Ctr + P

Revista Abordo - - ACCEDE A INFORMACIÓN DE TU INTERÉS/SIGUE LOS SPOTS -

No es fic­ción ni sue­ño fu­tu­ris­ta; aho­ra se pue­den im­pri­mir ob­je­tos, ali­men­tos, ré­pli­cas de ca­sas o per­so­nas y mu­cho más en vo­lu­men real. Lo que has­ta ha­ce po­cos años se po­día ver só­lo en se­ries y pe­lí­cu­las de te­le­vi­sión -gra­cias a efec­tos es­pe­cia­les- hoy es ca­da vez más co­mún.

Las im­pre­so­ras 3D per­mi­ten crear pie­zas vo­lu­mé­tri­cas a par­tir de un di­se­ño rea­li­za­do en un or­de­na­dor. Es­ta tec­no­lo­gía dio sus pri­me­ros pa­sos en 1983 con el sur­gi­mien­to de la es­te­reo­li­to­gra­fía, una téc­ni­ca de pro­to­ti­pa­do crea­da por Char­les “Chuck” Hull, con­si­de­ra­do como el pa­dre de la im­pre­sión 3D. Tres años más tar­de, Hull co­fun­dó 3D Sys­tems, una em­pre­sa que has­ta la ac­tua­li­dad co­mer­cia­li­za es­te ti­po de im­pre­so­ras en tres ca­te­go­rías: per­so­na­les, pro­fe­sio­na­les y de pro­duc­ción.

Es­te in­ven­to sur­gió como una he­rra­mien­ta de in­ge­nie­ría, des­ti­na­da pa­ra crear pro­to­ti­pos. Hull en su la­bo­ra­to­rio ex­pe­ri­men­tó con re­si­na pa­ra en­du­re­cer la su­per­fi­cie de los pro­to­ti­pos. Un día se dió cuen­ta de que po­día po­ner la re­si­na en ca­pas. Una vez en ca­pas, la re­si­na po­día ser mol­dea­da con luz ul­tra­vio­le­ta. Así na­ció la im­pre­sión 3-D, se­gún una en­tre­vis­ta rea­li­za­da a Hull por el por­tal

web La Gran Épo­ca. En un ini­cio es­ta tec­no­lo­gía fue usa­da en la in­dus­tria au­to­mo­triz, pe­ro 32 años des­pués de su na­ci­mien­to es em­plea­da en va­rios ám­bi­tos.

En odon­to­lo­gía se la usa en tras­plan­tes de ór­ga­nos y pró­te­sis. En cuan­to a ali­men­tos, se pro­du­cen co­mi­das a la car­ta y gra­cias a es­tas im­pre­so­ras los ali­men­tos pue­dan te­ner una me­jor apa­rien­cia sin de­jar de ser sa­lu­da­bles. Tam­bién ha con­tri­buí­do en la fa­bri­ca­ción y pro­duc­ción de tra­jes ek­so, tam­bién co­no­ci­dos como bió­ni­cos, los cua­les es­tán des­ti­na­dos pa­ra pa­cien­tes con dis­ca­pa­ci­dad mo­triz. Y pa­ra quie­nes han so­ña­do en te­ner una fi­gu­ra de su per­so­na, aho­ra son co­mu­nes las ré­pli­cas hu­ma­nas tan­to de per­so­na­jes fa­mo­sos como de cual­quier per­so­na. ¡Las im­pre­sio­nes 3D pue­den ser usa­das cual­quier co­sa que la men­te per­mi­ta ima­gi­nar!

¿En qué AC­CE­DE A IN­FOR­MA­CIÓN DE TU IN­TE­RÉS / SI­GUE LOS SPOTS DE CO­LOR Im­pre­sión de ca­sas y man­sio­nes año se des­cu­brió es­ta tec­no­lo­gía?” ¿Quién es Sus orí­ge­nes con­si­de­ra­do el pa­dre de la im­pre­sión 3D?”

¿Có­mo des­cu­brió la tec­no­lo­gía de im­pre­sión 3D?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.