GAS­TOS MI­LI­TA­RES Y DEFICITS PRE­SU­PUES­TA­RIOS EN EL SI­GLO X1X

EN EL SI­GLO XIX HU­BO 26 EVEN­TOS MI­LI­TA­RES: RE­VO­LU­CIO­NES, GUE­RRAS CI­VI­LES Y FRON­TE­RI­ZAS.

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA -

Los sub­si­dios a com­bus­ti­bles han sig­ni­fi­ca­do de­ce­nas de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en los úl­ti­mos 40 años; me­jor y más efec­ti­vo hu­bie­ra si­do asig­nar­los al área so­cial. Es­te ab­sur­do no es úni­co en nues­tra his­to­ria, exis­te des­de el si­glo XIX; no se ori­gi­nó en sub­si­dios

sino en gas­tos mi­li­ta­res que por su gran ta­ma­ño cau­sa­ron enor­mes dé­fi­cits pre­su­pues­ta­rios. Has­ta 1845 en Ecua­dor se im­pu­sie­ron los mi­li­ta­res ex­tran­je­ros, ex­per­tos en gue­rrear por su in­men­sa am­bi­ción. El pro­me­dio anual de gas­tos mi­li­ta­res en el to­tal de pre­su­pues­to del Es­ta­do fue 35 %. A va­lor ac­tual equi­val­dría a 10.500 mi­llo­nes de dó­la­res en 2019. Sin ese egre­so hu­bié­ra­mos ini­cia­do el si­glo XX co­mo país prós­pe­ro.

Ya lo ad­vir­tió un mi­nis­tro de Ha­cien­da de la épo­ca: “La úni­ca me­di­da que de­bía to­mar­se con­sis­tía en la dis­mi­nu­ción del ejér­ci­to que con­su­mía la ma­yor par­te de las ren­tas […]. El ejér­ci­to, to­do ex­tran­je­ro, […] se ha­bía re­sis­ti­do abier­ta­men­te a su di­so­lu­ción y ha­brían obli­ga­do a so­me­ter­se a cual­quier go­bierno que exis­tie­se [...]. Así lo exi­gía la si­tua­ción de los je­fes y ofi­cia­les que se ha­lla­ban bien ave­ni­dos con su mo­do de vi­vir, par­ti­cu­lar­men­te unos cuan­tos, in­clu­so el mis­mo Flo­res, que ha­bían for­ma­do fa­mi­lias en el Ecua­dor”.

UNA PÉ­SI­MA GES­TIÓN

Juan Jo­sé Flo­res, des­de su pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción fue pé­si­mo ad­mi­nis­tra­dor de la eco­no­mía. A 1831, en su de­ses­pe­ra­ción pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des apre­mian­tes mi­li­ta­res, or­de­nó la emi­sión de 100.000 pe­sos en bi­lle­tes de cré­di­to, sin res­pal­do. En esos años, la bue­na mo­ne­da se res­pal­da­ba con pla­ta, sal­vo Gran Bre­ta­ña que adop­tó el Pa­trón Oro en 1819. Con la me­di­da to­ma­da, Gua­ya­quil se con­vir­tió en mer­ca­do de mo­ne­das sin va­lor, un ba­su­re­ro mo­ne­ta­rio. Te­nien­do en men­te con­ti­nuar emi­tien­do bi­lle­tes de cré­di­to, en 1832 Flo­res es­ta­ble­ció un seu­do­ban­co, del que se co­no­ce muy po­co, pa­ra que los bi­lle­tes fue­ran amor­ti­za­dos por la ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra. Al ban­co se le asig­na­ron: im­pues­tos so­bre las mi­nas de sal, re­cau­da­cio­nes del aguar­dien­te y del ta­ba­co, pe­ro li­be­ró las ren­tas de la adua­na que ha­bían es­ta­do des­ti­na­das pa­ra amor­ti­zar la pri­me­ra emi­sión: “...los pro­duc­tos del es­tan­co fue­ron de­sig­na­dos a la for­ma­ción del ban­co de Gua­ya­quil, con el ob­je­to os­ten­si

ble de pa­gar a los acree­do­res pú­bli­cos. Con­for­me al sis­te­ma de mis­te­rio que envuelve to­dos nues­tros ne­go­cios pe­cu­nia­rios, no sa­be­mos ni cuán­to pro­du­ce el es­tan­co, ni cuán­to de­be el ban­co, ni cuán­to ha pa­ga­do des­de su es­ta­ble­ci­mien­to”.

Se es­ta­ble­ció pa­ra no de­pen­der de pres­ta­mis­tas pri­va­dos que en opi­nión de Flo­res co­bra­ban in­tere­ses muy al­tos. Sa­bien­do la cri­sis eco­nó­mi­ca del Es­ta­do, se pro­te­gían con ele­va­das ta­sas. Se­gún Flo­res eran: “...la cau­sa ma­triz de la pe­nu­ria del Es­ta­do, de la rui­na del co­mer­cio, y de la men­gua que su­fría el cré­di­to del

Go­bierno”. Tam­bién, sos­te­nía que las adua­nas se ha­bían con­ver­ti­do en ofi­ci­nas de amor­ti­za­ción, pres­tán­do­se pa­ra frau­de y mo­no­po­lio. Pe­ro en el de­cre­to de crea­ción se es­ta­ble­cía que los de­re­chos aran­ce­la­rios se po­dían pa­gar con esos bi­lle­tes. Flo­res así mis­mo cul­pa­ba a los co­mer­cian­tes im­por­ta­do­res gua­ya­qui­le­ños de ha­cer de­ma­sia­das com­pras al ex­te­rior, cau­san­do la sa­li­da de la bue­na mo­ne­da.

CAOS MO­NE­TA­RIO

A sim­ple vis­ta era una de­ci­sión co­rrec­ta, emi­tien­do bi­lle­tes no te­nía que pa­gar in­tere­ses, pe­ro al no te­ner res­pal­do, ese me­dio de pa­go se ne­go­cia­ba con des­cuen­to su­pe­rior a la ta­sa de in­te­rés de los acree­do­res. El ori­gen del caos se en­con­tra­ba en los ele­va­dos gas­tos mi­li­ta­res, si se los hu­bie­ra re­du­ci­do no ha­bría si­do ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a pres­ta­mis­tas ni emi­tir bi­lle­tes de cré­di­to pú­bli­co. El ban­co no cum­plió con el ob­je­to pa­ra el que ha­bía si­do fun­da­do y du­ró po­co tiem­po.

Con la crea­ción de la Ca­sa de la Mo­ne­da, em­peo­ró el ma­ne­jo mo­ne­ta­rio. Las mo­ne­das acu­ña­das de pé­si­ma ca­li­dad, no te­nían mu­cho res­pal­do en pla­ta. Adi­cio­nal­men­te fa­bri­can­tes de mo­ne­das fal­sas se apro­ve­cha­ron pa­ra inun­dar el mer­ca­do. Gua­ya­quil era la ciu­dad más per­ju­di­ca­da por ser la ca­pi­tal eco­nó­mi­ca, don­de se ha­cía la ma­yor can­ti­dad de transac­cio­nes mo­ne­ta­rias. Es­ta si­tua­ción se hi­zo in­sos­te­ni­ble y lle­vó a Jo­sé Joa­quín Ol­me­do, que ocu­pa­ba el car­go de pre­fec­to, a pro­tes­tar al mi­nis­tro de Ha­cien­da Juan Gar­cía del Río, so­li­ci­tán­do­le to­mar me­di­das; co­mo no lo hi­zo, Ol­me­do re­nun­ció al car­go. Tam­bién re­cla­mó an­te Flo­res, es­te res­pal­dó a Gar­cía del Río.

Los go­bier­nos pos­te­rio­res no cor­ta­ron el ori­gen del pro­ble­ma, con­ti­nua­ron las re­vo­lu­cio­nes y gue­rras fron­te­ri­zas. El caos mo­ne­ta­rio pro­si­guió. Ga­briel Gar­cía Mo­reno de­ci­dió re­ti­rar la ma­la mo­ne­da en cir­cu­la­ción vía la crea­ción de un ban­co, no en la for­ma co­mo lo ha­bía he­cho Flo­res. Se tra­ta­ba de alen­tar al sec­tor pri­va­do pa­ra que lo fun­da­ra, con la con­di­ción de ha­cer un prés­ta­mo en bue­na mo­ne­da al Es­ta­do, pa­ra re­ti­rar de cir­cu­la­ción la ma­la mo­ne­da. Así na­ció el Ban­co del Ecua­dor en 1868. Du­ran­te muy cor­to tiem­po se lo­gró for­ta­le­cer la mo­ne­da pa­ra lue­go con­ti­nuar de­va­luán­do­se, por lo que se creó el su­cre en 1884. Ecua­dor sí ha te­ni­do re­cur­sos pe­ro muy mal ad­mi­nis­tra­dos. Hoy la co­rrup­ción es la prin­ci­pal fuen­te de egre­so de los fon­dos pú­bli­cos.

Fran­cis­co Ja­vier Sa­la­zar, mi­nis­tro de Gue­rra. 1865. de Gue­rra In­for­me de mi­nis­tro y Ma­ri­na.

ex­ce­so en gas­tos Gue­rra jus­ti­fi­ca Mi­nis­tro de mi­li­ta­res. 1871. Grá­fi­cos gas­tos mi­li­ta­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.