FRAN­CIS­CO DE ELI­ZAL­DE Y LA­MAR

PAR­TI­CI­PÓ EN LA TO­MA DEL CUAR­TEL DEL BA­TA­LLÓN DE GRA­NA­DE­ROS EN LA RE­VO­LU­CIÓN DE OC­TU­BRE. SU BA­LAN­DRA SA­LIÓ DE GUA­YA­QUIL LLE­VAN­DO AL MEN­SA­JE­RO QUE PAR­TI­CI­PÓ A BO­LÍ­VAR LA NO­VE­DAD.

Memorias Porteñas - - REMEMBRANZ­AS -

Na­ció en Gua­ya­quil en 1791. Hi­jo del ca­pi­tán de Mi­li­cias Juan Bau­tis­ta de Eli­zal­de y Eche­ga­ray, y de Ma­ría Jo­se­fa de La­mar y Cor­tá­zar, her­ma­na del Gran ma­ris­cal Jo­sé de La­mar y Cor­tá­zar, pre­si­den­te de Pe­rú, y so­bri­na nie­ta del Dr. Jo­sé Ignacio de Cor­tá­zar y La­va­yen, obis­po de Cuen­ca. De po­cas pa­la­bras, al­to, en­ju­to y de tra­to cor­tés. Digno, se­rio e in­te­li­gen­te, es­ta­ba de­di­ca­do al ne­go­cio de ca­bo­ta­je en­tre los pue­blos cos­te­ros del Pa­cí­fi­co. Combatió en el pri­mer Hua­chi. Tras la de­rro­ta ele­vó un par­te a la Jun­ta de Gobierno de Gua­ya­quil que con­du­jo al en­jui­cia­mien­to de los je­fes y ofi­cia­les. Des­ti­na­do a las zo­nas fron­te­ri­zas de Za­po­tal y Sa­ba­ni­lla, re­ci­bió la co­mi­sión del pre­si­den­te de la Audiencia pa­ra en­tre­gar un plie­go a Jo­sé Joa­quín de Olmedo, ofre­cién­do­le en­trar en Tra­ta­dos. Fue no­mi­na­do co­man­dan­te in­te­ri­no de Por­to­vie­jo pa­ra adies­trar a los cam­pe­si­nos y vo­lun­ta­rios de Ma­na­bí y re­mi­tir­los a Gua­ya­quil. Or­ga­ni­zó las de­fen­sas ur­ba­nas con el ba­ta­llón Olmedo de los de­ci­di­dos de Por­to­vie­jo y con­si­guió ero­ga­cio­nes pa­ra su ma­nu­ten­ción. En no­viem­bre en­vió otra com­pa­ñía a re­for­zar la pla­za de Dau­le. Ya ha­bía al­gu­na tro­pa co­lom­bia­na en Por­to­vie­jo en­via­da por Su­cre. El 16 de di­ciem­bre del 21 in­ten­tó la in­cor­po­ra­ción de Por­to­vie­jo a Co­lom­bia pe­ro el mo­vi­mien­to no pros­pe­ró. El 22 su­bió con Su­cre a la sie­rra y tras la ba­ta­lla del Pi­chin­cha re­gre­só a Gua­ya­quil con per­mi­so. El 23 de ju­lio de 1822 es­tu­vo en­tre los pri­me­ros seis fir­man­tes de la pe­ti­ción al Ca­bil­do pa­ra la in­cor­po­ra­ción a Co­lom­bia. El Li­ber­ta­dor lo de­sig­nó juez po­lí­ti­co de la pro­vin­cia de Por­to­vie­jo y ofre­ció as­cen­der­lo a go­ber­na­dor cuan­do se crea­re la pro­vin­cia de Ma­na­bí en el Dp­to. de Gua­ya­quil.

VI­DA Y PE­RI­PE­CIAS DE ELI­ZAL­DE

Ca­sa­do con la gua­ya­qui­le­ña To­ma­sa de Vera y Piz­pi­re­ta, tu­vie­ron va­rios hi­jos, des­ta­can­do Jo­sé Do­min­go Eli­zal­de Vera, ilus­tre pa­tri­cio, pe­rio­dis­ta y hom­bre pú­bli­co. A prin­ci­pios de di­ciem­bre de 1824 se po­se­sio­nó de la Go­ber­na­ción de Ma­na­bí. En ju­lio de­cre­tó re­go­ci­jos por las vic­to­rias de Ju­nín y Aya­cu­cho y pi­dió que se re­abrie­ra el puer­to de Man­ta al co­mer­cio con el nor­te de Pe­rú y otros lu­ga­res del Pa­cí­fi­co. En el sur de Gran Co­lom­bia el partido bo­li­va­riano em­pe­za­ba a de­bi­li­tar­se y el 26 de enero de 1827 se in­su­rrec­cio­nó en Li­ma el co­ro­nel Bus­ta­man­te, con el apo­yo del gobierno pe­ruano que que­ría des­pren­der­se de tro­pas fo­rá­neas. El 20 de no­viem­bre Bus­ta­man­te ha­bía lo­gra­do que los her­ma­nos Fran­cis­co y An­to­nio Eli­zal­de ple­ga­ran al mo­vi­mien­to. An­to­nio su­ble­vó a la guar­ni­ción de Gua­ya­quil y to­mó pre­sos a al­gu­nos je­fes y ofi­cia­les. Fran­cis­co abrió las puer­tas de la pro­vin­cia de Ma­na­bí pa­ra que pu­die­ran des­em­bar­car las tro­pas de Bus­ta­man­te y con ellas se di­ri­gió sin opo­si­ción a Gua­ya­quil, mien­tras su tío, el ge­ne­ral Jo­sé de La­mar era de­sig­na­do por el Ca­bil­do pa­ra je­fe in­te­ri­no del Gobierno de la Pro­vin­cia. Pe­rú or­de­nó el blo­queo del gol­fo y el co­mer­cio de la ciu­dad de­ca­yó. El 16 de abril ocu­pó Eli­zal­de el Puer­to Principal con Bus­ta­man­te. Los pe­rua­nos ocu­pa­ron la ciu­dad en enero de 1829 pe­ro tu­vie­ron que de­vol­ver­la a Co­lom­bia tras la ba­ta­lla de Tar­qui y la cam­pa­ña de Bui­jo que el Li­ber­ta­dor di­ri­gió per­so­nal­men­te desde su cuar­tel cerca de Sam­bo­ron­dón.

EN­TRE LA CIU­DAD Y EL CAM­PO

En 1832 he­re­dó una par­te de la gran ha­cien­da Bui­jo. El 33 el Con­gre­so ecua­to­riano in­vis­tió al pre­si­den­te Flo­res de las fa­cul­ta­des ex­tra­or­di­na­rias y Eli­zal­de se su­mó a la Re­vo­lu­ción de los Chihuahuas, aun­que al co­no­cer el pac­to de Ro­ca­fuer­te y Flo­res via­jó a Qui­to y se hi­zo del ban­do na­cio­na­lis­ta. En enero del 35 combatió en las pam­pas de Mi­ña­ri­ca, cerca de Am­ba­to. En 1839 al fi­na­li­zar el gobierno de Ro­ca­fuer­te se aco­gió a un in­dul­to ge­ne­ral. Viu­do y con su eco­no­mía des­trui­da, com­par­tió su tiem­po en­tre la ciu­dad y el cam­po, en Bui­jo. De vez en cuan­do se le veía aco­de­rar en el ma­le­cón de la ría. En 1845 fue de­sig­na­do ad­mi­nis­tra­dor de sa­les en Ba­baho­yo. En sus úl­ti­mos años tra­tó de re­po­ner su eco­no­mía. Po­seía una casa so­la­rie­ga y es­pa­cio­sa en el barrio del Bajo, muy cerca de la igle­sia de la Mer­ced.

Al es­cri­bir so­bre epi­so­dios de la cultura en la his­to­ria de la ciu­dad, es ne­ce­sa­rio ad­ver­tir a los lec­to­res los sucesos que tra­jo con­si­go la mo­der­ni­dad al re­cor­dar el efecto del cine jun­to a la ra­dio y la co­mu­ni­ca­ción aé­rea, los que se­llan los tiem­pos mo­der­nos tras el fin de la Gran Gue­rra, lue­go de la se­gun­da dé­ca­da del si­glo XX.

Pa­ra aquel en­ton­ces, la es­fe­ra pú­bli­ca de la cultura se ma­ni­fes­ta­ba por la mo­des­ta sec­ción mu­ni­ci­pal sin cul­ti­vo ni or­ga­ni­za­ción. La principal ges­tión cul­tu­ral en el me­dio sur­gía de las ini­cia­ti­vas par­ti­cu­la­res de aso­cia­cio­nes y de ar­tis­tas in­tere­sa­dos en al­gu­nos con­jun­tos cul­tu­ra­les. La cultura se di­fun­día por las no­ti­cias y los crí­ti­cos pa­ra el efecto des­ti­na­dos en los pe­rió­di­cos y en al­gu­nas re­vis­tas. Es a par­tir de la in­tro­duc­ción de la ra­dio, a fi­nes de los años vein­te, cuan­do las no­ti­cias y la cultura pue­den lle­gar a lu­ga­res dis­tan­tes y asi­mis­mo, al­can­zar al gran pú­bli­co. Va­le re­sal­tar la va­lio­sa tras­cen­den­cia de las re­vis­tas cul­tu­ra­les en ra­dios que go­za­ban de gran aco­gi­da y re­co­no­ci­mien­to a tra­vés de las on­das so­no­ras de las ra­dio­di­fu­so­ras. Me­dian­te la con­so­li­da­ción de la ra­dio, la cultura pu­do al­can­zar a to­dos. El efecto má­gi­co del cine se des­ta­ca­ba sin com­pa­ra­ción in­tro­du­cien­do avances co­mo el so­ni­do y el co­lor, que cau­ti­va­ron sin ce­sar en la cultura y en la dis­trac­ción du­ran­te los mo­men­tos de ocio.

UN PRO­DI­GIO CHI­LENO, UN ÍCONO MUN­DIAL.

En el pa­no­ra­ma de la his­to­ria cul­tu­ral de Gua­ya­quil ha­ce­mos una gra­ta re­cor­da­ción de la es­plén­di­da vi­si­ta del mayor pia­nis­ta mun­dial, Clau­dio Arrau. El re­co­no­ci­do pia­nis­ta de ori­gen chi­leno, na­ci­do en Chi­llán en 1903, quien por la muer­te ac­ci­den­tal del pa­dre, un of­tal­mó­lo­go, que­do huér­fano de un año de edad, sien­do su madre una pro­fe­so­ra de piano que con­si­guió su­pe­rar el des­am­pa­ro con su tierno ape­go al pe­que­ño. El in­fan­te dio mues­tras de una pre­co­ci­dad asom­bro­sa. A dis­tin­go de los otros ni­ños, a los tres años de edad prin­ci­pió a di­bu­jar y a leer las cla­ves y no­tas mu­si­ca­les que eran par­te del ofi­cio de su madre. Fue apre­cia­do de in­me­dia­to co­mo un ni­ño por­ten­to­so al pre­sen­tar en el Tea­tro Mu­ni­ci­pal de Chi­llán a los cin­co años de edad un re­ci­tal. Re­cor­dó los pa­sos de W. A. Mo­zart. La madre con­si­guió el apo­yo de su fa­mi­lia pa­ra tras­la­dar­se a San­tia­go, don­de de­mos­tró a los re­pre­sen­tan­tes del Con­gre­so el ta­len­to pri­vi­le­gia­do y sin du­da ma­ra­vi­llo­so de su pe­que­ño hi­jo. El pro­pio pre­si­den­te Pe­dro Montt ma­ni­fes­tó su en­te­ra ad­mi­ra­ción por el ta­len­to del pe­que­ño

ACLA­MA­DO MÚ­SI­CO FA­MO­SO EN LOS 5 CON­TI­NEN­TES. SE PRE­SEN­TÓ EN GUA­YA­QUIL EL 26 DE MA­YO DE 1950 EN EL TEA­TRO OLMEDO.

al que­dar­se ex­ta­sia­do al es­cu­char­lo de­trás del piano. La me­re­ci­da fa­ma del ni­ño le va­lió en jus­ti­cia ha­cer­se acree­dor a la an­he­la­da be­ca del gobierno pa­ra los es­tu­dios mu­si­ca­les en el Conservato­rio Stern de Ber­lín en 1911.

VIA­JE SIN RE­TORNO

El chi­qui­llo via­jó de su país na­tal pa­ra no re­gre­sar. El pe­que­ño Clau­dio fue aco­gi­do en Ber­lín por el ex­tra­or­di­na­rio pro­fe­sor M. Krau­se, por quien tu­vo un sen­ti­mien­to pa­ter­nal. Las cla­ses fue­ron in­ten­si­vas de técnica al piano du­ran­te tres años. Ga­nó va­rios pre­mios, lo que ga­ran­ti­zo su fu­tu­ro triun­fal. Desde prin­ci­pios de la dé­ca­da de los vein­te se con­sa­gró en Ale­ma­nia y en Eu­ro­pa co­mo un vir­tuo­so pia­nis­ta. Lo an­te­rior le me­re­ció ser co­no­ci­do en su ca­li­dad mu­si­cal me­dian­te la pro­duc­ción de par­ti­tu­ras pa­ra las pia­no­las. As­cen­dió en 1925 a pro­fe­sor del Conservato­rio Stern.

Su pri­mer re­torno a Amé­ri­ca fue en 1933 en su gi­ra por Mé­xi­co. Re­si­dió en Ale­ma­nia, don­de se ca­só con la mez­zo­so­prano Ruth Sch­nei­der. Con la de­cla­ra­ción de la Se­gun­da Gue­rra y la per­se­cu­ción na­zi, de­ci­dió tras­la­dar­se en 1941 a Nue­va York, don­de fun­dó una aca­de­mia. Du­ran­te to­da su ca­rre­ra de­mos­tró su ta­len­to jun­to a las prin­ci­pa­les or­ques­tas y los más dis­tin­gui­dos di­rec­to­res del mun­do. Sus in­ter­pre­ta­cio­nes tran­si­ta­ron desde el ba­rro­co y el cla­si­cis­mo de los gran­des mú­si­cos has­ta la mú­si­ca con­tem­po­rá­nea. Clau­dio Arrau se dis­tin­guió por sus in­ter­pre­ta­cio­nes atri­bui­das al es­tu­dio pro­fun­do de la his­to­ria mu­si­cal y su vas­ta cultura.

Clau­dio Arrau fue acla­ma­do en los cin­co con­ti­nen­tes. Se pre­sen­tó en Gua­ya­quil el 26 de ma­yo de 1950 con un ex­clu­si­vo re­ci­tal en el tea­tro Olmedo, co­mo una ce­le­bri­dad mun­dial. Fue un su­ce­so del ar­te pa­ra la cul­ta so­cie­dad por­te­ña. Arrau fue el or­gu­llo de la ra­za la­ti­na y del pue­blo chi­leno. Las en­tra­das se ago­ta­ron por la de­man­da al re­ci­tal en el Olmedo, que con­ta­ba con el úni­co piano Stein­way de con­cier­tos de la ciu­dad.

Mi­li­tar de por­te marcial, fa­lle­ció en Li­ma y fue en­te­rra­do en Gua­ya­quil el 16 de ju­nio de 1861.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.