LA GRAN ES­TA­FA DE LOS MACHETES CO­LLINS

Memorias Porteñas - - NOJOTROS LOS MONTUVIOS SOMOS ASÍ… - POR: GA­BRIEL PA­RE­DES pa­re­[email protected]­na­sa.com.ec

Cha­rras­quean­do su gui­ta­rra y acom­pa­ña­do de su ga­llo, don Emé­ri­to Pas­tor Ba­rre­to Sa­la­zar can­ta­ba me­dio en­to­na­do ba­jo la som­bra de un lau­rel plan­ta­do en su es­tan­cia, allá en su que­ri­do Na­ran­jal. “Mi ma­che­te y mi som­bre­ro yo los luz­co con ho­nor, er ma­che­te es mi ami­go y tam­bién mi de­fen­sor. Fiel ma­che­te me acom­pa­ña, jun­tos va­mos ar po­blao, fie­ro sal­ta de su vai­na, si me ve em­pro­ble­mao. Mi ma­che­te y mi som­bre­ro, in­fal­ta­bles com­pa­ñe­ros”.

De­bi­do a la pro­xi­mi­dad de la épo­ca in­ver­nal, el 21 de oc­tu­bre de 1940 el co­mi­sio­na­do de pa­rro­quias ha­bía des­ti­na­do 5 do­ce­nas de machetes Co­llins por un va­lor 1.112,50 su­cres pa­ra que se ini­cien tra­ba­jos de hi­gie­ne de la po­bla­ción. Na­ran­jal pa­ra ese en­ton­ces era pa­rro­quia ru­ral del can­tón

Gua­ya­quil.

SE DES­CU­BRE EL NE­GO­CIA­DO DE LOS MACHETES.

En la tar­de del miér­co­les 20 de no­viem­bre de 1940 se pre­sen­tó an­te el jefe de in­ves­ti­ga­cio­nes po­li­cia­les, co­man­dan­te Ma­nuel Car­bo Pa­re­des, el pres­ti­gio­so co­mer­cian­te, se­ñor Flo­ren­tino Gon­zá­lez, pro­pie­ta­rio de la fir­ma co­mer­cial del mis­mo nom­bre. El im­por­ta­dor es­ta­ble­ci­do en el puer­to gua­ya­qui­le­ño de­nun­cia­ba la es­ta­fa por el va­lor de 2.000 su­cres me­dian­te la or­den No 003226, ex­ten­di­da el 15 de no­viem­bre del pre­sen­te año, au­to­ri­za­da por los se­ño­res Dr. Ar­se­nio Es­pi­no­za Smith, pre­si­den­te del Con­ce­jo, y el edil Ni­co­lás Ca­rrión Suá­rez, co­mi­sio­na­do de pa­rro­quias, por la en­tre­ga de dos ca­jas de machetes de la mar­ca Co­llins, las que con­te­nían cin­co do­ce­nas ca­da una. El asun­to era que las rú­bri­cas ha­bían si­do fal­si­fi­ca­das. Ade­más, el jefe po­li­cial re­ci­bió del pre­si­den­te del Ayun­ta­mien­to una no­ti­fi­ca­ción don­de se da­ba a co­no­cer la es­ta­fa a va­rios co­mer­cian­tes me­dian­te el uso de for­mu­la­rios mu­ni­ci­pa­les y lo con­mi­na­ba a ac­tuar con el ma­yor ce­lo pa­ra es­cla­re­cer es­te he­cho de­lic­ti­vo.

LAS DE­NUN­CIAS FLORECEN IGUAL QUE LOS MANGOS.

En no­viem­bre, gran can­ti­dad de ama­ri­lla­dos mangos ya se ven­dían en las tra­di­cio­na­les ca­re­ti­llas, por to­da la ciu­dad. Mien­tras tan­to, tras di­ri­gir la la­bor pes­qui­si­do­ra, el co­man­dan­te Car­bo Pa­re­des al ca­bo de dos ho­ras tu­vo re­sul­ta­dos, al re­cu­pe­rar dos ca­jas de machetes Co­llins, con­te­nien­do 5 do­ce­nas ca­da una, las que ha­bían si­do ven­di­das a los se­ño­res Luis Ve­ne­gas y Fran­cis­co Cal­de­rón, por el pre­cio de 850 su­cres. So­me­ti­dos a un breve in­te­rro­ga­to­rio, se­ña­la­ron co­mo pro­vee­dor de las ca­jas a un em­plea­do del Ca­bil­do cu­yo nom­bre lo re­ser­va­ron pa­ra no en­tor­pe­cer las la­bo­res po­li­cia­les. Mo­men­tos des­pués lle­ga­ron al des­pa­cho del jefe de in­ves­ti­ga­cio­nes va­rias de­nun­cias de co­mer­cian­tes y fir­mas co­mer­cia­les per­ju­di­ca­das, en­tre las cua­les se en­con­tra­ba la Ca­sa Co­mer­cial Gon­zá­lez-Ru­bio & Co., que ha­bía des­pa­cha­do por pe­di­do mu­ni­ci­pal pa­ra la pa­rro­quia Ge­ne­ral Vi­lla­mil, 5 do­ce­nas de machetes mar­ca Co­llins, 4 tra­mos de alam­bra­da de ¾, por un va­lor de 1.496 su­cres. La or­den No 02952, pe­día pa­ra la pa­rro­quia Ba­lao 5 do­ce­nas de machetes por un mon­to de 1.112 su­cres. La mis­ma can­ti­dad de Co­llins se des­ti­na­ron pa­ra las pa­rro­quias Pu­ná, Tau­ra, Pas­cua­les, Na­ran­jal y un úl­ti­mo car­ga­men­to pa­ra Sam­bo­ron­dón, pe­ro nun­ca lle­ga­ron a sus des­ti­nos, lo­gran­do es­ti­mar­se que el per­jui­cio eco­nó­mi­co as­cen­día a más de 10.000 su­cres.

Y EL GA­LLO…NO CAN­TÓ.

En po­se­sión de las nue­vas de­nun­cias y ór­de­nes fal­si­fi­ca­das, el co­man­dan­te Car­bo Pa­re­des se de­di­có du­ran­te los si­guien­tes días a es­cla­re­cer es­te es­can­da­lo­so he­cho de­lic­ti­vo, co­mu­ni­can­do que ya te­nía los da­tos cer­te­ros so­bre las per­so­nas que ha­bían in­ter­ve­ni­do en es­ta gran es­ta­fa. Se de­sig­nó a un gru­po es­pe­cia­li­za­do de agen­tes in­ves­ti­ga­do­res, al man­do del se­ñor Teo­do­mi­ro Na­va­rre­te, con el ob­je­to de efec­tuar al­gu­nas de­ten­cio­nes y pro­ce­der a la re­cu­pe­ra­ción de las mer­ca­de­rías. No obs­tan­te, al mo­men­to se re­ser­va­ron de dar ma­yo­res de­ta­lles, has­ta que las in­da­ga­cio­nes no es­tu­vie­sen con­clui­das. El con­ce­jal co­mi­sio­na­do de Pa­rro­quias in­di­có: Las ca­sas ven­de­do­ras no tu­vie­ron nin­gún in­con­ve­nien­te en des­pa­char los pe­di­dos de­bi­do a que las fir­mas es­ta­ban muy pa­re­ci­das a las ori­gi­na­les. Pe­ro en­tre los em­plea­dos mu­ni­ci­pa­les se rumoraba que el ce­re­bro planificad­or de to­do el frau­de era un co­no­ci­do jo­ven, hi­jo de un actuante con­ce­jal. Don Emé­ri­to, en su can­to con­cluía: Cor­ta arri­ba, cor­ta aba­jo, ma­che bien afi­lao, a lao de mi cin­tu­ra siem­pre lo lle­vo ama­rrao. Y er ga­llo nun­ca can­tó el nom­bre del em­bau­ca­dor avis­pa­do.

SE RUMORABA QUE EL CE­RE­BRO PLANIFICAD­OR DE TO­DO EL FRAU­DE ERA UN HI­JO DE UN ACTUANTE

CON­CE­JAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.