Las me­lo­días de los “la­gar­te­ros” aún son bus­ca­das

Sus gui­ta­rras, acor­deo­nes y sus me­lo­dio­sas vo­ces son el en­gan­che pa­ra que los mú­si­cos o más co­no­ci­dos co­mo “la­gar­te­ros” sean aún bus­ca­dos por quie­nes desean re­ga­lar una se­re­na­ta. Que­dan muy po­cos, pe­ro se nie­gan a de­jar mo­rir es­te ofi­cio.

Metro Ecuador (Guayaquil) - - INTERCULTURAL (F) -

Por dé­ca­das, los fa­mo­sos pa­si­llos y bo­le­ros con ver­da­de­ras le­tras de cer­te­ro y ver­da­de­ro men­sa­je de amor han si­do par­te del re­per­to­rio de los fa­mo­sos y co­no­ci­dos “la­gar­te­ros”, sin em­bar­go es­te gru­po de can­tan­tes al pa­re­cer se va per­dien­do, so­bre to­do en la cos­ta ecua­to­ria­na.

Las se­re­na­tas o ‘se­re­nos’ al pie de bal­co­nes de ca­sas de no­vias, fa­mi­lia­res y ami­gos son sus es­pa­cios pre­di­lec­tos, pa­ra lo que son con­tra­ta­dos pa­ra can­tar. Mu­chos co­men­tan que siem­pre el ve­cin­da­rio se une a las tras­no­cha­das, cuan­do lle­gan los la­gar­te­ros, con­ta­gián­do­se del amor y de la can­ción. Por mu­chos años, en fe­chas co­mo el Día de la Ma­dre o del Pa­dre, o Día del Amor y la Amis­tad, fe­chas mar­ca­das co­mo im­por­tan­tes en el ca­len­da­rio, son las in­di­ca­das pa­ra bus­car y con­tra­tar a es­tos mú­si­cos que acu­dían en dúos, tríos y gru­pos que ale­gra­ban la no­che de to­da una cua­dra.

En Gua­ya­quil, a lo lar­go de la ca­lle Es­me­ral­das, una vein­te­na de la­gar­te­ros o mú­si­cos se pa­ran jun­to a sus ins­tru­men­tos es­pe­ran­do ser con­tra­ta­dos. Mu­chos co­men­tan que du­ran­te épo­cas fue­ron los me­jo­res, los más bus­ca­dos y has­ta los me­jo­res pa­ga­dos, pe­ro que con la lle­ga­da de la tec­no­lo­gía su la­bor se ha ido re­em­pla­zan­do por los par­lan­tes.

La gui­ta­rra, el acor­deón y otros ins­tru­men­tos fue­ron sus fie­les com­pa­ñe­ros de lar­gas no­ches de ex­ce­len­te mú­si­ca que lle­ga­ba al co­ra­zón de las don­ce­llas así co­mo de sus ma­dres, a quie­nes se les lle­va­ba flo­res.

3 a 4 can­cio­nes eran de­di­ca­das a las jó­ve­nes gua­ya­qui­le­ñas, lis­ta que lle­ga­ba a cos­tar 10 su­cres. En la ac­tua­li­dad un se­reno su­pera los 50 dó­la­res.

ME­TRO|FO­TO: IN­TER­NET

Siem­pre bien ves­ti­dos y con un afán de enamo­rar con sus vo­ces, fue lo que iden­ti­fi­có a es­te gru­po de mú­si­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.