¿Có­mo se trans­for­mó Ch­ris­tian Ba­le en Dick Ch­we­ney?

El di­rec­tor de Vi­ce tam­bién ex­pli­ca có­mo y por qué el pro­ce­so de edi­ción ilu­mi­nó la ac­tua­ción de Ba­le.

Metro Ecuador (Guayaquil) - - ESPECTÁCULOS (E) - GRE­GORY WAKEMAN Me­tro World News

La trans­for­ma­ción de Ch­ris­tian Ba­le en Dick Che­ney pa­ra Vi­ce es real­men­te asom­bro­sa.

No es só­lo que el ac­tor bri­tá­ni­co ha­ya ga­na­do mu­cho pe­so pa­ra in­ter­pre­tar al con­tro­ver­ti­do po­lí­ti­co. Tam­bién tu­vo que per­fec­cio­nar los su­ti­les y as­tu­tos mo­da­les de Che­ney, mien­tras tra­ba­ja­ba en con­jun­to con el es­cri­tor y di­rec­tor Adam Mckay pa­ra ase­gu­rar­se de que la ac­tua­ción fue­ra real­men­te cap­tu­ra­da y mos­tra­da en la pan­ta­lla. “Cuan­do me acer­qué a él por pri­me­ra vez, creo que di­jo de plano: ‘Es­tás lo­co’”, re­cuer­da Mckay a Me­tro cuan­do se le pre­gun­tó so­bre el pro­ce­so. “En­ton­ces di­je: ‘No, no. Por­que no tie­nes que pa­re­cer­te a él. Só­lo apro­xí­ma­te. Un sen­ti­mien­to im­pre­sio­nis­ta del ti­po es su­fi­cien­te. No quie­ro que seas un do­ble de fo­to”.

“Por su­pues­to que es­tás ha­blan­do con Ch­ris­tian Ba­le. Así que al fi­nal de to­do, es exac­ta­men­te igual que él. Has­ta el día de hoy no pue­do creer que ha­ya he­cho to­do eso”.

Mckay y Ba­le tu­vie­ron que tra­ba­jar de in­me­dia­to en el pe­so que el ac­tor ne­ce­si­ta­ba ga­nar li­bras pa­ra re­pre­sen­tar a Che­ney.

“Tra­ji­mos a Greg Can­non [di­se­ña­dor de pró­te­sis y efec­tos de ma­qui­lla­je] de in­me­dia­to y aca­ba­mos de ha­cer un mon­tón de prue­bas de ma­qui­lla­je. Y mien­tras ha­cía­mos las prue­bas de re­cu­pe­ra­ción, pen­sa­mos es­tra­té­gi­ca­men­te cuál era el au­men­to de pe­so ade­cua­do pa­ra él”.

“Por­que tam­bién tu­vo que ha­cer de Che­ney jo­ven. Así que no pu­do en­gor­dar 75 li­bras por­que en­ton­ces no po­dría ac­tuar de él jo­ven. En­con­tra­mos es­te pe­so óp­ti­mo”.

“Che­ney es un ti­po un po­co for­ni­do. Ba­le sa­bría el nú­me­ro exac­to, pe­ro ter­mi­nó pe­san­do 40 li­bras o al­go así”.

Pe­ro ha­bía una par­te del cuer­po de Che­ney que Ba­le es­ta­ba par­ti­cu­lar­men­te in­tere­sa­do en re­pro­du­cir.

“La otra co­sa que Ba­le des­cu­brió fue que que­ría es­ta ba­se só­li­da en la ca­be­za de Che­ney. Por­que sen­tía que la ca­be­za de Che­ney era un cen­tro de po­der. Su ca­be­za cal­va”.

“Así que em­pe­zó a ha­cer co­mo le­van­ta­mien­tos mus­cu­la­res con el cue­llo pa­ra en­gro­sar­lo. To­do ese tra­ba­jo se ha­cía mien­tras él ha­cía el tra­ba­jo del per­so­na­je y el tra­ba­jo psi­co­ló­gi­co”.

Pe­ro aun­que la me­ticu­losa ac­tua­ción de Ba­le co­mo Che­ney fue im­pre­sio­nan­te de in­me­dia­to al con­tem­plar la pre­pro­duc­ción an­tes de que la cá­ma­ra em­pe­za­ra a ro­dar y só­lo me­jo­ra­ra al co­men­zar el ro­da­je, Mckay pron­to se dio cuen­ta de que só­lo se po­día ilu­mi­nar en la sa­la de edi­ción.

“To­do el tru­co era ese ti­po de po­der pa­cien­te y len­to que te­nía Che­ney. Y la for­ma en que se vol­vió. Y los si­len­cios. Se dis­cu­tió un po­co so­bre eso en el pla­tó, pe­ro la ma­yor par­te es­ta­ba en la edi­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.