8 pa­sos pa­ra ini­ciar de ma­ne­ra efec­ti­va la die­ta me­di­te­rrá­nea

La die­ta me­di­te­rrá­nea in­cor­po­ra lo bá­si­co de una ali­men­ta­ción saludable al es­ti­lo de cocina tra­di­cio­nal de los paí­ses que bor­dean el mar Me­di­te­rrá­neo

Metro Ecuador (Guayaquil) - - ESPECIAL (I) -

La die­ta me­di­te­rrá­nea es un plan de ali­men­ta­ción saludable ba­sa­do en co­mi­das tí­pi­cas y re­ce­tas de cocina de es­ti­lo me­di­te­rrá­neo. Co­noz­ca có­mo adop­tar la die­ta me­di­te­rrá­nea.

Co­sas ele­men­ta­les en el plan de ali­men­ta­ción

La die­ta me­di­te­rrá­nea in­cor­po­ra lo bá­si­co de una ali­men­ta­ción saludable, ade­más de un cho­rri­to de acei­te de oli­va sa­bro­so y qui­zás una copa de vino tin­to, en­tre otros com­po­nen­tes que ca­rac­te­ri­zan el es­ti­lo de cocina tra­di­cio­nal de los paí­ses que bor­dean el Mar Me­di­te­rrá­neo.

La ma­yo­ría de las die­tas sa­lu­da­bles in­clu­yen fru­tas, ver­du­ras, pes­ca­do y gra­nos en­te­ros, y li­mi­tan las gra­sas no sa­lu­da­bles.

Be­ne­fi­cios de es­ta die­ta

Una in­ves­ti­ga­ción de­mos­tró que la die­ta me­di­te­rrá­nea tra­di­cio­nal re­du­ce el ries­go de en­fer­me­da­des del co­ra­zón.

De he­cho, un estudio de más de 1,5 mi­llo­nes de adul­tos sanos con­clu­yó que se­guir una die­ta me­di­te­rrá­nea se aso­cia­ba con un me­nor ries­go de mor­ta­li­dad car­dio­vas­cu­lar y con la mor­ta­li­dad ge­ne­ral.

Por es­tas ra­zo­nes, la ma­yo­ría, si no to­das, las prin­ci­pa­les or­ga­ni­za­cio­nes cien­tí­fi­cas alien­tan a los adul­tos sanos a adap­tar un es­ti­lo de ali­men­ta­ción co­mo el de la die­ta me­di­te­rrá­nea pa­ra la­pre­ven­ción de las prin­ci­pa­les en­fer­me­da­des cró­ni­cas.

En la die­ta me­di­te­rrá­nea des­ta­ca:

-Co­mer prin­ci­pal­men­te ali­men­tos de ori­gen ve­ge­tal, co­mo fru­tas y ver­du­ras, gra­nos, le­gum­bres y nue­ces. -Re­em­pla­zo de la man­te­qui­lla con gra­sas sa­lu­da­bles co­mo el acei­te de oli­va y el acei­te de ca­no­la.

-Usar hier­bas y es­pe­cias en lu­gar de sal pa­ra dar sa­bor a los ali­men­tos.

-Li­mi­tar la car­ne ro­ja a no más de unas po­cas ve­ces al mes. -Co­mer pes­ca­do y aves al me­nos dos ve­ces por se­ma­na. -Dis­fru­tan­do de co­mi­das con fa­mi­lia­res y ami­gos. -Be­ber vino tin­to con mo­de­ra­ción (op­cio­nal).

-Ha­cien­do mu­cho ejer­ci­cio.

Aquí hay al­gu­nos pa­sos pa­ra co­men­zar:

1- Co­ma sus ver­du­ras y fru­tas, y cam­bie a gra­nos in­te­gra­les. 2- Ten­ga a mano al­men­dras, anacar­dos, pis­ta­chos y nue­ces pa­ra un re­fri­ge­rio. 3- Prue­be el acei­te de oli­va o ca­no­la co­mo un sus­ti­tu­to saludable de la man­te­qui­lla o la mar­ga­ri­na. 4- Las hier­bas y las es­pe­cias ha­cen que los ali­men­tos sean sabrosos y tam­bién son ricos en sus­tan­cias que pro­mue­ven la sa­lud. Sa­zo­ne sus co­mi­das con

hier­bas y es­pe­cias en lu­gar de sal. 5- Co­mer pes­ca­do una o dos ve­ces por se­ma­na. 6- Sus­ti­tuir l a car­ne ro­ja por pes­ca­do y aves de co­rral. 7- Li­mi­te los pro­duc­tos lác­teos con ma­yor con­te­ni­do de gra­sa.

8- To­me una copa de vino en la ce­na. Si no be­bes al­cohol, no ne­ce­si­tas co­men­zar. To­ma ju­go de uva.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.