Ra­zo­nes por las que de­be­rías ce­pi­llar tu piel en se­co

Metro Ecuador (Guayaquil) - - NUEVA MUJER.COM (I) -

Elimina la ce­lu­li­tis y me­jo­ra el as­pec­to de tu piel con es­ta téc­ni­ca que de­bes in­cluir en tu ru­ti­na de be­lle­za dia­ria.

En ge­ne­ral, nos preo­cu­pa­mos más por el cui­da­do de la piel de nues­tro ros­tro que por la del res­to del cuer­po; sin em­bar­go, es im­por­tan­te in­cluir en nues­tra ru­ti­na de be­lle­za al­gu­nos há­bi­tos que po­drían me­jo­rar el as­pec­to de nues­tra piel.

El ce­pi­lla­do en se­co es una ex­ce­len­te ma­ne­ra de cui­dar nues­tra piel, no só­lo pa­ra que luz­ca lin­da y más sua­ve, sino tam­bién pa­ra man­te­ner­la sa­lu­da­ble. Aquí te pre­sen­ta­mos al­gu­nas ra­zo­nes pa­ra que em­pie­ces a ha­cer­lo ya mis­mo.

Ex­fo­lia

El ce­pi­lla­do en se­co ayu­da a eli­mi­nar las cé­lu­las muer­tas, me­jo­ran­do la apa­rien­cia de la piel, lim­pian­do los po­ros y per­mi­tien­do que la piel res­pi­re.

Re­du­ce la ce­lu­li­tis

Cuan­do ce­pi­lla­mos nues­tra piel pro­mo­ve­mos la cir­cu­la­ción, lo que ayu­da a sua­vi­zar esos de­pó­si­tos de gra­sa que se dis­tri­bu­yen ba­jo nues­tra piel, lo­gran­do eli­mi­nar la apa­rien­cia de “piel de na­ran­ja” de for­ma efec­ti­va.

Es­ti­mu­la el sis­te­ma lin­fá­ti­co

El sis­te­ma lin­fá­ti­co es una red de ór­ga­nos que se en­car­gan de eli­mi­nar los desechos ce­lu­la­res. A tra­vés de un pro­ce­so lla­ma­do dre­na­je lin­fá­ti­co, se pue­den eli­mi­nar esos re­si­duos, pe­ro hay otras téc­ni­cas co­mo el ce­pi­lla­do en se­co que ayu­dan a la des­in­to­xia­ción pa­ra pre­ve­nir en­fer­me­da­des, con­ges­tio­nes e in­fla­ma­cio­nes.

El ce­pi­lla­do en se­co tam­bién ayu­da a re­du­cir la hin­cha­zón, pues cuan­do se ma­sa­jean los glan­glios lin­fá­ti­cos se pro­mue­ve la eli­mi­na­ción del ex­ce­so de agua y las to­xi­nas.

Te li­be­ra del es­trés

Una bue­na for­ma de re­la­jar­te an­tes de em­pe­zar tu día es con un buen ma­sa­je en se­co. Se ha di­cho que el ce­pi­lla­do en se­co es tan deses­tre­san­te co­mo la me­di­ta­ción. Así que pon mú­si­ca re­la­jan­te y tó­ma­te al me­nos 10 mi­nu­tos pa­ra ma­sa­jear tu piel y deses­tre­sar­te.

¿Có­mo ce­pi­llar la piel en se­co?

Lo pri­me­ro que de­bes ha­cer es con­se­guir un ce­pi­llo de cer­das na­tu­ra­les de ta­ma­ño me­diano. Ase­gú­ra­te de que las cer­cas no sean tan du­ras ni tan sua­ves.

An­tes de me­ter­te a la du­cha em­pie­za a ce­pi­llar tu cuer­po con movimientos cir­cu­la­res. Lo me­jor es ha­cer­lo de ma­ne­ra as­cen­den­te, es de­cir, de aba­jo ha­cia arri­ba.

Pa­ra ob­te­ner ma­yo­res re­sul­ta­dos se re­co­mien­da ce­pi­llar la piel una vez al día.

Una se­sión de ce­pi­lla­do pue­de ir des­de los 5 has­ta los 20 mi­nu­tos.

|UNSPLASH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.