El día en que Ecuador tu­vo TRES PRE­SI­DEN­TES

Memorias Porteñas - - News -

En la tar­de se agra­vó la si­tua­ción cuan­do el al­to man­do mi­li­tar, has­ta en­ton­ces leal al pre­si­den­te Ve­las­co Iba­rra, prác­ti­ca­men­te lo des­co­no­ció. El pre­si­den­te es­ta­ba alo­ja­do des­de el día an­te­rior en el cuar­tel Epli­ca­chi­ma, des­de don­de ha­bía da­do di­ver­sas ór­de­nes que no to­das fue­ron cum­pli­das. Es por ello que por me­dio de un bo­le­tín de pren­sa hi­zo co­no­cer que pre­sen­ta­ría an­te el Con­se­jo de Es­ta­do al día si­guien­te la re­nun­cia a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Es­ta de­ci­sión, que no cal­mó los áni­mos de los ma­ni­fes­tan­tes en la prin­ci­pa­les ciu­da­des, más bien mo­ti­vó que los ciu­da­da­nos sal­gan a las ca­lles y pla­zas pú­bli­cas a fes­te­jar su sa­li­da del Go­bierno, a la vez que exi­gían la in­me­dia­ta li­ber­tad del vi­ce­pre­si­den­te Arosemena y los miem­bros del Con­gre­so Na­cio­nal que es­ta­ban de­te­ni­dos en el pe­nal Gar­cía Moreno.

El al­to man­do mi­li­tar no au­to­ri­zó que se li­be­re a los pre­sos po­lí­ti­cos, más bien en­tró a ne­go­cia­cio­nes pa­ra es­ta­ble­cer un go­bierno pro­vi­sio­nal, con lo cual se des­co­no­cía al Con­gre­so y se rom­pía la Cons­ti­tu­ción.

En Gua­ya­quil el je­fe de la II Zo­na Mi­li­tar, co­ro­nel Jor­ge Gar­cía, en con­ver­sa­ción con lí­de­res po­lí­ti­cos, pro­pu­so en nom­bre de las Fuer­zas Ar­ma­das al Dr. Raúl Cle­men­te Huer­ta que asu­ma el po­der co­mo pre­si­den­te de fac­to, re­ci­bien­do una enér­gi­ca y ro­tun­da ne­ga­ti­va, a la vez que le ma­ni­fes­ta­ba que la úni­ca so­lu­ción cons­ti­tu­cio­nal a la si­tua­ción que vi­vía el país era que asu­ma el po­der el has­ta ese mo­men­to de­te­ni­do vi­ce­pre­si­den­te Arosemena. Es­ta pro­pues­ta que muy po­ca gen­te co­no­ció en su mo­men­to, nos la re­ve­ló años más tar­de el aho­ra Dr. Aqui­les Ri­gail San­tis­te­van, en­ton­ces es­tu­dian­te de Ju­ris­pru­den­cia y pre­si­den­te de la FEUE, el com­ba­ti­vo or­ga­nis­mo es­tu­dian­til que tan im­por­tan­te rol ju­gó en los he­chos que he­mos re­la­ta­do y que co­rres­pon­den a la cri­sis po­lí­ti­ca de no­viem­bre de 1961.

Al lle­gar la no­che del 7 de no­viem­bre los je­fes mi­li­ta­res, per­sis­tien­do en su ne­ga­ti­va en des­co­no­cer una sa­li­da cons­ti­tu­cio­nal, hi­zo un co­mu­ni­ca­do pú­bli­co in­di­can­do que las Fuer­zas Ar­ma­das nom­bra­ban co­mo en­car­ga­do del po­der al Dr. Ca­mi­lo Ga­lle­gos To­le­do, pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia. El tex­to era el si­guien­te:

“Las Fuer­zas Ar­ma­das Na­cio­na­les con el ob­je­to de sal­var a la Re­pú­bli­ca de si­tua­cio­nes caó­ti­cas y de ha­cer po­si­ble el pron­to re­torno a un Ré­gi­men Ju­rí­di­co Cons­ti­tu­cio­nal ha adop­ta­do las re­so­lu­cio­nes ya co­no­ci­das y por las cua­les se en­car­ga la Pre­si­den­cia in­te­ri­na de la Re­pú­bli­ca al Dr. Ca­mi­lo Ga­lle­gos To­le­do quien ve­nía desem­pe­ñan­do el car­go de pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia.

Las Fuer­zas Ar­ma­das Na­cio­na­les con­si­de­ran que los he­chos tan la­men­ta­bles que se pro­du­je­ron en los úl­ti­mos días die­ron co­mo re­sul­ta­do la rup­tu­ra del Or­den Cons­ti­tu­cio­nal. Por lo mis­mo to­da re­so­lu­ción des­pren­di­da del ya fe­ne­ci­do Con­gre­so Na­cio­nal, co­mo el he­cho de pro­cla­mar­se el se­ñor Dr. Car­los Ju­lio Arosemena co­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca ca­re­ce de va­lor.

Le co­rres­pon­de al Go­bierno In­te­ri­no que se ha ins­tau­ra­do, ar­bi­trar to­das las me­di­das pa­ra que en pla­zo bre­ve la Re­pú­bli­ca vuel­va a sus cau­ces nor­ma­les evi­tán­do­se así nue­vos de­rra­ma­mien­tos de san­gre y ga­ran­ti­zan­do el im­pe­rio de la ley y de las Ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas”.

El Dr. Ga­lle­gos pres­tó la pro­me­sa co­mo pre­si­den­te in­te­ri­no en el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa y más tar­de fue al Pa­la­cio de Ca­ron­de­let, se­de del Po­der Eje­cu­ti­vo, don­de dic­tó al­gu­nos de­cre­tos, en­tre ellos la con­for­ma­ción del ga­bi­ne­te. Anun­ció a la pren­sa que con­vo­ca­ría a elec­cio­nes en pla­zo bre­ve y que ha­bía asu­mi­do el po­der por cuan­to no exis­tía au­to­ri­dad que go­bier­ne el país.

Mien­tras en el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa se nom­bra­ba un pre­si­den­te in­te­ri­no, el Dr. Ve­las­co con­ti­nua­ba en el cuar­tel Epli­ca­chi­ma y era, de acuer­do a la ley to­da­vía pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Va­rios sec­to­res de las Fuer­zas Ar­ma­das en­tre tan­to ha­bían ma­ni­fes­ta­do su apo­yo a la vi­gen­cia del or­den cons­ti­tu­cio­nal.

Los dipu­tados se au­to­con­vo­ca­ron por vía te­le­fó­ni­ca, en tan­to la cus­to­dia mi­li­tar en la se­de del Con­gre­so fu re­ti­ra­da. Ha­cia las 21:30 ha­bía un buen nú­me­ro de le­gis­la­do­res y es­ta­ba cer­ca de com­ple­tar­se el quó­rum. En esos ins­tan­tes se co­no­ció que el Dr. Arosemena se­ría li­be­ra­do, al igual que los se­na­do­res y dipu­tados que es­ta­ban pre­sos jun­to a él. Era cla­ro que no to­das las Fuer­zas Ar­ma­das es­ta­ban de acuer­do con el en­car­go del po­der al Dr. Ga­lle­gos. A las 22:20 lle­gó al Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo y en se­sión de Con­gre­so Pleno se re­sol­vió de­jar ce­san­te al Dr, Ve­las­co en la Pre­si­den­cia y nom­brar pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal a quien era has­ta ese mo­men­to vi­ce­pre­si­den­te, el Dr. Car­los Ju­lio Arosemena Mon­roy.

La cri­sis por su­pues­to no se re­sol­vió in­me­dia­ta­men­te y re­cién a las 04:00 de la ma­dru­ga­da del dia 8 de no­viem­bre se des­pe­ja­ron las du­das cuan­do el Dr. Ga­lle­gos aban­do­nó el Pa­la­cio de Ca­ron­de­let y tá­ci­ta­men­te re­co­no­ció la re­so­lu­ción del Con­gre­so.

Aquí con­clui­mos es­ta na­rra­ción de he­chos que con­mo­vie­ron al país. Si que­re­mos al fi­nal des­ta­car que las ra­dios, a tra­vés de la ca­de­na de AER, ju­ga­ron un pa­pel im­por­tan­tí­si­mo pa­ra que la ciu­da­da­nía es­té in­for­ma­da de lo que real­men­te ocu­rría y no úni­ca­men­te a tra­vés de los bo­le­ti­nes ofi­cia­les co­mo se in­ten­tó des­de la cú­pu­la mi­li­tar.

VE­LAS­CO, GA­LLE­GOS Y AROSEMENA EN LA DISPU­TA POR EL PO­DER. EL PUE­BLO, EN LAS CA­LLES DE GUA­YA­QUIL Y QUI­TO, RESPALDABA AL CON­GRE­SO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.