ATE­RRI­ZA­JE FOR­ZO­SO EN LA IS­LA PU­NÁ

POR DES­PER­FEC­TO DE UNA VÁL­VU­LA, ES­PAR­CIE­RON 220 GA­LO­NES DE COM­BUS­TI­BLE EN LA TRA­VE­SÍA.

Memorias Porteñas - - PER­SO­NA­JES -

Ha­ce 8 dé­ca­das, el país vi­vió uno de sus tan­tos mo­men­tos de in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca al co­no­cer­se el sor­pre­si­vo fa­lle­ci­mien­to del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, el Dr. Au­re­lio Mos­que­ra Nar­váez. La de los 30 fue una dé­ca­da llena de vio­len­cia po­lí­ti­ca, que creó en el país pro­fun­das di­vi­sio­nes y un am­bien­te de des­con­cier­to. Sus con­se­cuen­cias de­bi­li­ta­ron el fren­te in­terno, que des­pués no es­tu­vo en con­di­cio­nes de so­por­tar la in­va­sión de nues­tros ve­ci­nos del sur, lo cual cul­mi­nó con el “tra­ta­do de paz, amis­tad y lí­mi­tes”, lla­ma­do tam­bién Pro­to­co­lo de Río de Ja­nei­ro, de in­gra­ta re­cor­da­ción. vor de Mos­que­ra. “Los so­cia­lis­tas lo ha­ce­mos por sal­var a la pa­tria”, afir­ma­ron.

Así lle­gó el Dr. Mos­que­ra a la Pri­me­ra Ma­gis­tra­tu­ra; se po­se­sio­nó el 2 de di­ciem­bre de 1938. Él era un des­ta­ca­do maes­tro uni­ver­si­ta­rio, quien lle­gó a ejer­cer el rec­to­ra­do de la Uni­ver­si­dad Cen­tral. Afi­lia­do li­be­ral desde jo­ven, ocu­pó di­ver­sos car­gos pú­bli­cos y co­mo di­rec­ti­vo del partido lle­gó a ser su je­fe su­pre­mo.

La es­pe­ran­za de una es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca fue efí­me­ra. Al con­for­mar su Ga­bi­ne­te Mi­nis­te­rial y otros im­por­tan­tes car­gos, no in­clu­yó a nin­gún so­cia­lis­ta y es­tos pa­sa­ron pron­to a la opo­si­ción. En el mis­mo mes de di­ciem­bre, con la in­ter­ven­ción de su mi­nis­tro de gobierno, Ga­lo Pla­za Las­so, di­sol­vió la Asam­blea y apre­só a al­gu­nos opo­si­to­res. Aun­que me­ses más tar­de se res­ta­ble­ció apa­ren­te­men­te la le­ga­li­dad cons­ti­tu­cio­nal al dis­po­ner­se la rea­per­tu­ra del Con­gre­so Na­cio­nal, la con­fron­ta­ción se­ría en ade­lan­te la tó­ni­ca de la re­la­ción en­tre el Gobierno y la opo­si­ción. Con ener­gía pe­ro con pru­den­cia fue rea­li­zan­do su ges­tión pre­si­den­cial y de al­gu­na ma­ne­ra se dis­mi­nu­yó la fuer­za de los ad­ver­sa­rios.

Has­ta que sor­pre­si­va­men­te el 15 de no­viem­bre de 1939 se fil­tró en la pren­sa la no­ti­cia de que el pre­si­den­te es­ta­ba mo­ri­bun­do. Lue­go de dos días de sus­pen­so, en la ma­dru­ga­da del 17, se anun­ció su fa­lle­ci­mien­to. Mu­chas con­je­tu­ras se te­jie­ron. La in­for­ma­ción ofi­cial se­ña­ló que fue por cau­sas na­tu­ra­les, pe­ro al­gu­nos afir­ma­ban que se tra­tó de un sui­ci­dio. Lo cier­to es que nun­ca se co­no­ció de una au­top­sia que des­pe­je cual­quier du­da.

A Mos­que­ra lo su­ce­dió el Dr. Carlos Arroyo del Río co­mo pre­si­den­te del Se­na­do, pe­ro es­te a su vez re­nun­ció en fa­vor del Dr. An­drés F. Cór­do­va, con el fin de par­ti­ci­par en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les que fue­ron con­vo­ca­das. Pe­ro de estas his­to­rias ha­bla­re­mos en otra opor­tu­ni­dad.

Tres per­so­na­jes son muy re­cor­da­dos en la co­mu­na Subida Al­ta, lo­ca­li­za­da en la is­la Pu­ná: Pe­dro Fal­quez, Víc­tor Sán­chez y Juan Cruz, quie­nes por aza­res del des­tino se vie­ron in­vo­lu­cra­dos en un he­cho his­tó­ri­co que con el pa­sar del tiem­po se ha ido bo­rran­do de la men­te de los ha­bi­tan­tes de la is­la, pe­ro hoy lo vamos a re­cor­dar.

Eran las 3:15 de la tar­de del miér­co­les 1 de no­viem­bre 1939 y el se­ñor je­fe del Dis­tri­to Te­le­grá­fi­co, Rei­nal­do Fran­co Itu­rral­de y Luis Au­gus­to Já­co­me, je­fe de la Ofi­ci­na de Te­lé­gra­fos de Gua­ya­quil, re­ci­bie­ron un ur­gen­te men­sa­je en­via­do por el te­le­gra­fis­ta de Po­sor­ja, don Ab­sa­lón Pino, en el que da­ba cuen­ta de que a su des­pa­cho ha­bía lle­ga­do un ca­noe­ro pes­ca­dor lle­ván­do­le tres men­sa­jes con dis­tin­tos des­ti­na­ta­rios. El pri­me­ro pa­ra el pre­si­den­te del Pe­rú, otro pa­ra el Ae­ro Club de Li­ma y el úl­ti­mo pa­ra el cón­sul pe­ruano en Gua­ya­quil, sus­cri­to por el co­man­dan­te Gal’ Li­mo, anun­cián­do­les su for­zo­so ate­rri­za­je por fal­ta de com­bus­ti­ble en la is­la Pu­ná, en­con­trán­do­se la na­ve aé­rea y los avia­do­res sin nin­gu­na no­ve­dad.

RAID AÉ­REO NUE­VA YORK-LI­MA.

Los her­ma­nos Hum­ber­to y Víc­tor Gal’ Li­mo, a bor­do del mo­no­plano Ber­kley-Grow, bau­ti­za­do Cruz del Chal­pon, rea­li­za­rían un vue­lo sin es­ca­la desde el ae­ró­dro­mo Floyd Ben­net de Nue­va York, has­ta la ciu­dad de Li­ma, pe­ro des­pués de vein­te horas de es­pe­ra por par­te de una gran mu­che­dum­bre que los aguar­da­ba en la pis­ta del ae­ro­puer­to de Li­ma­tam­bo pa­ra su re­ci­bi­mien­to, desecha­ban sus es­pe­ran­zas al ver que el apa­ra­to vo­la­dor no lle­ga­ba, ha­bien­do des­apa­re­ci­do en un com­ple­to mis­te­rio. Desde el mis­mo mo­men­to del des­pe­gue, el cli­ma no fue fa­vo­ra­ble. Ca­pean­do tor­men­tas eléc­tri­cas en el Ca­ri­be, pa­sa­ron a Su­da­mé­ri­ca; ha­bien­do cum­pli­do 25 horas, cin­co mi­nu­tos de vue­lo, tu­vie­ron que rea­li­zar un ate­rri­za­je de emer­gen­cia, de­bi­do al es­ca­pe de com­bus­ti­ble por el des­per­fec­to de una vál­vu­la, es­par­cien­do 220 ga­lo­nes du­ran­te la tra­ve­sía. Bus­can­do un lu­gar des­pe­ja­do, se fi­ja­ron en una ex­ten­sa pla­ya que se pre­sen­ta­ba en el ho­ri­zon­te.

UN AVIÓN CA­YÓ DEL CIE­LO.

Pe­dro Fal­quez tra­ba­ja­ba con sus peo­nes en el aca­rreo de la sal, sien­do tes­ti­gos de la caí­da del cie­lo de un avión a las 2:10 de la tar­de en el si­tio lla­ma­do Pun­ta Are­nas, don­de es­ta­ban si­tua­das las sa­li­nas de la is­la Pu­ná. Mo­vi­do por la cu­rio­si­dad, Fal­quez acu­dió al si­tio y al en­con­trar­se con los avia­do­res ile­sos, in­me­dia­ta­men­te el ca­pi­tán Hum­ber­to

Gal’ Li­mo le so­li­ci­tó lle­var unos par­tes don­de da­ba cuen­ta de que la ae­ro­na­ve ha­bía ate­rri­za­do sin no­ve­dad y que ellos no pre­sen­ta­ban he­ri­das al­gu­nas. Co­mi­sio­nan­do al peón Víc­tor Sán­chez pa­ra que por tie­rra lle­ga­ra has­ta el si­tio Subida Al­ta, lo­ca­li­za­do en las ri­be­ras del Ca­nal del Morro. Allí con­fió los te­le­gra­mas al pes­ca­dor Juan Cruz, quien en su pe­que­ña ca­noa atra­ve­só el bra­zo de mar, arri­ban­do a Po­sor­ja, y en­tre­gan­do el en­car­go al te­le­gra­fis­ta Ab­sa­lón Pino, cum­plien­do así su mi­sión.

SE INI­CIA EL SAL­VA­MEN­TO DE LOS AVIA­DO­RES

La no­ti­cia lle­gó al co­ro­nel Hum­ber­to Ro­sa­les, je­fe de la IV Zo­na Mi­li­tar, y es­te a su vez in­for­mó al Mi­nis­te­rio de De­fen­sa, pa­sán­do­le la no­ve­dad al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Dr. Au­re­lio Mos­que­ra Nar­váez. Tan pron­to el go­ber­na­dor de la pro­vin­cia, se­ñor En­ri­que Ba­que­ri­zo Mo­reno, se en­te­ró del su­ce­so, lla­mó al ca­pi­tán de cor­be­ta Cé­sar Puen­te Go­doy (ca­pi­tán de Puer­to) pa­ra coor­di­nar el en­vío de la mo­to­bom­ba Huan­ca­vil­ca, lle­van­do los au­xi­lios ne­ce­sa­rios pa­ra los avia­do­res y su má­qui­na. Sien­do las 5:55 de la tar­de desatra­có el na­vío Huan­ca­vil­ca al man­do del ca­pi­tán Adeo­da­to Chi­ri­bo­ga, tras­por­tan­do 350 ga­lo­nes de ga­so­li­na, 20 ga­lo­nes de acei­te y me­di­ci­nas des­pa­cha­dos por el con­su­la­do pe­ruano y lle­van­do co­mo pa­sa­je­ros al ca­pi­tán de avia­ción Ga­lo Al­mei­da, al Dr. Ignacio Chi­ri­bo­ga Man­ri­que (ci­ru­jano mi­li­tar) y a Ju­lio Pa­lo­mino, re­pre­sen­tan­te del cón­sul del Pe­rú. Arri­ban­do a la ca­le­ta de Pu­ná, un peón del fun­do per­te­ne­cien­te a la fa­mi­lia Be­ní­tes Noboa, gri­ta­ba: los avia­do­res se en­con­tra­ban en la Re­cep­to­ría, mue­lle de ma­de­ra con ca­se­ta don­de se ha­cía el em­bar­que de sal, pro­pie­dad del Es­ta­do. A fuer­za de bra­zos y de mu­las lo­gra­ron sa­car al avión del ato­lla­de­ro en que se en­con­tra­ba. El ca­pi­tán Gal’ Li­mo, agra­de­cien­do la hos­pi­ta­li­dad ecua­to­ria­na, de­ci­dió se­guir con su tra­ve­sía avia­do­ra, ha­cien­do es­ca­la en Ta­la­ra y Chi­cla­yo, pa­ra lle­gar a Li­ma. Mien­tras don Pe­dro, Víc­tor y Juan, fue­ron fe­li­ci­ta­dos por las au­to­ri­da­des mi­li­ta­res de­bi­do al cum­pli­mien­to de sus

de­be­res pa­trió­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.