La im­por­tan­cia de las re­la­cio­nes en­tre mu­je­res y el po­der que ge­ne­ran

Metro Ecuador (Guayaquil) - - NUEVA MUJER.COM (I) -

El li­na­je es la lí­nea de an­te­pa­sa­dos y des­cen­dien­tes de ca­da per­so­na. El li­na­je fe­me­nino tie­ne que ver con las re­la­cio­nes que te­ne­mos con nues­tro úte­ro (có­li­cos, crea­ti­vi­dad, fer­ti­li­dad, abor­to, etc), la re­la­ción con los hom­bres y có­mo nos re­la­cio­na­mos con nues­tras abue­las, ma­dres, ami­gas, etc.

Es im­por­tan­te apren­der a ver a las mu­je­res de nues­tro en­torno co­mo nues­tras her­ma­nas de san­gre pa­ra fo­men­tar la­zos fuer­tes de apo­yo.

Se­gún nues­tra psi­có­lo­ga clí­ni­ca Ale­xan­dra Proa­ño, crea­do­ra de la Tien­da Ro­ja en Quito y del ta­ller de las 8 Lu­nas, la re­la­ción con nues­tra ma­dre y abue­las nos per­mi­te en­ten­der nues­tro cuer­po, nues­tra fe­mi­ni­dad y fe­cun­di­dad.

Cuan­do las mu­je­res tie­nen su lu­na en Ar­te­mi­sa de­fi­nen muy cla­ra­men­te sus ob­je­ti­vos y dis­fru­tan es­tar con sus ami­gas al com­par­tir con ellas. Ade­más im­pul­sa nues­tra dio­sa in­te­rior.

Por ello si tú quie­res sen­tir­te bien con­ti­go mis­ma debes tra­ba­jar en tres as­pec­tos im­por­tan­tes: Es co­nec­tar­se de mu­jer a mu­jer en res­pe­to, es de­cir, ser más em­pá­ti­cas en­tre no­so­tras de­jan­do atrás el te­ma pa­triar­cal de la com­pe­ten­cia fe­me­ni­na que tan­tos pro­ble­mas nos ha oca­sio­na­do. No cai­ga­mos en ese jue­go y ha­ga­mos una red de sos­te­ni­mien­to con­jun­to pa­ra apo­yar­nos las unas a las otras.

Las mu­je­res de­be­mos es­tar en círcu­los, es­pe­cial­men­te en la crian­za de los hi­jos pa­ra man­te­ner un equi­li­brio y trans­mu­tar ener­gía, tal cual lo ha­ce el úte­ro de ca­da una. Cuan­do es­ta­mos en gru­po se­gre­ga­mos la hor­mo­na de la oxi­to­ci­na, que es la mis­ma que se­gre­ga­mos al pa­rir, al te­ner un or­gas­mo y al dar de lac­tar.

En tiem­pos pa­sa­dos las mu­je­res vi­vía­mos en co­mu­ni­da­des ne­ta­men­te fe­me­ni­nas ya que los hom­bres es­ta­ban en su pro­pia al­dea. Es por ello que aquí se cria­ban a los hi­jos en con­jun­to y se com­par­tía la crian­za de los mis­mos.

Cuan­do los ni­ños cum­plían 7 años de edad se ha­cía una ce­re­mo­nia pa­ra en­tre­gar­los a la al­dea de los hom­bres. Es­to ha­cía más lle­va­de­ra la ma­ter­ni­dad. Ima­gí­nen­se… mu­chas ma­dres pa­ra nues­tros hi­jos. Nues­tras an­ces­tras fue­ron ni­ñas, fue­ron mu­je­res, fue­ron hi­jas, fue­ron ma­dres co­mo hoy lo so­mos no­so­tras. Sus mie­dos y sus con­ten­tos eran si­mi­la­res a los nues­tros.

Ellas tu­vie­ron sus sue­ños cum­pli­dos y sus sue­ños frus­tra­dos. Fue­ron al­go más que cui­da­do­ras, aun­que aho­ra ape­nas lo re­cor­de­mos. Tu­vie­ron in­quie­tu­des y ne­ce­si­da­des de bri­llar co­mo las que hoy só­lo con­fe­sa­mos an­te el es­pe­jo o una mano ami­ga.

Acuér­da­te del fa­mo­so di­cho “la unión ha­ce la fuer­za” y qué me­jor que sea uni­dad fe­me­ni­na.

Se­gún la doc­to­ra Ch­ris­tia­ne North­rup, la sa­lud de la mu­jer es el te­rreno so­bre el que cre­ce to­da la hu­ma­ni­dad. Me­jo­rar la sa­lud de una mu­jer fer­ti­li­za y apro­vi­sio­na el te­rreno pa­ra to­dos, hom­bres, mu­je­res, ni­ños, ani­ma­les, plan­tas y el pro­pio pla­ne­ta.

El víncu­lo ma­dre - hi­ja, en to­da su be­lle­za, do­lor y com­ple­ji­dad, for­ma el ci­mien­to mis­mo del es­ta­do de sa­lud de una mu­jer.

Es­ta re­la­ción pri­mor­dial de­ja su hue­lla en to­das y ca­da una de nues­tras cé­lu­las pa­ra to­da la vi­da.

Las mu­je­res, co­mo los hom­bres, nos crea­mos en el úte­ro de nues­tra ma­dre. Be­be­mos sus emo­cio­nes, sen­ti­mos to­do aque­llo que acon­te­ce en su cuer­po, men­te y es­pí­ri­tu.

Es nues­tro uni­ver­so cons­ti­tu­ye nues­tra esen­cial re­fe­ren­cia de la vi­da humana.

En el ca­so de las mu­je­res, nues­tros úte­ros son crea­dos en el úte­ro de nues­tra ma­dre y en él se im­pri­mi­rán sus emo­cio­nes bá­si­cas acer­ca de la fe­mi­ni­dad.

Así, en su úte­ro, se al­ber­gan tam­bién aque­llas de nues­tra abue­la y, si se­gui­mos es­ta es­pi­ral, cae­re­mos en la cuen­ta de que en es­te úte­ro de crea­ción y re­crea­ción, nues­tro Tem­plo Sa­gra­do (úte­ro), es­tá cons­trui­do so­bre los pi­la­res de to­das las mu­je­res de nues­tro li­na­je ma­tri­li­neal.

Nues­tra ma­dre tam­bién es hi­ja, co­mo lo es la abue­la y to­das nues­tras an­ces­tras.

To­das te­ne­mos en co­mún nues­tra Fuen­te de Ori­gen y só­lo cuan­do pue­des lle­gar has­ta ella en­ten­de­rás los mis­te­rios más in­cier­tos.

“De­je­mos atrás esa idea pa­triar­cal de la co­mep­ten­cia en­tre mu­je­res que lo úni­co que cau­sa es ale­jar­nos en­tre no­so­tras y la di­fe­rem­cia y po­der es­tá en la uni­dad” Dra. Ale­xan­dra Proa­ño

ARTEIDA-MJESHTRI

Cuan­do sa­nas el li­na­je fe­me­nino cu­ras to­do aque­llo en lo que juz­gas o no es­tás de acuer­do con tu ma­dre y/o tu abue­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.