Al­mi­ran­te Al­fre­do Poveda y el re­torno a la de­mo­cra­cia

Memorias Porteñas - - Mp - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO

El al­mi­ran­te Al­fre­do Poveda Bur­bano fue un oficial de bri­llan­tes eje­cu­to­rias en la Fuer­za Na­val, y a su tiem­po di­ri­gió tam­bién los des­ti­nos de la pa­tria con éxi­to, aun­que in­com­pren­di­do por al­gu­nos por­que así es la po­lí­ti­ca; pe­ro el tiem­po se ha en­car­ga­do de re­co­no­cer su ar­dua la­bor.

Na­ció en la ciu­dad de Ambato, ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Tun­gu­rahua, el 24 de enero de 1926, y lue­go de cul­mi­nar sus es­tu­dios secundarios in­gre­só a la Es­cue­la Na­val Mi­li­tar el 1 de enero de 1945. Des­pués de apro­bar el pri­mer cur­so, el guar­dia­ma­ri­na Al­fre­do Poveda fue es­co­gi­do por mé­ri­tos pa­ra ocu­par una de las be­cas con­ce­di­das por el Go­bierno de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na, en la Es­cue­la Na­val de Río San­tia­go, en don­de ini­ció sus es­tu­dios el 28 de fe­bre­ro de 1946.

Des­pués de cin­co años se gra­duó con la je­rar­quía de al­fé­rez de fra­ga­ta, el 23 de di­ciem­bre de 1950, y es de in­di­car que ha­bía con­traí­do ma­tri­mo­nio con Ali­cia Est­her Piz­zim­bono de Ni­co­la el 21 de di­ciem­bre de ese año, en la mis­ma Ar­gen­ti­na. Y di­re­mos de una vez que en 1955 na­ció la hi­ja de am­bos, Ma­ría Ale­xan­dra, y dos años des­pués Mó­ni­ca.

El 1 de enero de 1951 re­tor­nó al Ecua­dor y fue des­ti­na­do a la Es­cue­la Na­val en ca­li­dad de ins­truc­tor. El 17 del mis­mo mes y año re­ci­bió los des­pa­chos de al­fé­rez de na­vío. En 1953 fue tras­bor­da­do al BAE “El Oro” co­mo co­man­dan­te del bu­que, y con fe­cha 21 de ma­yo del si­guien- te año as­cen­dió al gra­do de te­nien­te de fra­ga­ta.

En 1955 for­mó par­te de la do­ta­ción del des­truc­tor “Quan­tock”, que lue­go, ba­jo ban­de­ra ecua­to­ria­na to­mó el nom­bre de “Pre­si­den­te Al­fa­ro”. Pa­ra ello via­jó a Por­ts­mouth, In­gla­te­rra, re­tor­nan­do al país ba­jo el co­man­do del ca­pi­tán de cor­be­ta Jor­ge Ga­me Cas­tro. En 1957 fue de­sig­na­do ins­truc­tor de la Es­cue­la de Es­pe­cia­li­da­des. Un año des­pués fi­gu­ra­ba co­mo oficial ar­ti­lle­ro de la Es­cua­dra.

Su as­cen­so a ca­pi­tán de cor­be­ta ocu­rrió el 20 de ju­nio de 1958. En oc­tu­bre de 1959 via­jó a los Es­ta­dos Uni­dos, en don­de reali­zó a par­tir del 7 de ese mes un cur­so de gue­rra de mi­nas, el que cul­mi­nó el 1 de di­ciem­bre del mis­mo año. En 1959 se desem­pe­ña­ba co­mo se­gun­do co­man­dan­te del BAE “Gua­yas”.

En ma­yo de 1960, el ca­pi­tán de cor­be­ta Al­fre­do Poveda Bur­bano, jun­to a su com­pa­ñe­ro Go­tar­do Val­di­vie­so To­bar, via­jó a Brasil pa­ra ini­ciar es­tu­dios de Co­man­do y Es­ta­do Ma­yor en la Es­cue­la de Gue­rra Na­val de di­cho país. El 15 de fe­bre­ro de 1963 as­cen­dió a ca­pi­tán de fra­ga­ta. Más tar­de, en el mis­mo fe­bre­ro de 1963 re­tor­na­ron al Ecua­dor y can­jea­ron sus des­pa­chos de ofi­cia­les úni­cos por los de ofi­cia­les de Es­ta­do Ma­yor. Ya a prin­ci­pios de 1963 la Ar­ma­da ha­bía in­cor­po­ra­do a sus fi­las a 7 ofi­cia­les gra­dua­dos de Es­ta­do Ma­yor en Chile y a dos en Brasil, y co­mo he­mos di­cho, uno de es­tos úl­ti­mos era el co­man­dan­te Poveda. Es­te gru­po de ofi­cia­les con­ci­bie­ron la idea,

FUE EL PRI­MER AL­MI­RAN­TE CUA­TRO ES­TRE­LLAS EN LA HIS­TO­RIA DE LA RE­PÚ­BLI­CA DEL ECUA­DOR, Y FUE TAM­BIÉN, EL

GES­TOR PRIN­CI­PAL DEL RE­TORNO A LA CONS­TI­TU­CIO­NA­LI­DAD EN NUES­TRA PA­TRIA.

que lue­go se hi­zo reali­dad, de crear nues­tra pro­pia Aca­de­mia de Gue­rra Na­val.

Fue­ron Poveda y Val­di­vie­so los que lle­va­ron a ca­bo la te­dio­sa, lar­ga y com­pli­ca­da ta­rea de ela­bo­rar los re­gla­men­tos, pro­gra­mas y ma­te­rial di­dác­ti­co ne­ce­sa­rio pa­ra po­der ini­ciar el fun­cio­na­mien­to de es­te ins­ti­tu­to. Aque­llo dio ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos, tal es que el 11 de sep­tiem­bre de ese año la Jun­ta Mi­li­tar de Go­bierno ex­pi­dió el De­cre­to N° 10-R con el que crea­ba la Aca­de­mia de Gue­rra Na­val.

En 1966 cons­ta­ba co­mo co­man­dan­te del BAE “Gua­yas”, bu­que in­sig­nia de la Ar­ma­da, en el que per­ma­ne­ció has­ta 1968, año en que pa­só a la Pri­me­ra Zo­na Na­val, co­mo je­fe del Es­ta­do Ma­yor. El 18 de ju­lio de ese año as­cen­dió al gra­do de ca­pi­tán de na­vío y fue nom­bra­do ins­pec­tor ge­ne­ral de la Ar­ma­da. En 1969 se desem­pe­ñó co­mo di­rec­tor ge­ne­ral de la Ma­ri­na Mer­can­te y del Li­to­ral. En 1971 fue de­sig­na­do agre­ga­do na­val del Ecua­dor en Ma­drid, acreditado tam­bién en Fran­cia, Ale­ma­nia e In­gla­te­rra.

El 18 de ju­lio de 1972 as­cen­dió a con­tral­mi­ran­te y al re­tor­nar al país, se­gún Acuer­do Mi­nis­te­rial N° 172, fue de­sig­na­do co­man­dan­te de la Pri­me­ra Zo­na Na­val des­de el 10 de abril de 1973. Per­ma­ne­ció en esas fun­cio­nes has­ta el 10 de agos­to del mis­mo año. Du­ran­te el go­bierno que pre­si­día el ge­ne­ral Gui­ller­mo Ro­drí­guez La­ra fue nom­bra­do ti­tu­lar del Mi­nis­te­rio de Go­bierno y Po­li­cía, des­de 1973, ha­bién­do­se en­car­ga­do tam­bién por un lap­so del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa Na­cio­nal.

El 28 de ma­yo de 1975 asu­mió la Co­man­dan­cia Ge­ne­ral de Ma­ri­na, y me­ses des­pués ac­tuó co­mo je­fe del Co­man­do Con­jun­to de las Fuer­zas Ar­ma­das y co­man­dan­te ge­ne­ral de Ma­ri­na. El 18 de ju­lio de 1975 re­ci­bió las nue­vas in­sig­nias de vi­ceal­mi­ran­te.

PRE­SI­DEN­TE DEL CON­SE­JO SU­PRE­MO DE GO­BIERNO (19761979).

El 11 de enero de 1976 asu­mió el po­der de la na­ción el Con­se­jo Su­pre­mo de Go­bierno, y al uní­sono ce­sa­ba el go­bierno mi­li­tar pre­si­di­do por el ge­ne­ral Gui­ller­mo Ro­drí­guez La­ra. Es­te con­se­jo su­pre­mo es­tu­vo con­for­ma­do por el vi­ceal­mi­ran­te Al­fre­do Poveda Bur­bano, quien lo pre­si­día, el ge­ne­ral de di­vi­sión Gui­ller­mo Du­rán Ar­cen­ta­les y el co­ro­nel Luis Leo­ro Fran­co. Los tres se­gui­rían ejer­cien­do el co­man­do ge­ne­ral de sus res­pec­ti­vas fuer­zas, mien­tras du­ra­ra el Triun­vi­ra­to Mi­li­tar y el al­mi­ran­te Poveda ade­más os­ten­ta­ría el car­go de je­fe del Co­man­do Con­jun­to de las Fuer­zas Ar­ma­das.

El his­to­ria­dor don Si­món Es­pi­no­sa en su obra “Pre­si­den­tes del Ecua­dor”, ma­ni­fies­ta: “El con­trol del po­der pa­só de la co­rrien­te re­for­mis­ta a la co­rrien­te le­ga­lis­ta...los tres se ad­he­rían al cons­ti­tu­cio­na­lis­mo, aun­que no en igual in­ten­si­dad. El vi­ceal­mi­ran­te Al­fre­do Poveda era el más con­ven­ci­do... (Es­te) pre­si­dió el Con­se­jo Su­pre­mo y du­ran­te él fue as­cen­di­do a al­mi­ran­te: “Soy el pri­mer al­mi­ran­te que lle­gó a te­ner la Re­pú­bli­ca”, re­pe­tía con or­gu­llo. Se­gún el his­to­ria­dor Jor­ge Sal­va­dor La­ra, por bre­ve tiem­po can­ci­ller en es­te go­bierno, “El más sa­gaz y pre­pa­ra­do (de los tres) fue Poveda, hom­bre tran­qui­lo, re­fle­xi­vo, me­tó­di­co, con ex­tra­or­di­na­rio do­te de sen­ti­do co­mún”.

El go­bierno mi­li­tar anun­ció que en dos años re­tor­na­ría a la de­mo­cra­cia, y en eso se em­pe­ña­ron, tal es que son pa­la­bras del al­mi­ran­te Poveda: “Bien va­le de­po­ner di­fe­ren­cias y bus­car uná­ni­me­men­te el re­torno al ré­gi­men cons­ti­tu­cio­nal que, una vez es­ta­ble­ci­do, se con­vier­ta en for­ta­le­za inex­pug­na­ble, fren­te a cual­quier in­ten­to de afec­tar­la”.

Efec­ti­va­men­te, tu­vie­ron que dia­lo­gar con el sec­tor po­lí­ti­co y ex­po­ner­se a las pre­sio­nes ci­vi­les, con sus efec­tos, pa­ra lo­grar la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca. El 15 de enero de 1978 se reali­zó un ple­bis­ci­to en el que el pue­blo es­co­gió una nue­va Cons­ti­tu­ción. El ca­mino a las elec­cio­nes que­dó ex­pe­di­to y es­tas se efec­tua­ron el 16 de ju­lio de 1978 pa­ra la pri­me­ra vuel­ta.

El 29 de abril de 1979 se reali­zó la se­gun­da vuel­ta, en la que re­sul­tó ele­gi­do el abo­ga­do Jai­me Rol­dós Agui­le­ra. El pre­si­den­te elec­to es­cri­bi­ría una car­ta al al­mi­ran­te Poveda, el 12 de ju­nio, y le di­ría: “Son com­ple­jos y vas­tos los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y so­cia­les de un país cu­ya economía ha to­ma­do un no­ta­ble im­pul­so, co­mo nun­ca an­tes en su his­to­ria…La his­to­ria re­co­no­ce­rá y va­lo­ra­rá la con­tri­bu­ción de las Fuer­zas Ar­ma­das a la res­tau­ra­ción de­mo­crá­ti­ca de la Re­pú­bli­ca”. Al­fre­do Poveda Bur­bano, con los dos ge­ne­ra­les que lo acom­pa­ña­ron en el Con­se­jo Su­pre­mo de Go­bierno, lle­nos de bue­nas in­ten­cio­nes, ha­bían al­can­za­do el re­torno a la cons­ti­tu­cio­na­li­dad, en­tre­gan­do el po­der a quien fue ele­gi­do en los co­mi­cios li­bre­men­te efec­tua­dos. Era un 10 de agos­to de 1979.

En tan­to, no ol­vi­de­mos que nues­tro bio­gra­fia­do ha­bía al­can­za­do el gra­do de al­mi­ran­te, 4 es­tre­llas, sien­do el pri­me­ro en con­se­guir tan al­ta je­rar­quía en la his­to­ria de nues­tra Re­pú­bli­ca. Es­to ocu­rrió el 25 de ju­lio de 1978. Co­mo co­man­dan­te ge­ne­ral de Ma­ri­na tu­vo una ac­tua­ción so­bre­sa­lien­te, pues fue el pro­pul­sor de una mo­der­na y efi­cien­te Ar­ma­da. La ad­qui­si­ción de las cor­be­tas mi­si­lís­ti­cas fue su obra, en­tre otras. Fa­lle­ció en Mia­mi, EE.UU., el 7 de ju­nio de 1990, pues allá ha­bía via­ja­do en bus­ca de tra­ta­mien­to mé­di­co, víc­ti­ma de una gra­ve afec­ción car­dia­ca. El al­ti­vo al­mi­ran­te ha­bía com­ple­ta­do su úl­ti­ma sin­gla­du­ra.

Al­mi­ran­te Al­fre­do Poveda Bur­bano. 1. El Al­mi­ran­te con su es­po­sa Ali­cia Piz­zim­bono de Poveda y sus hi­jas Ma­ría Ale­xan­dra y Mó­ni­ca. 1976.2. Pre­si­den­te y miem­bros del Con­se­jo Su­pre­mo de Go­bierno. 1977.3. En­tre­gan­do el po­der al pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal elec­to, abo­ga­do Jai­me Rol­dós Agui­le­ra. 10 de agos­to de 1979.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.