, ha ter­mi­na­do con su es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va, de­ja­do en so­le­tas su in­dus­tria pe­tro­le­ra, con­ver­ti­do a sus na­cio­na­les en por­dio­se­ros y no ha te­ni­do em­pa­cho en ad­he­rir­se al en­tra­ma­do in­ter­na­cio­nal del nar­co­trá­fi­co. Se tra­ta en con­se­cuen­cia de un even­to de al­can­ce con­ti­nen­tal que, su­ma­do al que ocu­rre en va­rios paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos al ex­pul­sar gran par­te de su po­bla­ción, con­vier­te a la mi­gra­ción (ese “Exi­lio del Ham­bre”) en un pro­ble­ma in­ter­mi­na­ble, que se po­si­cio­na co­mo fac­tor de fun­da­men­tal in­ci­den­cia en el es­ce­na­rio so­cial, po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co de nues­tra Amé­ri­ca.

NUES­TRA MI­GRA­CIÓN: CAU­SAS ECO­NÓ­MI­CAS

El fe­nó­meno mi­gra­to­rio que hoy co­bra di­men­sio­nes fe­no­me­na­les no es re­cien­te, tie­ne an­te­ce­den­tes en mo­men­tos de cri­sis. En el ca­so de Ecua­dor se pue­den es­ta­ble­cer al me­nos tres fa­ses: la mi­gra­ción de la dé­ca­da de los 60, la de los 80 y la que se pro­du­jo en los 90. Ac­tual­men­te la mi­gra­ción ecua­to­ria­na se asien­ta en 55 paí­ses. Ya an­tes, en la dé­ca­da de los 50, se ob­ser­va un flu­jo ha­cia EE. UU. de com­pa­trio­tas pro­ce­den­tes de las pro­vin­cias de Azuay, Ca­ñar, Lo­ja, Gua­yas y Ma­na­bí. Sin em­bar­go se­rá en la dé­ca­da si­guien­te cuan­do aso­me una red de des­pla­za­mien­to po­bla­cio­nal, re­me­sas de di­ne­ro e in­ter­co­ne­xión múl­ti­ple en­tre la ma­sa que se tras­la­da y su co­mu­ni­dad de ori­gen que pa­sa, en gran par­te, a de­pen­der de los miem­bros que se au­sen­tan. Co­mo un he­cho sig­ni­fi­ca­ti­vo de tal si­tua­ción ca­be men­cio­nar el que ocu­rrió en las co­mu­ni­da­des de Ci­cal­pa, Ca­ja­bam­ba, Col­ta, cer­ca­nas a Rio­bam­ba, en las que a ini­cios de los 70, en esa dé­ca­da y a prin­ci­pios de la si­guien­te, lle­gó a con­ver­tir­se en mo­ne­da de cur­so re­gu­lar el bo­lí­var. Eso de­mues­tra el im­pac­to que cau­só la mi­gra­ción de con­tin­gen­tes de mano de obra in­dí­ge­na de esas co­mu­ni­da­des a Ve­ne­zue­la.

La eco­no­mía ecua­to­ria­na a ini­cios de los 60, y bien en­tra­da la dé­ca­da, sufrirá de ma­ni­fes­ta­cio­nes crí­ti­cas, acen­tua­das por los efec­tos de una dis­mi­nu­ción pro­duc­ti­va agrí­co­la co­mo con­se­cuen­cia de la apli­ca­ción de una po­lí­ti­ca de Re­for­ma Agra­ria de­ci­di­da por la dic­ta­du­ra mi­li­tar que pre­si­dió Ra­món Cas­tro Ji­jón, to­tal­men­te in­su­fi­cien­te y que de­ri­va­ría en un fe­nó­meno de ex­pul­sión de la mano de obra cam­pe­si­na ha­cia los cen­tros po­bla­dos del país y el ex­te­rior.

En la dé­ca­da de los 80 bajan nues­tros in­gre­sos pe­tro­le­ros co­mo re­sul­ta­do de la dis­mi­nu­ción in­ter­na­cio­nal de los pre­cios, se re­du­cen las opor­tu­ni­da­des de em­pleo, hay re­ce­sión y la in­fla­ción se ele­va. Se da por ello un im­por­tan­te flu­jo mi­gra­to­rio ha­cia EE. UU. y en me­nor me­di­da a va­rios paí­ses eu­ro­peos. Ha­cia los años 90, y de ma­ne­ra con­cre­ta al­re­de­dor del 95, el con­flic­to te­rri­to­rial con el Pe­rú pro­vo­ca­rá un im­por­tan­te éxo­do de po­bla­cio­nes ubi­ca­das al sur de la pro­vin­cia de Lo­ja. La ten­den­cia de ese des­pla­za­mien­to, acen­tua­da en los años si­guien­tes, se­rá la ubi­ca­ción en paí­ses eu­ro­peos, de ma­ne­ra fun­da­men­tal en Ita­lia y Es­pa­ña.

LA MÁS RE­CIEN­TE OLA MI­GRA­TO­RIA

A fi­nes de los 90 se pro­du­ce un gran des­pla­za­mien­to de ecua­to­ria­nos al ex­te­rior, por la dis­mi­nu­ción de la ca­pa­ci­dad de com­pra a cau­sa de la mer­ma de los in­gre­sos pe­tro­le­ros, las es­ca­sas opor­tu­ni­da­des de em­pleo (que se­rá una cons­tan­te sin im­por­tan­tes cam­bios), las inun­da­cio­nes a con­se­cuen­cia del fe­nó­meno de El Ni­ño y a la cri­sis fi­nan­cie­ra que “quie­bra” la eco­no­mía na­cio­nal. Una mo­ne­da de­pre­cia­da, una ta­sa de des­em­pleo del 15 %, un ín­di­ce de po­bre­za del 56 %, se­rán fac­to­res ge­ne­ra­do­res de des­pla­za­mien­to de com­pa­trio­tas a paí­ses co­mo Chi­le, Ve­ne­zue­la, Sui­za, Ca­na­dá, Fran­cia, Ale­ma­nia, Es­pa­ña, EE. UU,, Ho­lan­da, In­gla­te­rra. Se cal­cu­la que en es­ta oca­sión sa­lie­ron del país al­re­de­dor de un mi­llón y me­dio de per­so­nas, que su­ma­das a las que se ha­bían au­sen­ta­do an­tes da un to­tal de dos mi­llo­nes y me­dio de ecua­to­ria­nos vi­vien­do fue­ra de su tie­rra.

Ecua­to­ria­nos en Eu­ro­pa

Ecua­to­ria­nos en Es­ta­dos Uni­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.