GA­BRIEL GAR­CÍA MO­RENO

y el aten­ta­do en Li­ma

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO san­[email protected]­na­sa.com.ec

Era 1866 y en aquel año ocu­rría la gue­rra His­pano-Su­da­me­ri­ca­na, que en­fren­tó a Es­pa­ña con­tra la alian­za de Chi­le, Pe­rú, Bo­li­via y Ecua­dor, pues el pri­me­ro te­nía la in­ten­ción de res­tau­rar su in­fluen­cia en Amé­ri­ca, por lo que el Go­bierno de Je­ró­ni­mo Ca­rrión se pro­pu­so en­viar a Chi­le a un di­plo­má­ti­co de la ma­yor re­pre­sen­ta­ti­vi­dad po­si­ble, por ello eli­gió al ex­pre­si­den­te Ga­briel Gar­cía Mo­reno. Aun­que al­gu­nos au­to­res ma­ni­fies­tan que lo que desea­ba Ca­rrión es ale­jar­lo del en­torno, pues su pre­sen­cia en el país le po­día ser muy pe­li­gro­sa.

PRE­CAU­CIO­NES EN EL VIA­JE HAS­TA LI­MA

Gar­cía Mo­reno acep­tó e ini­ció su via­je des­de Qui­to el 16 de ju­nio, con rum­bo a San­tia­go de Chi­le, en don­de ac­tua­ría co­mo mi­nis­tro ple­ni­po­ten­cia­rio, pe­ro an­tes lle­ga a Gua­ya­quil, de don­de zar­pa en un va­por con el que arri­ba al puer­to del Ca­llao, Pe­rú, el 2 de ju­lio. Reali­zó es­ta es­ca­la en su via­je pa­ra con­fe­ren­ciar con los je­fes del go­bierno pe­ruano.

En el Ca­llao com­pra ar­mas pa­ra él y sus acom­pa­ñan­tes. Es que te­me que aten­ten con­tra su vi­da, pues sa­be que sus enemi­gos ur­bi­nis­tas des­te­rra­dos vi­ven en Pe­rú, por lo que de­ci­de to­mar pre­cau­cio­nes. To­ma el tren y se di­ri­ge a Li­ma. Es pre­ci­sa­men­te en di­cha ca­pi­tal en don­de le ocu­rre un in­ci­den­te que ca­si le cues­ta la vi­da. Via­jan con él Pablo He­rre­ra, se­cre­ta­rio de la em­ba­ja­da; el agre­ga­do Ignacio del Al­cá­zar, su cu­ña­do; un hi­jo de He­rre­ra, de 14 años; y una so­bri­na su­ya de 8 años, que él lle­va a Val­pa­raí­so.

ATA­QUE AR­MA­DO CON­TRA GAR­CÍA MO­RENO

Al res­pec­to nos na­rra don Ma­nuel Gál­vez: “Ape­nas se de­tie­ne el tren en la es­ta­ción de Li­ma, don­de dos o tres ami­gos ecua­to­ria­nos lo es­pe­ran, Gar­cía Mo­reno sal­ta del co­che y ex­tien­de la mano a su so­bri­ni­ta, pa­ra que ba­je. En ese mo­men­to, un in­di­vi­duo le gri­ta: ¡Ban­di­do, ven­go a ven­gar la san­gre de mi her­mano!”. Y le ha­ce dos dis­pa­ros de re­vól­ver a que­ma ro­pa. Gar­cía Mo­reno su­je­ta a su agre­sor y, a pe­sar de es­tar he­ri­do en un de­do, lo es­tre­cha con­tra un pi­lar. Uno de los ami­gos que es­pe­ra­ban a Gar­cía Mo­reno y que tam­bién es­tá he­ri­do – un ba­la­zo le ha atra­ve­sa­do la mano iz­quier­da- y que ha­bía ayu­da­do al ex­pre­si­den­te a su­je­tar al ase­sino, de­be sol­tar­lo. El agre­sor que­da li­bre. Del Al­cá­zar le ha­ce fue­go y lo hie­re en el cos­ta­do y en el bra­zo iz­quier­do. Gar­cía Mo­reno sa­ca su re­vól­ver, pe­ro, en el ins­tan­te en que va a dis­pa­rar, se presenta la po­li­cía. Gar­cía Mo­reno in­di­ca al asal­tan­te pa­ra que sea aprehen­di­do, y en­ton­ces el su­je­to le arro­ja su ar­ma y lo las­ti­ma en la ca­be­za. Con los po­li­cías ha ve­ni­do el pre­fec­to de Li­ma, Gar­cía Mo­reno le en­tre­ga su ar­ma car­ga­da, a la que no le fal­ta una so­la ba­la. Y mien­tras él es acom­pa­ña­do al Pa­la­cio de Go­bierno, el agre­sor es con­du­ci­do a la cár­cel”.

ABSOLUCIÓN DEL AGRE­SOR

Co­mo co­lo­fón es de in­di­car que el agre­sor es Juan Viteri, so­brino del ge­ne­ral Jo­sé Ma­ría Ur­bi­na, y her­mano de uno de los fu­si­la­dos por or­den de Gar­cía Mo­reno en Jam­be­lí, en ju­nio de 1865. Viteri no fue con­de­na­do y re­cu­pe­ró su li­ber­tad. Di­ce el historiado­r Gál­vez que los ur­bi­nis­tas des­te­rra­dos en Li­ma eran in­flu­yen­tes y po­de­ro­sos y fue­ron los que con­si­guie­ron la absolución del acu­sa­do.

Gar­cía Mo­reno se ha­bía sal­va­do mi­la­gro­sa­men­te de la muer­te, lue­go de lo cual con­ti­nuó con su mi­sión en Li­ma, y al cul­mi­nar­la pro­si­guió su via­je, arri­ban­do a Val­pa­raí­so el 11 de ju­lio de 1866. Pa­sa­do el tiem­po, de una u otra ma­ne­ra, el 19 de enero de 1869, el doctor Ga­briel Gar­cía Mo­reno se ha­cía car­go del man­do de la na­ción, por se­gun­da oca­sión.

Ga­briel Gar­cía Mo­reno con los je­sui­tas de Qui­to en 1869. (fo­to­gra­fia­pa­tri­mo­nial.got.ec)

Li­ma, ciu­dad en la que se tra­tó de ase­si­nar a Gar­cía Mo­reno en 1866.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.